Cómo evitar malos entendidos con la Comunicación Honesta

Para empezar me gustaría que vieras este vídeo y luego continuamos hablando. Es divertido, ¿te apetece?

Quiero aprovechar este vídeo para señalarte las  consecuencias de confundir lo que pienso sobre los hechos con la realidad. Sin ir más lejos el otro día me pasó algo que me recuerda esto. Estaba con una persona contándole una cosa que a mi me parecía importante y mientras le daba mis explicaciones, no paraba de bostezar. Entonces me indigné. ¿Cómo conseguí enfadarme? Pues pensando cosas como las siguientes:

– No hay derecho a que me haga esto. Qué falta de respeto y de consideración hacia lo que le estoy explicando. Yo esforzándome por explicarle algo importante para mi y él bostezando. No me está teniendo en cuenta.

Cada uno de estos pensamientos alimentaba más mi enfado, y cuanto más enfadado estaba, más pensamientos de este tipo se despertaban en mi. (5 pasos para romper el círculo vicioso de los pensamientos y los sentimientos desagradables.) Entonces, no pude evitarlo y le dije:

– No paras de bostezar.

El tono y la intención que tenía ese comentario era de reproche y de molestia. Sin embargo él me contestó:

– Sí, disculpa pero esta noche no he dormido casi nada. Mi hijo se ha puesto enfermo y hemos pasado la noche en vela…

Uf. No es que no le interesara lo que le estaba explicando sino que la noche en vela le impedía seguir mi conversación que, desde luego, requería mucha atención. Vaya, y yo le había juzgado tan severamente y todo tenía una explicación tan diferente a la que yo había imaginado… ¿Como hubiera quedado mi relación con esa persona si no me hubiera dicho qué le estaba pasando?

Seguro que tú me podrías explicar algún ejemplo en que te ha ocurrido algo parecido. Así que me hago la siguiente pregunta ¿Es posible evitar los males entendidos y sus desgraciadas consecuencias? ¿Podría hacer alguna cosa para que esto me pase con menor frecuencia? Yo creo que sí. Si quieres, a continuación te explico una manera que a mi me funciona.

La Comunicación Honesta.

La Comunicación Honesta (C.H.) es un método basado en la Comunicación NoViolenta que permite evitar los malos entendidos. Puedes aplicarla puedes seguir los siguientes pasos:

El primer paso consiste en darse cuenta de las emociones que estoy notando y/o los pensamientos que me están pasando por la cabeza para diferenciarlos de los hechos (¿Sabemos diferenciar hechos de opiniones?). A mi me resulta útil utilizar la siguiente frase:

– Cuando esta persona está haciendo …… lo que yo pienso es que …..  En mi caso sería:

– Cuando veo que la persona bosteza pienso que me falta al respeto y que no tiene ninguna consideración hacia mi.

El segundo paso consiste en darme espacio a eso que estoy sintiendo y pensando. Porque los pensamientos que me asaltan están plenamente justificados, en el sentido que son una respuesta al hecho que hay necesidades y valores universales que para mi son esenciales y que en ese momento no están satisfechos.

Para tener más claridad continúo con mi ejemplo de la persona que bostezaba. Así, las necesidades y valores universales no satisfechos que hay tras esos sentimientos y pensamientos son la necesidad de expresión y de escucha empática. (¿Sabemos realmente qué es la empatía?). Y si lo pienso un poco más detenidamente también me falta claridad porque necesito saber qué necesidades está intentando cubrir el otro cuando no me escucha de la forma con la que yo quiero que lo haga.

En definitiva, los pensamientos y juicios son películas que yo me monto sobre las cosas que me pasan. Sin embargo, que no sean “la verdad” no significa que no escondan un mensaje muy valioso para mi: hay necesidades y valores universales importantísimos que no están satisfechos. Una vez que los he identificado puedo hacer el siguiente paso.

El tercer paso consiste en hacer una petición a mi interlocutor encaminada a satisfacer esas necesidades y valores universales que no están satisfechos. Continuando con el ejemplo, haré peticiones para tener más claridad. Porque si se confirma que no lo interesa lo que le explico lo que haré es buscar a otra persona que pueda darme ese tipo de escucha que yo quiero. Sin embargo, si hubiera otra razón y como es importante para mi recibir escucha de esa persona, quizás decida otra cosa. Así que la petición podría ser algo así:

– Cuando te hablo y bostezas me siento incómodo porque necesito que me escuches con atención y pienso que no estás por mi.  Quisiera saber qué te parece lo que te estoy diciendo y quisiera saber si estás dispuesto a escucharme con atención. Por favor, te pido que seas completamente honesto porque es muy importante para mi tener claridad.

Es posible que él me hubiera respondido así:

– A ver, estoy un poco sorprendido con tu franqueza, pero me gusta que seas directo. Mira, lo que me ocurre es que esta noche casi no he pegado ojo. Mi hijo se ha puesto enfermo y nos ha dado la noche. Así que, en estas condiciones me es imposible escucharte de la forma que tú quieres. Lo siento.

– Vaya, ahora entiendo tus bostezos. Estás muy cansado y así te resulta imposible escucharme. Estoy contento de saberlo porque yo lo había interpretado de otra forma. Ahora bien, necesito un poco más de claridad, ¿estarías de acuerdo en que agendemos ahora un momento de la semana que viene para que escuches lo que quería comentarte?

– Has dicho que quieres que sea completamente honesto contigo, ¿no?

– Sí, por favor. Necesito que haya claridad y honestidad entre nosotros.

– Pues entonces te digo que yo no voy a poder darte la escucha que tu quieres recibir.

– De acuerdo. Por una parte estoy triste por tu respuesta pero sobretodo estoy profundamente agradecido por tu claridad y honestidad, que es algo que también necesitaba. Muchas gracias.

Sabiendo esto podría buscar alguna otra persona que me pudiera escuchar de la forma que necesito y que me ayudara a satisfacer mi necesidad de ser escuchado de forma empática.

Conclusiones.

En este post he querido hacer algunas reflexiones. La primera es que es muy importante recordar que mis pensamientos y juicios sobre las cosas que me suceden, no son hechos ni forman parte de la realidad de los hechos. Si me confundo puedo entrar en el terreno de los malos entendidos y eso puede llevarme a vivir situaciones que no deseo. Sino recuerda el vídeo del principio.

La segunda es que darme cuenta de esto me puede mover a hacer peticiones de claridad. Si soy capaz de darme cuenta que los pensamientos que tengo son “sólo” películas que fabrico cuando me ocurren cosas, entonces podré hacer peticiones para confirmar o desmentir esa película que he fabricado. Ser honesto conmigo mismo y pedir honestidad a los demás me puede ahorrar un montón de malos entendidos y complicaciones innecesarias.

Para acabar decirte que estoy preparando material que servirá para profundizar sobre lo que es la comunicación honesta (C.H.) y cómo desarrollar las habilidades que te permitirán liberarte de las complicaciones que conllevan los malos entendidos. Déjame tus datos en el formulario de abajo y te mantendré al día sobre cómo la Comunicación Honesta. puede enriquecer tu vida personal y profesional.

¡Buen viaje!

————————————————————————————————————————————————

Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar formas de comunicarse para que las relaciones sean eficaces, satisfactorias, saludables y sostenibles.

Sobre nosotros Francesc Bonada

Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar formas de comunicarse para que las relaciones sean eficaces, satisfactorias, saludables y sostenibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *