¿La vida es sueño? Mi peonza virtual “Inception”

Hoy me apetece hablarte sobre lo que es realidad y lo que es sueño y nos parece realidad. Este es un tema muy recurrente y tenemos referencias en el pensamiento hindú, la mística persa, la moral budista, la tradición judeocristiana y la filosofía griega. Por ejemplo, Platón nos hablaba que el hombre vive en un mundo de sueños cautivo en una caverna. Calderón de la Barca nos decía que “la vida es sueño y los sueños, sueños son”. Pero no te asustes, no pretendo hacer un estudio filosófico sobre este tema, sino simplemente acercarme de una forma lo más práctica posible a este tema que me inquieta en cierta forma porque, ¿y si resulta que estamos viviendo en un sueño y no lo sabemos? ¿Quieres acompañarme en este pequeño viaje?

Gracias por tu confianza. Para hablar de este tema no voy a utilizar la tradición filosófica, sino algo mucho más próximo en el tiempo. Se trata de la película Origen (Inception V.O.) ya que uno de los temas principales de este film es que se produce una confusión tal entre sueño y realidad que los personajes no saben dónde viven. Cuando el protagonista duda sobre si lo que está viviendo es realidad o sólo un sueño, utiliza una una peonza que hace girar. Si con el tiempo pierde velocidad y acaba por caerse, entonces el protagonista sabe que lo que está viviendo es realidad. Si por el contrario, la peonza gira y gira sin parar, entonces sabe que eso que le parece la realidad no es más que un sueño.

Ahora me gustaría hacerte dos preguntarte un poco provocadoras. La primera es, ¿cómo sabes que lo que estás viviendo ahora mismo es la realidad y no un sueño? Y la segunda, ¿no te gustaría tener una peonza como la de la película para saber si estás viviendo en un sueño o en la realidad?

Ahora creo que toca explicarte lo que es para mi vivir en un sueño y vivir la realidad. Para mi, la realidad es el aquí y el ahora, el sueño es lo que pienso respecto a lo que me está sucediendo o sobre lo que me sucederá. La realidad son las sensaciones, emociones y sentimientos que estoy viviendo y sintiendo ahora mismo, el sueño es lo que pienso, juzgo y valoro lo que estoy sintiendo. La realidad es lo que me está sucediendo ahora mismo, el sueño es lo que pienso sobre lo que me ha sucedido o sobre lo que me sucederá. ¿Ves la diferencia? Continúo…

Por ejemplo, si veo a alguien que me cae mal porque me ha hecho una mala jugada, la realidad es que delante mío hay una persona. En cambio el sueño es que al ver a alguien recuerdo que me ha hecho una mala jugada. Por muy real que me parezca que es una mala persona, no es la realidad. El sueño es mi juicio sobre esa persona, que puede estar fundamentado y basado en hechos concretos muy reales. No obstante, sigue sin ser la realidad. ¿Te suena provocador?

Vamos a ver, no te estoy diciendo que esté mal o sea incorrecto “soñar”. Es más, es inevitable. Lo que quisiera señalar es la importancia de darse cuenta que una cosa es la realidad y otra el sueño, es decir los pensamientos sobre los hechos. En este sentido, los sentimientos también son realidad pero no lo son los juicios y pensamientos sobre lo que estoy sintiendo (lista de falsos sentimientos)

Voy a tratar de explicarlo de otra manera. En vez de imaginar que mis pensamientos son un sueño, puedes pensar que son una película que yo construyo sobre los hechos. Al igual que hay películas de diferentes géneros, nosotros podemos montarnos películas de ciencia ficción, históricas, basadas en hechos reales,… incluso puede montarme un reportaje súper real, pero incluso en este caso, el reportaje, por muy cerca que esté de la realidad NUNCA es la realidad.

Sino piensa en alguna situación en la que ahora sabes que lo que pensabas o lo que interpretaste en ese momento es muy diferente a lo que en realidad fue. En ese momento segura que te parecía un sueño muy real pero luego no fue así. Incluso en el caso que el sueño se convirtiera en realidad conviene tener presente que son dos cosas diferentes.

Así que esta es mi propuesta de hoy para ti. Cuando veas algo y empieces a pensar cosas sobre eso, cuando estés sumergido en un sueño tan real que te parece que es la realidad, te propongo que hagas lo mismo que el protagonista de Origen. Tú no tienes la “peonza” pero puedes utilizar un truco igual de efectivo si sigues pasos siguientes

La peonza virtual: 3 pasos

Paso 1.- Describe los hechos sin añadir ni juicios ni evaluaciones. Describe sólo lo que una cámara podría captar, nada más
Paso 2.- Ahora construye la siguiente frase
Cuando veo …(descripción del punto 1)… lo que me estoy diciendo es / la película que me estoy montando es <escribe tus pensamientos sobre los hechos>
Paso 3.- Ahora lee la frase completa. ¿Qué nueva perspectiva te proporciona? Experimenta que te ocurre cuando te das cuenta de tus pensamientos como algo separado de los hechos

y puedes continuar investigando los sentimientos y necesidades que se movilizan …

4.- Y cuando pienso esto, siento <listado de sentimientos> porque para mi es muy importante <listado de necesidades> ( se trata de que encuentres qué necesidades o valores universales te están faltando en ese momento)

y acabarlo haciendo(te) una petición…

5.- Sabiendo lo que necesito, ¿qué me puedo pedir a mi mism@ o a los demás que contribuya a mi bienestar ?

Conclusiones

En este artículo he querido explicarte dos cosas. La primera es que considero muy importante darse cuenta que una cosa son los hechos y otra cosa diferente (aunque muy interconectada), son los pensamientos y juicios sobre los hechos. El no darse cuenta de esto es como vivir en un sueño pensando que es la realidad, y eso tiene muchos peligros…

La segunda cosa que he querido compartir es un pequeño truco para darse cuenta de cuando estamos soñando o si lo prefieres, cuando nos estamos montando una película sobre la realidad. Incluso, si sigues los pasos que te he propuesto, podrías utilizar la información que te aportan los “sueños” para cambiar tu realidad.

Espero que te sea de utilidad.

¡Buen viaje!

Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar formas de comunicarse para que las relaciones sean eficaces, satisfactorias, saludables y sostenibles.

Sobre nosotros Francesc Bonada

Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar formas de comunicarse para que las relaciones sean eficaces, satisfactorias, saludables y sostenibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *