¿Qué significaría vivir tu vida sin miedo?

Lo contrario del miedo

Para hablar de esto antes me gustaría hacerte una pregunta: ¿Qué es lo contrario del miedo? Mi primera respuesta es que lo contrario del miedo es la valentía. A primera vista me parece una respuesta lógica porque la mejor manera para vencer el miedo es sobreponerse a él y eso significa ser valiente. Sin embargo un día leí en algún sitio que lo contrario del miedo es el amor. ¿Tú que opinas?

Cuando escuché esta respuesta me quedé un poco extrañado y no acababa de entenderlo sobretodo porque, aunque tengo más o menos claro el significado de la palabra miedo, no tengo tan claro lo que la gente entiende por amor. Así que vayamos por partes y veamos qué es lo que dice Wikipedia de cada palabra.

El miedo o temor es una emoción caracterizada por una intensa sensación desagradable provocada por la percepción de un peligro, real o supuesto, presente, futuro o incluso pasado. Es una emoción primaria que se deriva de la aversión natural al riesgo o la amenaza, y se manifiesta en todos los animales, lo que incluye al ser humano. La máxima expresión del miedo es el terror. Además el miedo está relacionado con la ansiedad.

Esta definición no me aporta cosas que yo ya tenía más o menos claras. Sin embargo, la palabra amor se utiliza tantas veces, y en entornos tan diferentes que me da la impresión hace que podamos tener ideas diferentes. Así que me interesa especialmente ver lo que dice wikipedia de esta palabra.

El amor es un concepto universal relativo a la afinidad entre seres, definido de diversas formas según las diferentes ideologías y puntos de vista (artístico, científico, filosófico, religioso). De manera habitual, y fundamentalmente en Occidente, se interpreta como un sentimiento relacionado con el afecto y el apego, y resultante y productor de una serie de actitudes, emociones y experiencias. En el contexto filosófico, el amor es una virtud que representa todo el afecto, la bondad y la compasión del ser humano. También puede describirse como acciones dirigidas hacia otros y basadas en la compasión, o bien como acciones dirigidas hacia otros (o hacia uno mismo) y basadas en el afecto.1

¿Te ha sorprendido la definición? A mí mucho más que la definición de miedo. Fíjate que en esta definición hay un montón más de palabras subjetivas para definir este concepto ( afecto, apego, virtud, bondad, compasión) y fíjate también que puede haber muchos puntos de vista para definir esta palabra (artístico, científico, filosófico y religioso). Osea que definir el amor, no es cosa fácil.

De todas formas, después de leer estas definiciones quiero hacer una simplificación que ayude a entender porqué lo contrario del miedo es el amor. Para esto me gustaría que me acompañes y me respondas a la siguiente pregunta:

Continuar leyendo

Llámate por teléfono

En el post de hoy quería hablar contigo sobre qué es la autoempatía y sobretodo, cómo ponerla en acción. Es algo que quería hacer hace tiempo pero no sabía muy cómo abordarlo… hasta ahora. Todo gracias a un video de Fidel Delgado que te recomiendo que mires (Fidel Delgado: llámate por teléfono). Este post está basado en él aunque yo te propongo una pequeña variación sobre las preguntas que él propone. Ahora te explico de qué se trata.

De la misma manera que cuando recibimos un golpe o nos hacemos una herida que nos duele conviene prestarle atención lo antes posible, cuando nos ocurre algo que nos toca emocionalmente, es conveniente también prestarle atención. A mi me parece lógico. Ahora bien, en ocasiones no actuamos de esta manera y esto puede ser por varias razones. Una podría ser porque las emociones desagradables tendemos a reprimirlas o a enmascararlas ya que hay una tendencia natural a alejarse de lo desagradable y acercarse hacia lo agradable. Otra razón podría ser que, aunque se pueda reconocer la emoción no se sepa qué hacer con ellas. Seguramente debe haber otras muchas razones…

La cuestión es que hay algo que duele y requiere nuestra atención. Una manera de hacerlo es mediante la auto-empatía, es decir, darse empatía a uno mismo, atenderse y escucharse para saber que es lo que nos hace daño. ¿Cómo ? Pues a ahí es donde entra en juego mi propuesta de hoy para ti:

¡ Llámate por teléfono !

Toma tu teléfono móbil y marca un número. Te propongo que marques tu número de DNI, más que nada para evitar que llames a alguien de verdad de forma accidental. Luego te llamas por tu nombre. En mi caso sería:

– Hola Cesc

Eso ya te sorprenderá porque normalmente los que te llaman por tu nombre son los otros y no tu mismo. Eso te hará regresar a ti mismo. Luego te preguntas lo siguiente:

– ¿Cómo estás ? ¿Qué te pasa?

Y te lo explicas. Es hora de desahogartete porque hay alguien que te está escuchando con atención plena, al 100%, que te conoce y que está dispuesto a escucharte de verdad y con presencia. Quédate el rato que necesites hasta que llega el momento de hacerte la siguiente pregunta:

– ¿Qué necesitas?

Esta pregunta es una revolución porque te saca de la queja, que es como una droga que satisface pero que te deja sin energía para salir de la situación en la que te encuentras. De lo que se trata es de encontrar qué necesidades y valores universales te están faltando en estas situación. (Acceso a listado de necesidades) Este paso te dará mucha claridad. Una vez que hayas descubierto y reconocido cuales son esas necesidades que son tan valiosas para ti, te propongo que te quedes ahí un ratito. Dedicarles unos instantes para reconocerlas y para darse cuenta de lo importantes que son es una forma de honrar algo que es muy valioso. Finalmente acabas con un:

– Luego te llamo

Y vuelves a la situación en la que estabas. Después de haber “recibido” una llamada tan especial tendrás otra perspectiva y es muy probable que se te abran unas posibilidades que antes no podías ver.

Confieso que parece una tontería o incluso una locura, pero lo he probado y me ha funcionado. Esto no es ninguna garantía de que eso te sirva, pero ¿qué pierdes con probarlo? Después de todo, darte un espacio para ti y para escucharte cuando te pasa algo, podría ser un gran favor que te puedes, porque cuidar de ti mismo es tu responsabilidad y es un paso necesario para que puedas ayudar a otros con garantías. Prueba y me dices.

¡Buen viaje!

Grita, pero de forma diferente: transformando la basura emocional, 2ª parte

Querido lector@, si leíste mi entrada Cómo transformar la basura tóxica emocional en abono …. verás que me comprometí a darte una alternativa para enfadarte de una forma diferente cuando la situación necesita e nuestra respuesta inmediata y no podemos poner en práctica los pasos que te describí. Así que, lo que trataré de explicarte es cómo enfadarte de otra forma para situaciones de urgencia. ¿Qué podría ser una de urgencia?

Por ejemplo, imagínate que durante mi jornada de trabajo he tenido una discusión con un cliente (… malo) y luego mi jefe me ha dado una bronca (… más malo todavía). Acaba la jornada y sólo tengo ganas de llegar a casa para descansar y para que escuchen mi relato del día tan horrible que he tenido. Me encantaría que me dieran mucha escucha, atención y empatía. Hoy realmente lo necesito porque estoy muy mal… Pues bien, cuando llego a casa lo que me encuentro son mis dos hijas peleándose, gritándose e insultándose ¿te lo imagina?

– Ahh! Brrr! No puede ser, ¡ hoy no! ¡ Esto es demasiado para mi !

Con estos pensamientos en la cabeza y con mi estado de ánimo después del día tan horrible la reacción que me pide el cuerpo es enfadarme con ellas, gritarlas e incluso, si estoy muy enfadado, castigarlas por pelearse e insultarse. Digo reacción porque no hay ningún espacio entre el estímulo (mis hijas están en casa peleándose) y mi respuesta (me pongo yo también a gritar diciéndolas que no saben comportarse, que son unas desconsideradas y que se merecen un castigo)

La reacción conocida tiene un resultado conocido, no podría ser de otra manera. El castigo no me sirve porque lo que consigo es tranquilidad aun precio muy alto ya que me he enfadado todavía más. Al castigarlas y gritar que son unas desconsideradas he conseguido que ellas también se enfaden lo cual afecta a mi relación con ellas, que es algo que quiero evitar porque me intersa cuidar la relación. Además no he conseguido aquello que tanto necesitaba que era escucha, atención, cariño y empatía. Como ves unos resultados muy pobres.

Lo que a mi me gustaría es enfadarme de una forma que provoque en los demás un impulso de ayudar al que está enfadado y darle la empatía que tanto está necesitando. Ya te comenté en el pasado artículo que una persona enfadada es en realidad una persona que sufre. Lo que ocurre es que expresa ese enfado culpabilizando a los demás por sentirse como se siente. Así que las personas reciben un mensaje agresivo y ante una agresión, las reacciones posibles son el contra-atacar, someterse a la agresión o huir. En cualquier caso, la respuesta está a las antípodas de la escucha, la atención y la empatía, que es lo que necesita una persona que está enfadada.

¿Cómo sería enfadarse diferente? Recuerda que lo que quiero conseguir es expresar mi sufrimiento de forma que no sea percibido como una agresión. Para que esto ocurra hay que hacer un cambio de paradigma. La propuesta es cambiar de:

Continuar leyendo

Munch, Van Gogh y la forma en la que vemos el mundo.

Estas vacaciones he pasado unos días en Noruega. Entre otras cosas, he visitado el Museo Munch en Oslo. Hacían una exposición temporal en la que se comparaba la obra de este pintor Noruego con otros pintores y mi estancia coincidió con la comparativa entre Munch y Van Gogh.

Al principio de la exposición se mostraba el paralelismo entre ambos pintores en cuanto a que en sus inicios sus obras fueron controvertidas por ser poco convencionales. Para ilustrarlo estaba expuesto el cuadro de Van Gogh “Los comedores de patatas”, que coincidía aproximadamente en el mismo tiempo con su cuadro “Mañana”, uno de los primeros cuadros expuestos por Munch, que recibió fuertes críticas por ser considerado técnicamente deficiente. Es curioso cómo un cuadro que en su época fue calificado como algo defectuoso hoy es considerado como una obra maestra.

Podría ser que los críticos del trabajo de Munch vieran una obra que desafiaba los estándares de lo correcto y por ello la calificaron esa obra como “mala”. Está claro que los estándares sobre lo que es correcto e incorrecto cambian con el tiempo. Yo me pregunto si el juicio sobre si esa obra era técnicamente correcta impidió a los críticos captar la fuerza emocional que transmite la forma de pintar de Munch.

Este hecho me hace pensar que hay muchas ideas que se plantean fuera de los estándares de lo que es normal y académico y que por este motivo son consideradas incorrectas y por lo tanto son rechazables. Lo extraño, de entrada nos puede incomodar y una manera de disminuir esa sensación que nos provoca es rechazarlo. Desde este punto de vista, me parece una reacción perfectamente entendible. No obstante se me plantea la siguiente pregunta. ¿Qué ocurriría si por evitar esa incomodidad nos estuviéramos perdiendo algo realmente estraordinario? ¿Cuantas cosas rechazo porque me son extrañas o desconocidas?

Te invito a que lo pienses un ratito, aplicándolo a todos los campos de tu vida, como puede ser tus gustos culinarios, de lectura, de música… Piensa de qué forma tus gustos y tus ideas sobre lo que es correcto e incorrecto podrían estar limitándote de alguna forma. También lo podrías aplicar a las ideas que rechazas por incorrectas. ¿Qué valores personales te llevan a considerarlas de esta manera? ¿Pudiera ser que te estuvieras perdiendo alguna cosa digna de ser apreciada? Incluso lo puedes aplicar a las personas que rechazas y que no te gustan. ¿Qué cosas consideras importantes y que son valores que merecen la pena para ti hacen que no te guste esa persona o esa manera de actuar? ¿Qué culpa tiene esa persona que tú tengas esos valores?

Y es esta última pregunta es la que me lleva a la segunda reflexión que quería compartir contigo. Por un lado existe lo que hay fuera de mi, ya sea un cuadro, una plato, o una persona. Y por otra parte están las sensaciones, los sentimientos y las ideas de aprovación o desaprovación que despiertan en mi. Me parece muy importante no mezclar ni confundir una cosa con la otra. Lo que quiero remarcar con esto es que lo que yo vivo, experimento y pienso al ver, notar o probar algo es una experiencia mía, sólo mía y de nadie más.

Es innegable que cuando critico o emito una opinión sobre algo o alguien, estoy hablando de eso a lo que hago referencia. Sin embargo, lo que me lleva a emitir esa opinión son mis valores, mis creencias, mi educación, mis gustos y un montón de cosas más que tienen que ver con mi persona. Así que, en realidad, cuando emito opiniones sobre algo o alguien, lo que estoy haciendo es mostrar cuales son mis gustos, mis valores y mis creencias. Por lo tanto, si lo que digo es cierto, entonces el hecho de opinar y juzgar me describe más a mi que a aquello sobre lo que opino y juzgo ¿no te parece curioso?

Conclusiones

Darme cuenta que una cosa son los hechos y las cosas y otra diferente son los juicios sobre los hechos y las cosas, tiene para mi una importancia vital. Mis opiniones gustos y juicios no son algo inmutable, por el hecho de ser algo que proviene de mi persona y por esa razón pueden cambiar por el simple hecho que yo estoy en contínuo cambio. ¿Te gustan las mismas cosas que cuando eras pequeño? ¿Tienes las mismas ideas sobre las cosas que pasan en el mundo ahora que cuando eras más joven o eras un niño?

Mi propuesta de hoy para ti es que revisites tus gustos y tus juicios sobre las cosas y las personas que te rodean y te permitas cuestionarlos: ¿Que pasaría si eso no fuera exactamente como pienso que es? ¿Qué puertas me abriría reconsiderarlo de otra forma?

También quería proponerte que mires con la curiosidad de un niño a aquello que te sea extraño, para que puedas descubrir cosas nuevas incluso en lo ya conocido. Esta actitud podría ampliar tus ideas sobre lo que es el mundo y las personas, lo cual siempre enriquece y podría hacerte disfrutar más de la vida que ya tienes hoy, aquí y ahora.

Para acabar, quisiera señalar otra consecuencia de no confundir los hechos y las cosas con mis juicios y opiniones. Respetarme supone aceptar cualquier pensamiento y juicio que tenga. Si lo acepto podré entender desde qué necesidad o valor universal estoy pensando lo que pienso. Descubrir las necesidades y los valores universales que existen tras cualquier pensamiento y juicio da siempre mucha claridad y me abre a posibilidades de actuar que nunca habría podido imaginar sin tener esto presente.

Igualmente, respetar a los demás supone tratar de entender desde dónde emiten los demás sus juicios y opiniones. Y ese es un lugar desde el cual es mucho más fácil conectar y entenderse con las personas.

¡Buen Viaje!

El joven pez: un breve relato

 

Perdone – dijo un pez a otro- usted es más viejo y tiene más experiencia que yo, y probablemente podrá ayudarme. Dígame: dónde puedo encontrar eso que llaman Océano? Lo he estado buscando por todos los sitios, sin resultado.

El Océano– respondió el pez anciano-, está donde estamos ahora mismo.

¡¿Esto?! Pero si esto es sólo agua… Yo estoy buscando el Océano. – replicó el joven pez absolutamente decepcionado, mientras se alejaba nadando para buscarlo en algún otro lugar.

Anthony de Mello

 

Hoy he querido empezar con este breve relato porque me recuerda a la actitud que tenemos las personas ante la búsqueda de grandes cosas, como podría ser la búsqueda de la felicidad.  Quiero llegar a ella, la experimento brevemente y luego se me escapa entre los dedos. Entonces me pregunto, ¿dónde está este lugar tan fantástico? Cuando alcance la felicidad … ese tiene que ser un lugar inmensamente maravilloso…

Es como el joven pez que está en la búsqueda del Océano. Lo busca esperando encontrar un lugar extra-ordinario, es decir, un lugar fuera de lo ordinario, lo que le impide buscar en lo ordinario, en lo cotidiano. El Océano no puede ser eso que tiene justamente delante de sus ojos y eso le impide ver lo evidente.

Así que me pregunto, ¿puede ser que la felicidad esté delante de mis ojos y yo no me esté dando cuenta? ¿Dónde puedo encontrar la felicidad si no es precisamente en este mismo momento? ¿Qué harías diferente si esto pudiera ser verdad?

¡Buen viaje!

 

¿Qué significa eso de ser un Guerrero Pacífico?

Hace un tiempo vi un programa por televisión en el que hablaban personas con enfermedades neurodegenerativas, que tenía por objeto recaudar fondos para la investigación de esta clase de enfermedades. Hubieron muchos testimonios que me conmovieron. Sin embargo hubo una persona que dijo algo que me llamó mucho la atención. Dijo algo parecido a lo siguiente:

Yo para tirar adelante con mi enfermedad seguí el consejo de una persona que me dijo: No luches contra la enfermedad. Vive con ella y hazte su amigo.”

¿Cómo es posible que el mejor consejo que puedes seguir es que te hagas amigo de algo que te está matando? Es parecido a aquello de “Ama a tu enemigo“. Lo siento, pero me resultaba muy difícil de entender. Sin embargo hay personas que eso de “amar a su enemigo” les ha ido bastante bien. Me vienen a la memoria los ejempos de Nelson Mandela, Martin Luther King,  Gandhi… y seguro que también de muchas otras personas que no conozco que han seguido el mismo camino. ¿Porqué puede ser esa una buena manera de lidiar con tu enemigo? Si me acompañas hoy voy a tratar de darte mi visión y te explicaré qué es lo que tiene que ver el Guerrero Pacífico.

Continuar leyendo

El efecto sedante de lo habitual: la felicidad, la brújula y el destino

ASCENSOR ANTIGUO REFORMADOEl otro día me ocurrió una cosa que me ha hecho reflexionar. A media mañana recibí un mensaje de un amigo con el que había quedado para visitarle por la tarde, que me decía lo siguiente. “Están revisando el ascensor de casa y lo más probable es que cuando tu llegues no esté operativo.”

Hay que tener en cuenta dos cosas. La primera es que vive en un ático y la segunda es que voy en bicicleta. Es una de estas plegables y siempre la llevo conmigo así que las perspectivas eran subir la bicicleta (pesa 12 kilos) por la escalera hasta el ático. ¡Uffff!

A medida que se acercaba la hora de la visita no podía evitar el agobio al pensar que tendría que hacer el esfuerzo de subir a pie con la bicicleta a cuestas. Total, que cuando llegué a la portería no estaba de muy buen humor. Plegué la bicicleta y me planté delante del ascensor. No había ningún cartel avisando que estaba fuera de servicio así que pulsé el botón de llamada, sólo para probar.

Se escuchó un ruido, se iluminó el indicador y el ascensor empezó a descender: ¡Funciona! ¡Qué alegría! Ya no tenía que subir a pie con la bicicleta todos los pisos hasta el ático. Mientras subía en el ascensor y experimentaba esta alegría me di cuenta que lo que estaba pasando en esos momentos no era en absoluto diferente a lo que me había pasado todas las veces que había tomado el ascensor de esa casa, que eran muchas. Sin embargo era la primera vez que este mismo hecho suponía una alegría indescriptible. Si el hecho es el mismo, ¿qué es lo que lo había hecho diferente?

Creo que está claro que lo que hace diferente el hecho es mi interpretación sobre lo que ocurre, es decir, lo que convierte una cosa normal en una cosa extraordinaria motivo de alegría es lo que yo pienso acerca de hecho, concretamente mis expectativas.

El efecto sedante de lo habitual

Mi día a día, y supongo que el tuyo, esta lleno de hechos normales en el sentido que son habituales. Esa cotidianidad hacen que me impida ver lo extraordinario que hay en algo a pesar que eso sea habitual, o que quizás, a pesar de ser normal, no por ello es digno de mi admiración.

Sino fíjate bien en el montón de hechos normales que se producen desde que te levantas. Por ejemplo darle a un botón y que se encienda una luz parece algo simple pero, ¿tienes idea del montón de cosas que hay detrás de eso para que sea posible? Para que esto pase tiene que haber una central eléctrica que produce la energía, un sistema de transporta de alta y media tensión, un sistema de cableado de distribución desde esas subcentrales hasta tu casa y en tu casa debe haber una instalación eléctrica. Y para que una central exista alguien la ha tenido que diseñarla y un montón de gente ha tenido que construirla. Y el que lo ha diseñado previamente a tenido que estudiar durante muchos años. Y lo que ha estudiado esa persona es a la vez fruto de un montón de generaciones anteriores que han desarrollado todos esos conocimientos. Cada elemento de la cadena, a su vez forma parte de otra cadena, que también forma parte de otra … y así “ad infinitum”.

Así que no es lo mismo que algo sea habitual a que sea normal. De hecho si lo miro con la perspectiva de lo que ocurre en el mundo puedo decir que hay un montón de países y un montón de personas para los que este hecho tan normal no es en absoluto habitual.

Esto es lo que yo llamo el efecto sedante de lo habitual. Las cosas que pueden llegar a considerarse extraordinarias, con el tiempo dejan de serlo por el simple hecho que se conviertan en habituales. Esto ocurre no sólo con las cosas que nuestra sociedad nos pone al nuestro alcance sino que también ocurre con las cosas que adquirimos y con los objetivos personales y profesionales que conseguimos. Incluso pasa en el aspecto relacional.

En el momento de conseguir aquello que tanto deseábamos, somos felices, pero una vez conseguido se convierte en algo habitual, y el efecto sedante de lo habitual, convierto aquello que era tan maravilloso y extraordinario en normal. ¿Donde quedó la felicidad?

La ventaja de este mecanismo es que me impulsa a conseguir más y más cosas y por lo tanto a progresar y en definitiva a ser feliz. Sin este impulso hacia la felicidad es al mismo tiempo una fuente de insatisfacción permanente porque cuando alcanzo eso que me hacía feliz, por el efecto sedante de lo habitual, hace que quiera otras cosas. ¿Cuando descansaré? ¿Donde está el límite? ¿Cuando podré ser feliz?

La felicidad, la brújula y el destino

Continuar leyendo

Desconectar el parloteo mental para conectar con la vida.

smartphones¿Te haz fijado cómo el móvil puede captar y absorber toda nuestra atención? Te invito a que durante una jornada observes las personas que tienes a tu alrededor y de qué forma interactúan con el móvil. Te puedes fijar en aquellos momentos en los que no hay nada que hacer, como cuando se está viajando en transporte público, o se está haciendo cola para alguna cosa. También puedes observar aquellos momentos en los que sí que hay algo que hacer, como por ejemplo, comiendo con alguien en un restaurante, tomando una copa en un bar o en una reunión de trabajo.

Puedes observar qué ocurre cuando paseas por las calles de una ciudad. A mi me ha ocurrido que voy paseando y en ocasiones tengo que pararme o cambiar mi trayectoria si quiero evitar chocar con una persona absorta mirando su pantalla del móvil. Sin ir más lejos el otro día casi choco con una persona en la calle y esta vez era yo el que iba consultando una conversación de whatsup.

A mi me llama mucho la atención cómo enseguida surge el impulso a tomar el móvil y cómo se hace casi insoportable. ¿Tendré un mensaje de e-mail urgente? ¿Me han enviado un whatsup? ¿Qué música podría estar escuchando ahora? ¿Porqué no jugar al Candy Crush? La oferta de distracción que nos ofrece el smart phone conectado a internet es inmenso.

Ahora bien, ¿cual es el efecto de estar permanentemente pendientes de nuestro móvil? Pues que la atención sólo puede estar en un lugar y si está en la pantalla no lo está en el todo los demás. ¿Y qué es todo lo demás? Pues ni más ni menos que la vida. Efectivamente, fuera de nuestra pantalla de nuestro móvil la vida late independientemente que nosotros le prestemos atención o no. Mientras estamos conectados a la pantalla del móvil nos desconectamos de lo que ocurre ahí fuera, en definitiva nos desconectamos de la vida real. El siguiente vídeo explica esto mismo:

Sin embargo hoy quiero utilizar este efecto de estar conectado continuamente al móvil para hablarte de otra cosa que también me desconecta de la vida como si de un smartphone se tratara: me refiero a mis pensamientos. Permíteme que me explique un poco mejor.

En el vídeo hemos visto cómo el poner la atención en el móvil distrae de todo lo que pasa alrededor, en definitiva, me desconecta de la vida. Te cuento esto porque, cuando me quedo pensando sobre las cosas, dándole vueltas y más vueltas, se produce el mismo efecto que cuando me quedo absorto mirando el móvil y pierdo el contacto con lo que está pasando en el mundo. Bueno, exactamente de vista no, porque yo puedo seguir mirando lo que pasa en el exterior, pero estoy tan absorto en mis pensamientos que miro tan superficialmente que no veo. (enlace a la entrada : Miro pero no veo)

Por ejemplo, puedo pasar delante de un amanecer magnífico mientras voy de camino al trabajo pero si mi mente está dándole vueltas a la próxima reunión y está pensando cómo va a ser la jornada, voy a ser incapaz de verla. Estará delante mío pero mi parloteo mental me impedirá ver lo que hay más allá de mis pensamientos. Este es el efecto que tiene mi parloteo mental: me desconecta de la vida. (Enlace a la entrada: Observar sin juzgar, ¿es eso posible?)

Cómo reconectar con la vida

Bueno, hay multitud de métodos y disciplinas para volver a conectar con uno mismo y con la vida: meditación, mindfulness, … Yo quiero ser menos ambicioso y de momento, mi reto será sólo darme cuenta que estoy metido en mi parloteo mental y por lo tanto, que estoy desconectado de lo que pasa ahí fuera, es decir, de la vida. ¿Quieres probar tú y me cuentas?

¡Buen viaje!

P.D. Si quieres aquí tienes alguna entrada más que podría serte de utilidad:

 

¿Qué hace que una conversación funcione?

Una conversación que funciona es como una pareja que baila de forma armoniosa. En el baile, uno hace un movimiento que es escuchado por su pareja y, gracias a eso hay una respuesta que, a su vez es escuchada por el otro. Así es como surgen los pasos y movimientos de una forma fluida y armoniosa. Para bailar hay que estar muy atento al otro, sino la magia se rompe y el baile también. Sin escuchar el movimiento del otro es imposible que se produzca un baile armonioso.

Por eso digo que las buenas conversaciones son como un buen baile. En una buena conversación hay uno que habla y la respuesta del otro surge de una escucha auténtica y profunda. Esa respuesta es escuchada de forma profunda y desde ese lugar surge otra respuesta, o un silencio, que también es escuchado. ¿Puedes ver la armonía de una buena conversación? Cuando hay una buena conversación los interlocutores se sienten a gusto porque el baile fluye de una forma natural y armoniosa: hay escucha y enriquecimiento mutuo.

Sin embargo hay veces que las conversaciones no funcionan de esta forma, y yo me pregunto, ¿qué es lo que hace que la magia se rompa? Yo creo que eso pasa cuando deja de haber escucha profunda. Cuando falta este ingrediente el diálogo fluido que surge y se enriquece con las aportaciones de cada parte degenera y se convierte a un intercambio de monólogos. Cada parte dice lo suyo, pero no hay una verdadera interacción ni enriquecimiento porque lo que se dice no surge de la escucha sino de una necesidad de “decir lo mío“.

Volviendo a la imagen del baile, es como si cada bailarín se pusiera a bailar con un estilo totalmente diferente al del otro. ¿Te imaginas una pareja en el que uno baila salsa y el otro un vals? Pues esto es lo que ocurre cuando en los diálogos deja de haber escucha. Entonces la experiencia agradable de fluir se convierte en desasosiego, en impaciencia e incluso aparece la ira.

Si estás de acuerdo en lo que acabamos de ver juntos, recuperar el diálogo sería tan simple como recuperar la escucha. Simple, sí, porque sólo es esto, pero en absoluto fácil, porque cuando lo que rompe la escucha son las emociones que sienten los interlocutores y eso no es fácil de gestionar. Sino, recuerda alguna conversación en la que no haya habido escucha. ¿Qué pasaba con las emociones de los interlocutores? … Es muy probable que la intensidad emocional fuera muy alta, ¿verdad que sí?

Cuando discutimos con alguien de forma acalorada cada uno habla pero no recibe ni escucha ni comprensión de la otra parte. Entonces lo que hace es insistir en su expresión, y lo que consigue es más de lo mismo, es decir falta de escucha y comprensión. El círculo vicioso va creciendo y la sensación de desesperación va en aumento junto con la falta de escucha mutua.

Es como si cada parte estuviera diciendo: “Para y escúchame a mi primero, que tengo cosas muy importantes a decirte y necesito urgentemente que tú me escuches y me comprendas”. Sin embargo en vez de recibir escucha y comprensión sólo hay un busto parlante que explica su propia historia. Lógico porque curiosamente, la otra parte está exactamente igual, es decir, está necesitando desesperadamente ser escuchada.

Continuar leyendo

¿Qué te podría pasar si te trataras con compasión?

Cuando una mujer de una tribu africana sabe que está embarazada, se adentra en la selva con otras mujeres y juntas rezan y meditan hasta que aparece la canción del bebé. Ellas saben que cada alma tiene su vibración, la que expresa su particularidad, unicidad y propósito. Las mujeres encuentran la canción, al entonan y cantan en voz alta. Después vuelven a la tribu y se la enseñan al resto.

Cuando el pequeño nace, la comunidad se junta y le canta la canción. Después, cuando el pequeño tiene que comenzar la educación, el pueblo se reúne y le canta su canción. Al iniciar la vida de adulto, vuelven a juntarse todos y se la cantan. Al llegar el momento de casarse la persona encuentra su canción expresada en la voz de su pueblo. Finalmente, cuando el alma ha de irse de este mundo, la familia y los amigos se acercan a su lecho y, tal como hicieron cuando nació, le cantan su canción para acompañarlo durante el viaje.

En esta tribu hay otra ocasión en la que los pobladores cantan la canción. Si en algún momento durante su vida, la persona comete un crimen o un acto social aberrante, lo llevan al centro del poblado y toda la gente de la comunidad forma un círculo a su alrededor. Entonces… le cantan su canción.

La tribu sabe que la corrección para las conductas antisociales no es el castigo, sino el amor y el recuerdo de su verdadera identidad. Cuando reconocemos nuestra canción ya no tenemos deseos ni necesidad de hacer nada que pueda hacer nada a los demás. Tus amigos saben tu canción y te la cantan cuando te has olvidado. Aquellos que te quieren no pueden ser engañados por los fallos que cometes o por las imágenes oscuras que, a veces, muestras a los otros.

Ellos recuerdan tu belleza cuando te sientes feo, tu totalidad cuando estás hecho pedazos, tu inocencia cuando te sientes culpable, tu propósito cuando estás confundido. No necesito ninguna garantía firmada para saber que la sangre de mis venas es de la tierra y me sopla al alma como el viento, me refresca el corazón como la lluvia y me limpia la mente como el humo del fuego sagrado.

Tolba Phanem

Me encanta este texto, porque presupone que las personas, cuando realizamos acciones socialmente aberrantes, lo hacemos porque nos hemos olvidado de nuestra verdadera naturaleza. Nos hemos olvidado que somos seres únicos, valiosos por nuestra singularidad y precisamente por ello, dignos de ser vistos, valorados y apreciados, con un propósito que sólo puede ser llevado a cabo de forma tan única y especial y que enriquece de forma singular la comunidad de la que formamos parte.

Me encanta porque me da esperanza que yo también puedo tratarme de esta forma y alejarme del modelo de la culpa y el castigo. Porque me da la oportunidad de verme de forma compasiva cuando mis actos han supuesto algún dolor a alguna persona. No hace falta que piense que he sido mala persona y que merezco un castigo, sino que puedo pensar que he actuado olvidando mi verdadera naturaleza que quiere cuidar y tener en cuenta a mi y a los demás. Y desde ahí puedo tratar de recuperar el bienestar de la otra persona. Y yo creo que dar empatía a la persona que ha sufrido por una acción mía, es una forma muy poderosa de hacerlo.

Sólo si no me siento culpable, puedo escuchar de forma empática el dolor que he estimulado en otra persona. Sólo si no me siento culpable, puedo escuchar de forma profunda a la persona que sufre, sin tratar de defenderme y de excusarme. Creo que cuando escucho con empatía, estoy contribuyendo a reparar el dolor que he estimulado, porque cuando sufro con el que sufre, cuando acompaño y soy capaz de ver y sentir el dolor del otro, ayudo a transformarlo y esto no puede hacerse desde un sentimiento de culpa.

Quizás puedas pensar que esto que te estoy contando no es eficaz, así que te propongo que recuerdes un caso en el que tu has sufrido mucho por la acción de otra persona. Ahora me gustaría que te imagines qué te hubiera pasado si esa persona, se hubiese sentado delante tuyo y te hubiese dicho:

– He venido porque quiero escucharte. Quiero que me expliques todo lo que sientes después después de que yo haya actuado de la forma en que lo he hecho. Te prometo que te escucharé y que no trataré de justificarme. Sólo quiero estar contigo y escuchar lo que quieras explicarme.

Y entonces tu le explicarías cómo te sientes cuando el otro ha actuado de esa forma, y podrías expresar a esa persona toda tu rabia y tu dolor. Y la otra persona te escucharía en silencio, mirándote a los ojos, sin hacer nada más que eso, verte y escucharte de verdad. Y podrías notar cómo esa persona siente lo que tú estás sintiendo. ¿Te lo imaginas?

Y después de haber explicado todo tu sufrimiento el tiempo que tu necesitaras, es posible que alguna cosa cambiara en tí, porque por fin podrías sentir el descanso que supone liberarse de las cadenas de la rabia y el resentimiento hacia esa persona. Por fin dejar todo ese peso que tanto tiempo has llevado tu solo sin que nadie te ayudara a llevarlo,…

“Sólo” porque, la persona que estimuló tu dolor, ha tenido la valentía de escucharte de forma profunda y auténtica, sintiendo contigo tu dolor, sin pretender cambiarlo, sin querer defenderse ni excusarse. ¿Te lo imaginas?

Así que, mi propuesta de hoy para ti es que seas compasivo contigo mismo cuando tus acciones hayan podido estimular algún dolor en otra persona. Permítete recordar, tal y como dice el texto,

“… tu belleza cuando te sientes feo, tu totalidad cuando estás hecho pedazos, tu inocencia cuando te sientes culpable, tu propósito cuando estás confundido…”

Que estas palabras te liberen del sentimiento de culpa, aceptando que lo hecho, hecho está. Y, al mismo tiempo, tengas la determinación de restaurar en la medida de lo posible, eso que se haya dañado. Porque sólo libre del sentimiento de culpa y determinado a restaurar el bienestar de la otra persona, podrás escuchar con auténtica empatía el dolor que has estimulado. Eso es curativo.

Desde luego es un camino que necesita mucha más valentía y entereza que la de presentarte ante el otro lleno de culpa y arrepentimiento esperando que te absuelvan y te liberen de la carga de la culpa. ¿No crees que eso es pedir demasiado? Porque la persona, además de soportar el dolor que tu has estimulado, tiene que sobreponerse y hacer un ejercicio de generosidad para perdonarte. No, por favor, eso es pedir demasiado. En mi opinión, sentirse culpable es un camino fácil para ti, pero no para el que ha sufrido tu acción. Quizás nuestra responsabilidad esté, no en cambiar el pasado, sino es hacer que nuestro futuro y el de las personas que nos rodean, sea el mejor posible.

¡Buen viaje!