Los pensamientos tipo “Rueda de Hamster”: 4 pasos para romperlos

¿Te ha ocurrido alguna vez que te encuentras dando vueltas a un asunto y no sabes cómo salir? ¿Habría alguna manera de parar esta sensación de estar atrapado en pensamiento repetitivo? En el artículo de hoy vamos a tratar de ver juntos si es posible y cómo podríamos hacerlo.

Antes de nada lo que me gustaría es entender el mecanismo que hace que me quede atrapado en según qué clase de pensamientos, porque estoy pensando continuamente cosas y no siempre me quedo enganchado. Así que tiene que haber algo respecto al contenido de lo que pienso que hace que me quede atrapado.

Lo que yo he observado es que, es más probable que esto me ocurra cuando el pensamiento lleva asociado una carga de emoción, ya sea agradable o desagradable. La cuestión es que, al pensar alguna cosa determinada, este pensamiento me desencadena una emoción, y esa emoción a su vez alimenta la misma clase de pensamientos. Y otra vez, esa clase de pensamientos aumentan la emoción que ya existía o, al menos, la mantiene, por lo que me vuelve a asaltar la misma clase de pensamientos. Et voilà!, ya tenemos creado un precioso círculo vicioso.

Este mecanismo me recuerda una rueda de esas que se ponen en las jaulas para hamsters. Si te fijas, no se sabe muy bien si la rueda gira porque el hamster corre, o el hamster corre porque la rueda está girando. La cuestión es que no para de correr sin moverse del sitio. Además, curiosamente, correr más deprisa no soluciona la cuestión sino que más bien la empeora. El mismo patrón que hemos visto antes para los pensamientos, son los mismos una y otra vez pero no hay ninguna conclusión, no hay ningún avance. Después de darle muchas vueltas vuelvo a estar en el mismo sitio. Estoy atrapado en la “rueda de hamster”.

Me parece importante que podamos entender el mecanismo que me lleva a esta clase de pensamientos circulares porque, si entiendo qué me pasa podré encontrar estrategias eficaces que me ayuden a salir de este círculo vicioso. Sabiendo esto, si te parece, continuemos investigando.

El mecanismo que me mantiene atrapado y cómo romperlo.

El ingrediente principal de todo esto tiene que ver con las emociones que me despiertan lo que pienso. Se trata de alguna cosa que, por la razón que sea, yo juzgo importante y que, por lo tanto, me moviliza en forma de emociones, sentimientos o sensaciones corporales como un aviso que me dice que eso es relevante para mi. Cuanto más importante sea para mi el asunto, más energía se moviliza y por lo tanto, las sensaciones y emociones son más intensas. Para salir de este círculo te propongo los siguientes pasos:

Los 4 pasos para romper los pensamientos “Rueda de Hamster”

Primero: Lo que se trata es de identificar los pensamientos que me mantienen atrapado. La manera que a mí me funciona consiste en escribir en un papel las cosas que estoy pensando en relación a los demás, a las circunstancias y a mí mismo. Se trata de escribir todo lo que está pasando por mi cabeza hasta que no me quede nada por sacar a la luz.

Segundo: El siguiente paso consiste en releerlos y decidir cuál de ellos es el que más energía moviliza. Para priorizar te puedes hacer la siguiente pregunta: Si pudiera solucionar una de estas cosas que he escrito, ¿por cuál empezaría? Seleccionar sólo uno cuesta pero es importante no dispersarse.

Tercero: Descubrir las necesidades que hay detrás de ese pensamiento. Como ya he comentado en numerosos post, cuando digo necesidades universales lo hago en el sentido que lo hace la CNV para significar todo aquello que es esencial en nuestras vidas. Así hay necesidades vitales cómo son el respirar, comer, beber, dormir, evacuar; también existen las necesidades de seguridad tanto material como afectiva; finalmente también se incluyen las necesidades de desarrollo del ser humano como son las contribución a la vida, la de dar sentido, etcétera.

Cuarto: ¿Qué puedes pedir a los demás o a ti mismo que contribuya a que esa necesidad universal se satisfaga? – Puedes leer Cómo hacer peticiones eficacesDiferencia entre petición y exigencia

Aplicación de los 4 pasos.

Si te parece, para que sea más claro, seguimos los pasos con un ejemplo. Supón que hay una tarea que tengo pendiente de hacer desde hace tiempo pero que continuamente voy aplazando. Eso me crea mucha ansiedad porque es algo importante, que si resolviera, me tranquilizaría. Pero, al mismo tiempo, pensar en esa tarea me provoca tal rechazo que no quiero empezar. Esta sería la situación en la que me encuentro bloqueado.

Empiezo el paso Primero y anoto en un papel apuntar los pensamientos y juicios y, después de releerlos detenidamente, decido empezar con el siguiente: “No tengo fuerza de voluntad“. (Segundo paso).

El paso Tercero consiste en identificar las necesidades y valores universales que hay detrás de ese pensamiento. Para eso, a mi me resulta útil echar mano del Listado de Necesidades y valores Universales. Las leo una a una y selecciono aquellas que me resuenan y finalmente me quedo con unas pocas que intuyo son las necesidades que no están satisfechas cuando pienso “No tengo fuerza de voluntad”.

En este caso para mí son: aceptación, compasión y eficacia. Pienso eso de mi porque estas tres necesidades y valores universales no están satisfechos y para mí son muy valiosos.

Entender esto me da una gran claridad porque ayuda a entender que, la gran inquietud que siento, es absolutamente legítima: estos valores y necesidades universales son esenciales en mi vida y ahora no están satisfechos, por eso me siento intranquilo. Entender esto también me aporta tranquilidad porque me permite entender que la sensación desagradable que siento viene de algo que es valioso para mí en este momento: la aceptación, compasión y eficacia.

El paso Cuarto consiste en hacer una petición que intente satisfacer esas necesidades. En este caso, como es algo que pienso de mi va a ser una petición que me voy a hacer a mí mismo. Para que sea una petición eficaz debe ser algo concreto, formulado en positivo y que puede realizar en el momento presente. ¿Qué podría pedirme que reúna todas estas condiciones?

Ésta es mi auto – petición:

Apuntaré en un papel la tarea que tengo pendiente y qué fecha quiero tenerla acabada. Al mismo tiempo quiero hacer una relación de las necesidades que estoy queriendo satisfacer cuando me niego a hacer esa tarea. Eso satisface mis necesidades de aceptación y compasión hacia mi mismo.

Finalmente, redactaré un plan de acción que tenga en cuenta, no sólo que quiero realizar esa tarea, (necesidad de eficacia) sino también que tenga en cuenta las necesidades que hayan salido cuando me niego a hacer esa tarea (necesidades de aceptación y compasión)

Conclusión

Como verás se ha roto completamente el círculo que me impedía moverme. Los pensamientos han evolucionado y he realizado un plan de acción que me va a sacar del círculo vicioso de mis pensamientos tipo “Rueda de Hamster“. No está nada mal, ¿no te parece?

Ahora es tu turno,

¡Buen viaje!

Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar formas de comunicarse para que las relaciones sean eficaces, satisfactorias, saludables y sostenibles.

Sobre nosotros Francesc Bonada

Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar formas de comunicarse para que las relaciones sean eficaces, satisfactorias, saludables y sostenibles.

4 comentarios

  1. GRACIAS! SIENTO QUE ME SERA MUY UTIL

    • Celebro que te haya sido de utilidad. Muchas gracias por dejar tu feedback. Me anima a continuar. Un saludo

  2. Pingback: Las emociones desagradables: 4 pasos para gestionarlas | Rumbo Interior

  3. Pingback: Desconectar el parloteo mental para conectar con la vida. | Rumbo Interior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *