El miedo: de enemigo a aliado.

Estas vacaciones de verano mi familia y yo hemos ido de vacaciones con unos amigos. En una de la excursiones tomamos un teleférico hasta prácticamente la cota 3000 m. de una montaña de las Dolomitas, en Italia. Había bastante nieve y aunque no íbamos especialmente preparados para ello, decidimos subir por una ladera completamente nevada. La pendiente era suavemente pronunciada. Mientras ascendía, iba girando la vista hacia el camino recorrido. Observar toda esa pendiente me producía miedo. Me imaginaba que, en caso que resbalase no podría pararme y el final de esa pendiente no alcanzaba mi vista. Así que eso podría ser fatal para mi. Así que decidí no mirar muchas más veces: mejor subir sin mirar atrás.

La ascensión la hice acompañado de mi amigo y sus dos hijos, hasta que llegamos a un punto en el que decidimos parar. Nos hicimos unas fotos. El paisaje era espectacular y la vista de la bajada era impresionante. Entonces los hijos de mi amigo dijeron que iban a bajar corriendo. A mi me pareció una locura. Con semejante pendiente, ¿bajar corriendo? ¿Y si se caen? Pero no dije nada. Su padre estaba allí y él le pareció bien. Entonces empezaron a descender.

¡Cómo bajaban! Iban corriendo y saltando, clavando los pies en la nieve y, de vez en cuando, en vez de saltar, se deslizaban por la superficie de la nieve. Era espectacular y parecía muy divertido. Luego bajó mi amigo de la misma forma. Yo me quedé arriba mirando. Desde abajo me animaban a hacer lo mismo.

Yo tenía miedo. Sin embargo, ¿donde estaba el peligro que había imaginado? Efectivamente hacía mucha pendiente pero, si ocurría una caída el riesgo de bajar rodando de forma descontrolada era prácticamente nulo. Y por otra parte, lo que vi, ¡¡parecía tan divertido !! Así que pensé: me tiro. Y empecé la bajada corriendo y saltando. Mientras bajaba me daba cuenta que era seguro ¡y divertido! así que también probé de deslizarme por la superficie de la nieve. No era tan hábil como ellos pero en algunos breves momentos notaba la sensación de deslizarme sobre la nieve. ¡Qué sensación tan completa! Hasta que llegué al lugar de partida y comentamos juntos lo divertida que había sido la bajada.

Te explico esta anécdota para que pensemos juntos sobre el miedo. Lo que me ocurrió fue que me enfrenté a una situación que yo evalué como peligrosa. Mi miedo me decía: cuidado, eso que quieres hacer te pone en riesgo. No lo hagas. Luego, vi cómo otras personas hacían eso que yo temía de una forma totalmente segura, y además, se lo pasaban bien. Además esa actividad requería unas condiciones físicas y unas habilidades que yo juzgué que tenía. Así que mi evaluación del riesgo fue exagerada.

Ahora quisiera detenerme en el momento justo antes de lanzarme. Por un lado me daba cuenta que eso no era tan arriesgado y que estaba a mi alcance hacerlo. Sin embargo mi corazón no parecía muy convencido con esos argumentos y seguía latiendo con fuerza. Y me lancé. ¿Qué me impulsó a hacerlo? A primera vista parece que fueron los argumentos racionales de que no había tanto peligro. ¿Tu crees que fue eso?

Pues no, o al menos, en mi caso creo que no fue eso lo que más pesó. Desde luego que evaluar que eso tenía un riesgo mínimo es una condición necesaria, pero ese pensamiento no fue suficiente para vencer el miedo. Dar el salto supone un cambio abrupto: estoy en un sitio y en el instante siguiente, ya estoy bajando. Para vencer esa barrera debe haber algo poderoso, y creo que tiene que ver con algo emocional, más que racional, porque la evaluación de los riegos ya estaba hecha: “sólo” había que saltar. Vivía una lucha entre una fuerza que me retenía, el miedo, y otra que me movía a lanzarme: el anhelo de diversión y libertad. Cuando esa sensación fue más poderosa que la del miedo, entonces pude saltar.

3 pasos para abordar un cambio

Continuar leyendo

Observar sin juzgar, ¿es eso posible?

Hoy quiero compartir contigo algo que me llena de curiosidad y sobre lo que estoy investigando. Se trata de observar sin juzgar. Es posible que te estés preguntando, ¿ a qué viene esto? Mira, si eres un lector habitual de mis post habrás visto que lo primero que hace falta para que podamos salir de una situación de dificultad es darnos cuenta de lo que pensamos.

Una cosa es lo que pasa, los hechos mondos y lirondos, y otra muy diferente aquello que viene a nuestra cabeza cuando nos ocurre lo que nos ocurre. Así que los juicios y los pensamientos que me vienen cuando me pasan las cosas que me pasan son un factor clave para entenderme y encontrar soluciones a mis bloqueos.

El otro asunto respecto a los pensamientos y juicios es que muchas veces me identifico tanto con mis pensamientos que confundo lo que pienso sobre los hechos, con los hechos mismos. Esta confusión tiene una consecuencia importante. Los hechos no se pueden cambiar mientras que sí puedo cambiar lo que pienso. Si confundo una cosa con otra entonces me resultará muy difícil cambiar mis ideas sobre lo que me ocurre, así que eso supone que me quedaré en el bloqueo.

Ya he escrito algún post para hablar sobre ello así que  (la importancia de darse cuenta de lo que se piensa) hoy quiero que miremos juntos otro aspecto de los pensamientos. No sé si te habrás dado cuenta pero somos auténticas fábricas de pensamientos. Hay algún estudio que afirma que esta cantidad es de 60.000  ! La cuestión que se me plantea es la siguiente:  ¿de dónde sale lo que pienso? ¿De dónde sale lo que estás pensando ahora mismo? Quédate un rato antes de contestarme de forma rápida…

Quizás puedes contestar, “de mi cerebro” o “de mi”… aunque eso que dices es un pensamiento que viene de algún sitio. Se trata de hilar un poco más fino: cuando veas que aparece el pensamiento quédate para observar de donde surge, sin pensarlo, sólo siendo un espectador de lo que sucede. Vuelve a probar…

¿Qué te ha pasado? Es posible que durante un brevísimo momento hayas tenido una experiencia muy difícil de explicar. Son ese tipo de cosas que no se pueden explicar con palabras, sólo cuenta experimentarlo. ¿Cómo explicarías a alguien lo que experimentas al ver una puesta de sol? Complicado, tiene que vivirlo él mismo porque las palabras se quedan cortas.

En mi opinión, lo que acabas de hacer es experimentar lo que es observar quien eres tú en realidad. Pero no quiero entrar en la esencia de lo que eres sino en la esencia de observar.

¿Qué significa observar realmente?

Es imposible observar el mundo sin aplicar de forma involuntaria los filtros que suponen mi historia personal, mis vivencias, mis creencias sobre el mundo, sobre las personas y sobre mí mismo. No veo el mundo como es sino, en gran parte, como soy. Sobre esto ya he escrito en alguna ocasión (no es lo mismo mapa que territorio).

Ahora bien, ¿hay alguna forma de observar sin las gafas que llevamos cada uno de nosotros? Poder hacerlo implicaría que podría dejar de lado todo lo que tiene que ver conmigo y mirar el mundo, libre de todo  eso. ¿Es eso posible? Y si lo fuera ¿qué implicaría? Si veo el mundo a través de mis filtros personales y tuviera la capacidad de poder quitarme esas gafas entonces podría ver lo que realmente es y no lo que yo creo que es. Bua! Eso sería una pasada, ¿no crees? ¿A ti no te gustaría descubrirlo?

Vale, quizás te pase como a mí, que te encantaría poder hacerlo, así que “sólo” queda un pequeño detalle, ¿Cómo podemos quitarnos las gafas de nuestra historia personal? ¿Imposible?

La buena noticia es que es posible, y la mala es que no es fácil. Bueno, quizás sea un poco presuntuoso decir que es posible. Lo que sí puedo afirmar es que yo si creo que es posible. El camino no te lo voy a descubrir yo, sino que hay sabiduría milenaria que habla sobre ello que se basa en aprender la habilidad de observar sin juzgar, sin pensar ni etiquetar sobre lo que observamos. Fácil de decir y difícil de hacer.

Lo que te estoy diciendo es muy radical porque observar sin añadir mis juicios ni mis etiquetas significa observar incluso sin utilizar palabras, porque una palabra es una etiqueta de una cosa y no es la cosa en sí misma. Así que si utilizo la palabra ya me estoy limitando. ¿Se puede llegar a observar liberándonos incluso de este límite? Yo creo que sí porque yo lo he hecho y estoy convencido que tú también lo has hecho, aunque a veces no nos demos ni cuenta y sólo lo hagamos durante unos brevísimos momentos.

Para ponerte un ejemplo, busca un momento en tu vida en el que te hayas sentido profundamente conectado a eso que estabas viendo. Puede ser un paisaje, la visión de una persona querida o alguna cosa que al observarla te hayas sentido conectado de una forma especial. ¿Qué pasaba en el momento de máxima conexión? ¿Es posible que no hubiese ninguna palabra? Simplemente estabas ahí, presente al 100% y cuando eso ocurre entonces desaparece el tiempo. Si hay pensamiento hay tiempo, así que si no hay tiempo es posible que no haya pensamiento. Es como si el ponerse en contacto con la realidad real y no con la realidad imaginada fuese una experiencia que nos dice que estamos en contacto con la realidad…

Estoy de acuerdo que estos momentos pueden ser muy breves pero existen. Y si los podemos crear una vez, aunque sea durante un breve instante, eso quiere decir que los podemos reproducir más veces y los podemos expandir. Soy consciente de la dificultad que supone observar de esta forma.

Por ejemplo, cuando miro una puesta de sol enseguida me surge el pensamiento que dice “qué puesta de sol tan bonita”. Pongo etiquetas sobre si es bonito o si me gusta, y entonces pienso que quiero conservar ese momento para volver a sentirlo más adelante. Cuando ocurre esto entonces es cuando me desconecto de la experiencia de observar y pierdo la conexión con lo que es. Por eso observar de esta forma es tan difícil y tan sutil. Por eso observar la realidad real es tan difícil.

Conclusiones

Observar de esta forma para mi es más una dirección que un destino. Quiero decir con esto que es algo a lo que no pretendo llegar, simplemente porque si pienso que lo he alcanzado entonces ya vuelvo a estar en mis pensamientos y eso quiere decir que no estoy observando.

Me es útil saber que cuando me alejo de esta forma de observar entonces lo que veo es algo que se aleja de la realidad real. Me ayuda a darme cuenta que cuando pongo etiquetas, juicios y pensamientos sobre lo que veo entonces lo que estoy haciendo es mirar a través de mis gafas personales y eso me ayuda a darme cuenta que eso que yo veo, no es lo que es sino que es la realidad vista a través de las gafas de mi yo, de mi ego…

Y tú, ¿cómo observas lo que te rodea? ¿Cómo te observas a ti mismo? ¿Por qué no pruebas de observar y observarte? En la meditación puede que encuentres alguna respuesta…

¡Buen viaje!

Observar sin juzgar, ¿es eso posible?

Hoy quiero compartir contigo algo que me llena de curiosidad y sobre lo que estoy investigando. Se trata de observar sin juzgar. Es posible que te estés preguntando, ¿ a qué viene esto? Mira, si eres un lector habitual de mis post habrás visto que lo primero que hace falta para que podamos salir de una situación de dificultad es darnos cuenta de lo que pensamos.

Una cosa es lo que pasa, los hechos mondos y lirondos, y otra muy diferente aquello que viene a nuestra cabeza cuando nos ocurre lo que nos ocurre. Así que los juicios y los pensamientos que me vienen cuando me pasan las cosas que me pasan son un factor clave para entenderme y encontrar soluciones a mis bloqueos.

El otro asunto respecto a los pensamientos y juicios es que muchas veces me identifico tanto con mis pensamientos que confundo lo que pienso sobre los hechos, con los hechos mismos. Esta confusión tiene una consecuencia importante. Los hechos no se pueden cambiar mientras que sí puedo cambiar lo que pienso. Si confundo una cosa con otra entonces me resultará muy difícil cambiar mis ideas sobre lo que me ocurre, así que eso supone que me quedaré en el bloqueo.

Ya he escrito algún post para hablar sobre ello así que  (la importancia de darse cuenta de lo que se piensa) hoy quiero que miremos juntos otro aspecto de los pensamientos. No sé si te habrás dado cuenta pero somos auténticas fábricas de pensamientos. Hay algún estudio que afirma que esta cantidad es de 60.000  ! La cuestión que se me plantea es la siguiente:  ¿de dónde sale lo que pienso? ¿De dónde sale lo que estás pensando ahora mismo? Quédate un rato antes de contestarme de forma rápida…

Quizás puedes contestar, “de mi cerebro” o “de mi”… aunque eso que dices es un pensamiento que viene de algún sitio. Se trata de hilar un poco más fino: cuando veas que aparece el pensamiento quédate para observar de donde surge, sin pensarlo, sólo siendo un espectador de lo que sucede. Vuelve a probar…

¿Qué te ha pasado? Es posible que durante un brevísimo momento hayas tenido una experiencia muy difícil de explicar. Son ese tipo de cosas que no se pueden explicar con palabras, sólo cuenta experimentarlo. ¿Cómo explicarías a alguien lo que experimentas al ver una puesta de sol? Complicado, tiene que vivirlo él mismo porque las palabras se quedan cortas.

En mi opinión, lo que acabas de hacer es experimentar lo que es observar quien eres tú en realidad. Pero no quiero entrar en la esencia de lo que eres sino en la esencia de observar.

¿Qué significa observar realmente?

Es imposible observar el mundo sin aplicar de forma involuntaria los filtros que suponen mi historia personal, mis vivencias, mis creencias sobre el mundo, sobre las personas y sobre mí mismo. No veo el mundo como es sino, en gran parte, como soy. Sobre esto ya he escrito en alguna ocasión (no es lo mismo mapa que territorio).

Ahora bien, ¿hay alguna forma de observar sin las gafas que llevamos cada uno de nosotros? Poder hacerlo implicaría que podría dejar de lado todo lo que tiene que ver conmigo y mirar el mundo, libre de todo  eso. ¿Es eso posible? Y si lo fuera ¿qué implicaría? Si veo el mundo a través de mis filtros personales y tuviera la capacidad de poder quitarme esas gafas entonces podría ver lo que realmente es y no lo que yo creo que es. Bua! Eso sería una pasada, ¿no crees? ¿A ti no te gustaría descubrirlo?

Vale, quizás te pase como a mí, que te encantaría poder hacerlo, así que “sólo” queda un pequeño detalle, ¿Cómo podemos quitarnos las gafas de nuestra historia personal? ¿Imposible?

La buena noticia es que es posible, y la mala es que no es fácil. Bueno, quizás sea un poco presuntuoso decir que es posible. Lo que sí puedo afirmar es que yo si creo que es posible. El camino no te lo voy a descubrir yo, sino que hay sabiduría milenaria que habla sobre ello que se basa en aprender la habilidad de observar sin juzgar, sin pensar ni etiquetar sobre lo que observamos. Fácil de decir y difícil de hacer.

Lo que te estoy diciendo es muy radical porque observar sin añadir mis juicios ni mis etiquetas significa observar incluso sin utilizar palabras, porque una palabra es una etiqueta de una cosa y no es la cosa en sí misma. Así que si utilizo la palabra ya me estoy limitando. ¿Se puede llegar a observar liberándonos incluso de este límite? Yo creo que sí porque yo lo he hecho y estoy convencido que tú también lo has hecho, aunque a veces no nos demos ni cuenta y sólo lo hagamos durante unos brevísimos momentos.

Para ponerte un ejemplo, busca un momento en tu vida en el que te hayas sentido profundamente conectado a eso que estabas viendo. Puede ser un paisaje, la visión de una persona querida o alguna cosa que al observarla te hayas sentido conectado de una forma especial. ¿Qué pasaba en el momento de máxima conexión? ¿Es posible que no hubiese ninguna palabra? Simplemente estabas ahí, presente al 100% y cuando eso ocurre entonces desaparece el tiempo. Si hay pensamiento hay tiempo, así que si no hay tiempo es posible que no haya pensamiento. Es como si el ponerse en contacto con la realidad real y no con la realidad imaginada fuese una experiencia que nos dice que estamos en contacto con la realidad…

Estoy de acuerdo que estos momentos pueden ser muy breves pero existen. Y si los podemos crear una vez, aunque sea durante un breve instante, eso quiere decir que los podemos reproducir más veces y los podemos expandir. Soy consciente de la dificultad que supone observar de esta forma.

Por ejemplo, cuando miro una puesta de sol enseguida me surge el pensamiento que dice “qué puesta de sol tan bonita”. Pongo etiquetas sobre si es bonito o si me gusta, y entonces pienso que quiero conservar ese momento para volver a sentirlo más adelante. Cuando ocurre esto entonces es cuando me desconecto de la experiencia de observar y pierdo la conexión con lo que es. Por eso observar de esta forma es tan difícil y tan sutil. Por eso observar la realidad real es tan difícil.

Conclusiones

Observar de esta forma para mi es más una dirección que un destino. Quiero decir con esto que es algo a lo que no pretendo llegar, simplemente porque si pienso que lo he alcanzado entonces ya vuelvo a estar en mis pensamientos y eso quiere decir que no estoy observando.

Me es útil saber que cuando me alejo de esta forma de observar entonces lo que veo es algo que se aleja de la realidad real. Me ayuda a darme cuenta que cuando pongo etiquetas, juicios y pensamientos sobre lo que veo entonces lo que estoy haciendo es mirar a través de mis gafas personales y eso me ayuda a darme cuenta que eso que yo veo, no es lo que es sino que es la realidad vista a través de las gafas de mi yo, de mi ego…

Y tú, ¿cómo observas lo que te rodea? ¿Cómo te observas a ti mismo? ¿Por qué no pruebas de observar y observarte? En la meditación puede que encuentres alguna respuesta…

¡Buen viaje!

La brújula de la felicidad: 2ª parte

Bienvenido a la segunda parte. Recordarás que en la primera parte del artículo la brújula de la felicidad te expliqué que para mí la vida es como transitar por un territorio desconocido y que lo único que podemos hacer es caminar desde un lugar para llegar a otro.

También llegamos a la conclusión que tenemos una brújula interior que se orienta hacia la felicidad. De la brújula puedo leer un rumbo y es muy importante diferenciar entre rumbo y destino para que no nos pase como aquel caminante que se pasó la vida buscando alcanzar el “oeste” sin llegar nunca a él. Así que, tal y como te prometí, lo que ahora toca es explicarte cómo leer el rumbo de nuestra brújula interior ya que esto nos ayudará a transitar por la vida y lo voy a hacer con un ejemplo.

Supón que hoy he tenido un día duro en el trabajo y tengo ganas de distraerme y de olvidarlo. Entonces se me ocurre que podría ir contigo al cine a ver una película divertida. Estoy cansado y enfadado con lo que me ha pasado en el trabajo y si voy al cine lo olvidaré, me divertiré y así seré feliz. Entonces te digo.

– ¿Qué te parece si vamos al cine a ver una película divertida?

y entonces tú me contestas.

– Pues yo no tengo ganas. Quedémonos en casa a descansar.

:-(((

Ir al cine contigo a ver una película me hará feliz. Entonces, si no puedo ir contigo al cine entonces soy infeliz. Eso es lo que parece, pero no es así. Lo que me está pasando es que estoy confundiendo el destino con el rumbo, es decir, creo que la única manera de ser feliz es yendo al cine contigo. La manera de solucionar esta confusión es aprender a leer el rumbo de mi brújula interior, lo cual me permitirá encontrar otros caminos.

La BRÚJULA INTERIOR

Mira, yo estoy feliz si mis necesidades universales están satisfechas, y no lo estoy cuando no lo están. Así que, el rumbo que me indica la brújula interior son las necesidades y valores universales que están vivos en este momento. Cuando digo necesidades universales lo hago en el sentido que lo hace la CNV para significar todo aquello que es esencial en nuestras vidas. Así hay necesidades vitales cómo son el respirar, comer, beber, dormir, evacuar; también existen las necesidades de seguridad tanto material como afectiva; finalmente también se incluyen las necesidades de desarrollo del ser humano como son las contribución a la vida, la de dar sentido, etcétera.

Si lo aplico al ejemplo de ir al cine, de lo que se trata es de averiguar qué necesidades satisface el ir al cine contigo para ir a ver una película divertida. Esto me permitirá encontrar otras formas de ser igualmente feliz. Continuemos con el ejemplo.

Continuar leyendo

Necesito controlar.

La necesidad de control es un tema recurrente, tanto en el ámbito de las organizaciones como a nivel personal. La primera pregunta que me viene es ¿para qué controlo? porque estoy seguro que, si quiero controlar, necesariamente hay algo valioso en ello. Por otra parte, la necesidad de control tiene efectos no deseados, lo cual nos lleva muchas veces al dilema sobre si hay que controlar o es mejor dejarse llevar. Así que, en este artículo vamos a ver en qué consiste el control, para qué lo hacemos y cuáles son sus efectos secundarios. Finalmente trataremos de encontrar estrategias que nos aporten los beneficios del control evitando sus inconvenientes. ¿Me acompañas?

Continuar leyendo

No es lo mismo aceptar que rendirse.

File:Death of Captain Lawrence. "Don't Give Up the Ship." June 1813. Copy of engraving by H. B. Hall after Alonzo Chappel, ci - NARA - 531087.tif

Death of Captain Lawrence. “Don’t Give Up the Ship.” June 1813. Copy of engraving by H. B. Hall after Alonzo Chappel

A veces, me encuentro en situaciones complicadas en las que me encallo y no consigo tirar adelante, o que me suponen un esfuerzo titánico avanzar. Entonces hay alguien que me dice: tienes que aceptarlo.

Escucharlo me produce una cierta sensación de rechazo porque aceptar una situación me suena a rendirme, y eso a mi no me gusta. Pero ¿qué significa realmente aceptar? ¿En qué se diferencia de rendirse? y sobre todo, ¿por qué es tan poderosa la aceptación para conseguir una acción realmente eficaz?  En este artículo voy a tratar de explicártelo.

Continuar leyendo

¿Cómo actúas cuando no te tratan con respeto? La respuesta proactiva frente a la reactiva.

File:Grapadora casco 5l.jpgEn algunos momentos de mi vida he pensado que que no me han tratado con respeto y, en ocasiones, he tenido la sensación de no haber dado con una respuesta satisfactoria. La cuestión que se me plantea es ¿Habría formas eficaces de responder a estas situaciones? En el artículo de hoy voy al tratar de responder a esta pregunta.

Lo primero que me gustaría destacar es que “no me tratan con respeto” es la expresión de un pensamiento cuando alguna persona actúa de una forma determinada. Es una consecuencia de un hecho, así que la primera consideración es tener en cuenta que una cosa son los hechos y otra muy diferente es lo que pienso respecto a lo que me está pasando.

Como ya te he comentado en algún otro post, los hechos son aquello que podría registrar una cámara de vídeo. El resto son los pensamientos que produzco. Así que lo que me gustaría que mirásemos juntos son los pensamientos cuando pienso que alguien me esta faltando al respeto, que es algo sobre lo que sí tengo margen para actuar. Para verlo con más claridad creo que lo mejor es que pensemos un caso concreto en que alguien te haya faltado al respeto.

¿Lo tienes ya? Yo también tengo el mío, así que podemos continuar aplicándolo con un ejemplo concreto. El mío es el siguiente. Estoy en mi lugar de trabajo y al pedir una grapadora a un compañero recibo la siguiente respuesta:

¿te has creído que yo estoy aquí sólo para atenderte a ti?

La respuesta reactiva

Antes esta situación una posible respuesta podría haber sido la siguiente:

¿Será posible que me conteste de semejante forma? Si lo único que he hecho ha sido pedirle que me pase la grapadora. ¡Qué falta de respeto! Quiero contestarle que eso ha sido faltarme al respeto pero no quiero hacer una bronca de este incidente. Ahora bien, la próxima vez que me pida algún favor lo va a tener claro conmigo. 

Al cabo de un rato, aún estoy molesto con lo sucedido: estoy resentido ( haz click en El resentimiento, la emoción del esclavo) por su comportamiento. Creo que la relación ha quedado dañada, lo cual no es bueno ni para mi ni para el trabajo que hacemos en el departamento… Además estoy dudando si hubiera sido mejor contestarle de la misma forma para pararle los pies….

Este es el ejemplo de lo que yo llamo una respuesta reactiva. Es una reacción que nace como respuesta a un estímulo ( el comportamiento de la otra persona) y que sigue el patrón de la respuesta a una agresión. Un ataque se responde con otro ataque o huyendo o sometiéndose. En este ejemplo la respuesta ha sido del tipo ” huida” aunque también podría haber respondido con otro ataque.

La pregunta que me hago es, ¿hay alternativas más allá de las respuestas reactivas que siguen el patrón ataque – respuesta?

La respuesta proactiva

Este tipo de respuesta se diferencia de la anterior en que surge de un proceso de elección después de disponer de varias alternativas. Así que es mucho más eficaz porque es una respuesta flexible y elegida. ¿te gustaría poder construir una respuesta de estas características?

Continuar leyendo

Dos mapas, una realidad: cómo afrontar los conflictos.

Esta semana he visto en un programa de televisión algo que me ha llamado la atención y que quiero compartir contigo. El programa trataba sobre una persona que hacía una visita a un compañero periodista que estaba de corresponsal en Jerusalén. Durante el programa le acompaña por diferentes lugares conflictivos. Finalmente le lleva al lugar donde prepara sus crónicas. Se trata de un edificio compartido por otros colegas periodistas y al final llegan al lugar donde trabaja. Entonces hubo algo que me llamó la atención: le enseñó dos mapas de la zona y dijo.

– Mira, aquí tienes dos mapas. Uno es el hecho por los Israelíes y el otro por los Palestinos. Corresponden al mismo lugar pero lo explican de forma diferente. Cuando me tengo que mover siempre consulto los dos mapas y así dispongo de más información y voy más seguro.

Lo explica como algo sorprendente. Supongo que nosotros estamos acostumbrados a que a un territorio le corresponde un mapa. Sin embargo, en ese lugar tan conflictivo, un mismo territorio tenía dos representaciones bastante diferentes.

A mi me parece que la estrategia de aceptar los dos mapas como descripciones de la realidad y no descartar ninguno de ellos por incompleto o por falso es muy práctico. Suma la información que le aportan los dos mapas y así tiene una visión más completa de lo que puede encontrarse cuando se desplace a la zona, especialmente teniendo en cuenta que se trata de una zona en conflicto y hay que estar preparado.

A estas alturas puede que te estés preguntando qué tiene que ver esto de los dos mapas con la gestión de conflictos. Permíteme que te lo explique.

Continuar leyendo

El poder de la empatía: cómo responder a una pregunta incómoda

El otro día leí un artículo en un blog sobre psicologia que decía lo siguiente “20 respuestas ingeniosas a la pregunta ¿me estás analizando? El autor explica que ésta es una de las preguntas a las que un psicólogo o estudiante de psicología se debe enfrentar cuando revela su identidad a los demás. Las respuestas son realmente ingeniosas. Os pongo alguna de ellas:

“Yo no trabajo gratis.

Sí, te estoy analizando; pero la verdad es que no te quiero preocupar.

El diagnóstico es reservado.

¿Y tú crees que no tengo nada mejor que hacer? …”

Lo que me pasó al cabo de un rato de leerlas es que me quedó una sensación extraña. Las respuestas me hicieron sonreir pero con una cierta sensación agridulce. Detrás de ellas percibí una cierta agresividad, pero no gratuita, sino aquella que utilizamos cuando percibimos que nos atacan. Supongo que a un psicólogo o estudiante de psicología no le debe sentar muy bien que le hagan esta pregunta y para defenderse utiliza la ironía. Si lo único que pretende es mostrarse ingenioso creo que es una respuesta eficaz.Ahora, si lo que quiere es que los demás entiendan que no le ha gustado para nada la pregunta, que está harto u ofendido y quiere que le comprendan, la verdad es que no me parece que estas respuestas vayan a ser muy eficaces.

¿Alguna vez te has sentido molesto ante una pregunta y no has sabido cómo responderla? ¿Te gustaría poder explicar a los demás tu incomodidad sin que ello conlleve una respuesta agresiva? ¿O simplemente quieras responder con ironía ácida, pero no desde la reactividad, sino desde la libertad de hacerlo, porque crees que es la mejor opción entre varias disponibles? Si has respondido afirmativamente a alguna de estas preguntas te propongo un método en 4 pasos que te puede ser de utilidad.

Continuar leyendo

No quiero ser el responsable de cómo te sientes.

En la entrada de hoy te quiero hablar de la diferencia que hay entre las frases siguientes:

1.- Siento que mi comentario te haya molestado

2.- Siento que te hayas molestado cuando he hecho ese comentario

Son prácticamente iguales, ¿verdad? ¿o quizás notas alguna diferencia? Te dejo un rato para que las vuelvas a leer, esta vez, con más atención, porque en mi opinión sí que hay una diferencia sustancial.

……

¿Lo ves ahora?

……

Bueno, si quieres te digo cual es esa diferencia que yo considero tan sustancial y luego me dices si estás o no de acuerdo,  ¿vale?

Continuar leyendo