¿Se puede responder de forma constructiva a una crítica destructiva?

¿Te molesta cuando alguien te critica? ¿Te pones a la defensiva o reaccionas criticando al otro cuando te critican a ti? ¿Te gustaría poder acoger los juicios negativos de los otros de una manera más respetuosa hacia ti mismo y hacia los demás? A continuación te doy algunas claves para hacerlo.

Lo que me gustaría hacer primero es hablar sobre las expectativas que yo tengo respecto la forma en que los otros deberían opinar sobre mi. Fíjate que he dicho “deberían”, lo cual es un síntoma que, en realidad, más que tener una expectativa lo que en realidad tengo es una exigencia. Así que, si los demás no actúan de la forma que yo considero como “la forma correcta” entonces me enfadaré. Ser honesto en cuanto a esto me da mucha claridad. A continuación te digo cuales cuales son mis “exigencias” respecto a cómo deberían ser las críticas.

Transformar mis exigencias sobre cómo se deberían comportar los demás.

1.- Los demás deberían hacer críticas constructivas

Esta es mi primera exigencia disfrazada de expectativa. En cuanto a esto he de reconocer que no estamos acostumbrados a hacer críticas constructivas. Por un lado porque nadie nos enseña a hacerlas, y la segunda es que, cuando alguien está muy enfadado, es casi imposible que esté en condiciones de realizar críticas constructivas. Así que, ahora me doy cuenta que estoy pretendiendo obtener algo que es muy difícil de conseguir.

2.- No esperes que los demás te traten como tu estás tratando a los demás

A mi me encantaría que los demás hicieran las críticas como a mi mes gusta hacerlas: siendo lo más concreto posible y dando mi opinión desde lo que yo estoy viviendo y no desde “lo que es” o desde “lo que debería ser”. Esto me recuerda una cita de Mordecai Kaplan que dice lo siguiente:

Esperar que el mundo te trate bien porque eres una persona honesta es como pretender que un toro no te embista porque eres vegetariano.

Así que, después de esto, me doy cuenta que todo el mundo hace lo que puede con lo que tiene. No quiero luchar más contra esto, quiero aceptarlo para poderlo transformar.

Cómo encarar una crítica si eres tú el que pide la opinión de los demás.

Ya hemos visto que lo más probable es que si pregunto, lo que obtendré será una crítica negativa. Sin embargo, tras cualquier crítica hay algo que no ha funcionado para esa persona independientemente de la forma en que lo exprese y esa información podría ser muy valiosa para enriquecer eso sobre lo que pido opinión. Así que, eso significa que estoy dispuesto a hacer el esfuerzo de traducir los juicios y críticas en algo que te pueda serme útil.

Así que de lo que se trata no es de rebatir la opinión de los demás sino indagar sobre ellas. Porque si las discuto, ¿para qué le pido su opinión? Si me sienta muy mal, me doy empatía y continuo escuchando, porque quiero saber qué hay detrás de esa crítica y si la corrijo me lo pierdo. En definitiva, se trata de escuchar al otro.

Lo que a mi me ayuda es tener en cuenta que ante el mismo estímulo las personas reaccionamos de formas muy diversas. Respetar la opinión de los demás es repetar que cada persona tiene una cultura, educación, personalidad, creencias propia y única. Cuando escucho sin rebatir al otro estoy respetando esa diversidad teniendo en cuenta que es eso, su opinión, su verdad pero no LA VERDAD, aunque esa persona lo exprese de esa forma.

Cómo encarar una crítica cuando no has pedido una opinión.

No se lo que te pasa a ti. Yo tengo dificultades cuando halguien expresa sus opiniones y críticas y yo no se lo he pedido. Supongo que tiene que ver que no me lo espero, me enfado y no sé cómo reaccionar. A veces me quedo callado y otras respondo con otra crítica. Sin embargo no me satisface porque es una respuesta totalmente reactiva. Lo que quiero conseguir es expresarme de forma honesta y poner unos límites cuando una opinión estimula en mí emociones que me son difíciles de gestionar.

No pretendo hacer responsable al otro de lo que me pasa y, al mismo tiempo, quiero expresar de forma honesta como me siento porque quiero ser respetuoso conmigo mismo. Así que lo que a mi me funciona es seguir los pasos que te explico a continuación. Para explicarlos lo haré a través de un ejemplo. Supón que critican un trabajo que acabo de hacer de una forma que a mi me parece irrespetuosa y sin que haya pedido su opinión. Sería algo como lo que sigue.

1.- Lo que siento y pienso en el momento de la crítica.

Pienso que es una crítica irrespetuosa hacia mi trabajo y me enfado porque lo que me digo es que no tienen respeto hacia mi trabajo.

2.- Necesidades que hay detrás de esos sentimientos.

Lo que me está faltando es que mi trabajo y esfuerzo sea tenido en cuenta y también necesito cuidado y atención hacia mi persona. Me enfado y mucho porque estos son valores muy importantes para mi. Me encantaría saber qué es lo que no funciona para él pero no puedo hacerlo mientras se siga expresando de esta forma. Así que también hay una necesidad de comprensión.

3. Petición desde lo que está vivo en mi y no desde lo que deberían hacer los otros.

Lo que se trata ahora es de hacer una petición que exprese como me siento, los valores que son importantes para no se están satisfaciendo y la petición desde lo que yo necesito y no desde lo que deberían hacer los otros. Podría ser algo como esto:

– Respeto tu derecho a opinar lo que quieras sobre mi trabajo y a la vez encantaría saber las razones que hay en esa crítica. Sin embargo, estoy muy incómodo en la forma que expresas tu opinión porque para mi es muy importante el respeto y que se valore el trabajo de las personas y no estoy percibiendo eso en tus comentarios y de esta forma me resulta muy difícil poder escucharte. ¿Estarías dispuesto expresar tu crítica siendo más concreto para decirme lo que no funciona para ti?

Por cierto, recuerda siempre que los demás tienen derecho a opinar lo que les dé la gana y de la forma que quieren… o pueden. Desde luego, tú también.

¡Buen Viaje!

Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar formas de comunicarse para que las relaciones sean eficaces, satisfactorias, saludables y sostenibles.

Sobre nosotros Francesc Bonada

Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar formas de comunicarse para que las relaciones sean eficaces, satisfactorias, saludables y sostenibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *