4 pasos para superar una dificultad.

por | 10/07/2013

En el último artículo Claves para gestionar una situación difícil,  vimos que empeñarse en cambiar las circunstancias no sirve mucho más que para lamentarse y que lo que es más eficaz es ocuparse de uno mismo en vez de tratar de cambiar a los otros o a las circunstancias. Pues tal y como te prometí, en este artículo voy a darte un método simple y potente para ayudarte a centrarte en lo verdaderamente depende sólo de ti: tu respuesta a las circunstancias. A continuación te explico cuales son los 4 pasos del método que te van a ayudar a gestionar esa situación de dificultad.

(ADVERTENCIA: en realidad el método no te va a servir en absoluto para gestionar la situación de dificultad. Sin embargo, sí te va a ayudar, y mucho, a gestionar tu respuesta a la dificultad. Y eso, en definitiva, te va a permitir superarla. ¿Me acompañas?)

Paso 1: Observación: describir los hechos que ocurren “piel hacia afuera”. Parece una tarea fácil pero no lo es porque al relatar lo sucedido tendemos a mezclar nuestros sentimientos y nuestros juicios sobre lo que está pasando con los hechos objetivos (puedes  leer el artículo ¿Sabemos diferenciar hechos de opiniones?).

Paso 2. Juicios y sentimientos. Una vez que hayas descrito los hechos lo que se trata es de anotar en un papel los sentimientos y los juicios acerca de ti, de los demás y de las circunstancias que te asaltan cuando ocurre lo que ocurre. Si surgen muchos, lo que se trata es de elegir el que más te resuene.

Paso 3. Necesidades. Lo que se trata es de buscar qué necesidades insatisfechas se esconden detrás de los juicios que has anotado. Cuando digo necesidad lo hago en la acepción que utiliza la CNV (Comunicación Noviolenta) para nombrar todo lo que es indispensable en nuestra vida. Engloba nuestras necesidades vitales (respirar, comer, dormir, evacuar,…), nuestras necesidades de seguridad ( material, afectiva), y nuestras necesidades de desarrollo del ser humano (necesidad de contribuir a la vida, necesidad de dar sentido,…). Aquí tenéis un enlace a un listado más o menos completo de las necesidades universales, comunes a todos los seres humanos. (Necesidades).

Es importante entender que una necesidad se expresa en términos positivos y no implica ni a otra persona, ni una acción en un tiempo ni en un lugar concreto. Se trata de decir “Necesito……” y no “Necesito que tú…”. En este segundo caso, más que una necesidad es una estrategia para satisfacerla.

Este es el paso clave del proceso ya que pasas de centrar la atención en lo que pasa fuera de ti a lo que te pasa con lo que pasa. Si recuerdas la metáfora del artículo Claves para gestionar una situación difícil, lo que estás haciendo en este paso es convertir el material combustible en algo diferente. No pierdes la esencia, sin embargo, el material ya no es inflamable. Y si no es inflamable no se puede quedar aunque haya una llama. El proceso que has hecho hasta ahora se podría resumir en un una frase del tipo:

Cuando pasa ………(observación: paso1) …… pienso ……….(juicios) …….. y me siento………..(sentimientos)……. porque lo que necesito es …….. (necesidad).

¿Te atreves a escribir tu propia frase con la situación de dificultad? Llegado hasta este paso ya puedes pasar al último.

Paso 4. Petición

En la petición está el poder de poner en acción la transformación porque implica una voluntad de cambiar algo que es insatisfactorio en el momento presente y un compromiso con la acción. Significa ser protagonista de tu destino y, desde luego, está a las antípodas de la queja.

Según la CNV, una petición debe tener 6 características:

  1. Se dirige a una persona concreta
  2. Se refiere al momento actual
  3. Es concreta
  4. Se expresa en positivo
  5. Es realizable
  6. Da libertad (no es una exigencia)

En el caso de una situación difícil podría ser que la persona concreta a la que quieras hacer una petición seas tú mismo. O realmente sí que puedas hacer una petición a alguien para darle la oportunidad de enriquecer tu vida.

 Cierre

Hasta aquí el método que ha de servirte para salir de esa situación de dificultad. Puedes contactar conmigo si necesitas alguna aclaración. Además en el próximo artículo te pondré un ejemplo para que puedes ver con más claridad la aplicación práctica del modelo.

¡Buen viaje!

Entradas relacionadas: 4 pasos para superar una dificultad, 2ª parte

Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar formas de comunicarse para que las relaciones sean eficaces, satisfactorias, saludables y sostenibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.