“Todo lo que nos irrita de los demás puede conducirnos a la comprensión de nosotros mismos” C. Jung

Hoy empiezo con esta cita de Carl J. Jung porque me parece una manera excelente de introducir el concepto de Necesidades según la Comunicación Noviolenta (CNV) y el papel central que juegan en la comprensión del ser humano. Pero mi propuesta no es una viaje teórico sobre la naturaleza humana sino que voy a tratar de explicarte qué sentido tiene para mi esta cita de Jung. ¿Me acompañas?

Esta cita porque me parece muy poderosa y aplicable a la vida cotidiana y quiero explicarte el porqué. Para ello te propongo que tomes una experiencia propia en la que alguien hace algo que te irrita. Puede ser algo habitual o algún episodio específico en que alguien ha hecho algo que te ha molestado. Venga, me espero a que la encuentres… ¿la tienes ya? perfecto.

Lo más probable es que estés irritado porque pienses que la otra persona es la causante y la culpable de tu irritación. Así que la otra persona debe cambiar su actitud para que tu dejes de estar irritado, ¿verdad? Tus estrategias se enfocan hacia que los otros cambien.

Ahora es el momento de fijarse en la cita de Jung que nos sugiere otra mirada al asunto. Jung nos dice que lo que nos irrita del otro nos conduce a la comprensión de nosotros mismos. Ahora bien, ¿de qué manera me ayuda a no estar irritado el tener “una mejor comprensión de uno mismo“? Aparentemente ninguna pero la CNV nos ofrece una manera simple y práctica de entenderlo.

La CNV afirma que los sentimientos y lo que pensamos sobre lo que nos pasa, son señales de alarma que nos indican que hay necesidades y valores universales que nos están faltando. Lo que hacen los demás efectivamente estimula en nosotros sentimientos, aunque su causa raíz son nuestras necesidades y valores universales no satisfechos.

Apliquemos este enfoque que proporciona la CNV con un caso práctico. Por ejemplo supón que yo me enfado si tu me dices “imbécil“. El estímulo de mi enfado es que tú me dices imbécil. Desde luego, si en lugar de eso me hubieras dicho “qué simpático eres” es muy probable que no me hubiera enfadado. Ahora bien, según la CNV, su causa raíz es una o varias necesidades que son importantes y valiosas para mi, que me están faltando.

Siguiendo el ejemplo, me enfado porque pienso que “no deberías insultarme” y que “deberías ser más respetuoso” lo cual indica que mis necesidades de respeto, de ser tenido en cuenta y valoración son importantes para mi y no están presentes. Fíjate que si mis necesidades de auto respeto y de auto valoración estuvieran absolutamente saciadas, a mi no me molestaría lo más mínimo que me dijeras imbécil.

Ahora es cuando toma sentido la cita de Jung. Efectivamente, la causa raíz de mi enfado está en mis necesidades no satisfechas de auto respeto y auto valoración no satisfechas y eso, efectivament me lleva a comprenderme mejor. Ahora bien, sigo sin contestarte a la pregunta de porqué la auto comprensión es tan importante para mi. Yo encuentro dos motivos.

El primero es que dirigir la mirada hacia dentro en vez de hacia afuera es un verdadero acto de empatía hacia uno mismo y eso tiene un efecto sanador muy profundo. Cuando hacemos esto de forma auténtica y profunda, la rabia se disuelve y aparecen otro tipo de sentimientos.

El segundo es una consecuencia del primero. El saber cuales son las necesidades y valores universales que yo valoro, me permite hacer peticiones precisas a los demás sobre lo que necesito que se cuide. Al estar liberado de la esclavitud que impone la rabia y el resentimiento puedo pedir sin exigir, aquello que estoy necesitando.

Esto puede parecerte un detalle poco relevante pero si me exiges sólo puedo rebelarme o someterme, en cambio si me pides puedo elegir voluntariamente acceder o renunciar desde la libertad,  ¿tu que prefieres ? Finalmente, si no acceden a cambiar su forma de actuar a pesar de mi petición, puedo buscar otras maneras de satisfacerlas que no sean a través de esa persona.

Así que la próxima vez que alguien haga algo que te irrite, tienes la opción de hacer un acto de auto cuidado y darte empatía preguntándote, ¿qué necesidad o valor universal valoro y es esencial para mi que está en juego? ¿Que puedo pedir (sin exigir) que haga la otra persona para que se satisfaga?

¡Buen viaje!

Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar formas de comunicarse para que las relaciones sean eficaces, satisfactorias, saludables y sostenibles.

Sobre nosotros Francesc Bonada

Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar formas de comunicarse para que las relaciones sean eficaces, satisfactorias, saludables y sostenibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *