¿CASUALidad o CAUSAlidad?

por | 30/01/2013

En esta entrada quiero compartir con vosotros algo que me ha sucedido hace unos pocos días. Cuando salía del trabajo me puse a revisar el twitter y vi que alguien recomendaba visitar un vídeo sobre unos submarinistas y un delfín. Eran unos 3 minutos, así que decidí a mirarlo antes de ponerme en marcha. Ya sabéis que una imagen es mejor mil palabras así que aquí tenéis el enlace al vídeo -> Delfín pide ayuda a un submarinista

Me  emocioné al ver cómo un delfín pedía ayuda a un humano. No hizo falta que hablaran la misma lengua. Ni tan siquiera, que fueran de la misma especie. Había una petición y una conexión empática entre dos seres (iba a escribir humanos, pero en este caso la conexión es entre dos mamíferos). Me imagino que las personas que tienen mascotas están acostumbrados a vivir este tipo de comunicación, pero verla en este vídeo me conmovió.

Total, que me monté en mi bicicleta inmerso en ese sentimiento de “altruismo-compasión-conexión_ empática_con_el  dolor_del_prójimo” cuando me llamó la atención una niña que parecía que iba en patinete. Al fijarme mejor me di cuenta que, en realidad, llevaba un patín en el pie derecho y una zapatilla deportiva en el izquierdo. Entonces vi que iba acompañado de un chaval que parecía de su misma edad y que llevaba el patín en el pie izquierdo y la zapatilla deportiva en el derecho. Era obvio que habían compartido los patines.

Me quedé un rato mirándolos, admirando cómo se divertían con esa divertida forma patinar y cómo disfrutaban de lo compartido y de la compañía mutua. Esto me recordó que a mi precisamente me encanta patinar y si un amigo me hubiera venido a buscar a casa para ofrecerme ir a patinar y yo no hubiera tenido patines, nunca se me hubiera ocurrido que los podríamos haber compartido.  Desde luego, los niños son grandes maestros.

Así que continué mi recorrido con este recuerdo resonando en mi estado de ánimo, cuando al acercarme a un paso de peatones observé una persona esperando para cruzar. Disminuí la marcha para que pudiera pasar y cuando estaba a su altura, a punto de detenerme, esa persona me hizo una señal para que continuara avanzando y con una sonrisa en la cara me dijo:

– Pasa pasa, que no tengo prisa.

– ¡Gracias!- le contesté, y continué mi camino.

¡ Todo esto me había pasado en un espacio de tan sólo cinco minutos ! Me pareció increíble. ¿Hasta que punto las cosas que nos pasan son fruto de la casualidad o de la causalidad? ¿Cómo afecta nuestro estado de ánimo en cómo observamos la “realidad”? Hay una cita que dice:

No vemos las cosas tal y como son sino que las vemos tal y como somos

Es probable que mi estado de ánimo influencie en mi manera de ver las cosas. Esto me recuerda un experimento de la mecánica cuántica en el que, el sólo hecho que haya o no haya un observador, hace variar el resultado del experimento (podéis acceder al siguiente artículo que lo explica: Experimento de mecánica cuántica ). Es algo que me cuesta entender, aunque lo que os acabo de relatar me lo ha recordado: si no hubiera estado conmovido por el vídeo del delfín seguramente no me hubiera fijado en los niños compartiendo los patines. Y si no me hubiera emocionado por ello no hubiera tenido la sonrisa de “oreja a oreja” que seguro tenía cuando me acerqué al paso de peatones. Y es probable que ese peatón no me hubiera cedido el paso si no hubiera visto esa sonrisa y mi actitud de cederle el paso.

En fin, hay infinidad de cosas que no podemos controlar pero en lo que sí tenemos margen de acción es en nuestra capacidad para gestionar y intervenir en nuestro estado de ánimo (Las emociones no se pueden controlar pero sí gestionar) porque nuestro estado interno, se manifiesta en el exterior y por lo tanto “crea realidad”.

La mejor manera de predecir el futuro es creándolo

Así que, ¿porqué no crear una realidad que sea amable con nosotros y con los demás? De este modo podemos llegar a crear el futuro que deseamos, o por lo menos, podemos llegar a influir en él.

¡Buen viaje!

Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar formas de comunicarse para que las relaciones sean eficaces, satisfactorias, saludables y sostenibles.

2 pensamientos en “¿CASUALidad o CAUSAlidad?

  1. jordi

    excel.lent. Ja hodeia la meva àvia, paciència i temps per assaborir el menjar.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.