El poder de ser tu propio gurú

Quisiera utilizar el término figurado de la palabra gurú para designar una persona experta en un tema. Concretamente, quiero destacar la influencia que tiene la opinión expresada por un gurú para crear una corriente de opinión o incluso una tendencia. Para hablar sobre el tema empezaré con un chiste. Es el siguiente.

Había una tribu de indios que vivía en su pradera. El otoño avanzaba y había que empezar a recoger leña para pasar el invierno. Al cabo de un cierto tiempo habían acumulado una cantidad respetable. Sin embargo tenían dudas si el invierno sería suave o especialmente duro. Así que consultaron al jefe de la tribu.

– Para poder decidir necesito hacer una consulta. Dijo el Gran Jefe.

En lo alto de la montaña sabía que vivía un maestro muy sabio, el gurú al cual consultaban las cosas más trascendentes que podían afectar a la tribu. Así que, decidió subir a la montaña para hacerle la consulta.

El camino fue largo y dificultoso pero al final llegó al lugar donde vivía el gurú. El aire era limpio y las vistas de la pradera, magníficas. Le costó un poco encontrarlo. Estaba sentado, con la mirada serena dirigida hacia la pradera.

– Maestro. Quisiera hacerte una consulta. ¿Crees que este invierno va a hacer mucho frío?

El gurú se quedó un rato pensativo, y sin apartar la mirada de la pradera dijo:
– Creo que este invierno va a hacer bastante frío.
– Gracias maestro. Dijo el jefe de la tribu. E inició el largo camino de regreso.

A la llegada explicó al consejo lo que le había dicho el gurú. Así que decidieron acumular más leña.

A cabo de un cierto tiempo, después de tener una muy respetable cantidad de leña, pensaron si sería suficiente. Volvieron a preguntar al jefe, el cual respondió lo mismo: tenía que consultarlo.

Total, que volvió a hacer el largo y pesado camino hacia la casa del gurú. Lo encontró en misma posición: parecía que no se hubiera movido desde la última vez que lo vió.

– Maestro, quisiera hacerte una consulta. ¿Crees que este invierno va a hacer mucho frío?

Nuevamente, el gurú se quedó un rato pensativo, y sin apartar la mirada de la pradera dijo:
– Creo que este invierno va a hacer muuucho frío.
– Gracias maestro. Dijo el jefe de la tribu. E inició el largo camino de regreso.

A la llegada explicó de nuevo al consejo de la tribu lo que le había dicho el gurú. Así que decidieron acumular todavía más leña.

A cabo de un cierto tiempo, después de tener una cantidad de leña increíble, pensaron si sería suficiente. Volvieron a preguntar al jefe, el cual respondió lo mismo: tenía que consultarlo.

Total, que volvió a hacer el largo y pesado camino hacia la casa del gurú. Lo encontró en misma posición.

– Maestro, quisiera hacerte una consulta. ¿Crees que este invierno va a hacer mucho frío?

Nuevamente, el gurú se quedó un rato pensativo, y sin apartar la mirada de la pradera dijo:
– Creo que este invierno va a hacer un  frío debastador.
– Gracias maestro. Dijo el jefe de la tribu. E inició el largo camino de regreso.

A la llegada explicó de nuevo al consejo de la tribu lo que le había dicho el gurú. Llegados a este punto, uno de los miembros del consejo le dijo.
– Cada vez que subes te dice que hará un invierno más crudo. Creo que tienes que subir para averiguar qué es lo que está pasando.
– Tienes razón. Subiré una última vez para averiguarlo. Contestó el jefe.

Y se fue de nuevo hacia la montaña. Lo encontró, como no podía ser de otra manera, en la misma posición, mirando a la pradera. Entonces le dijo.

– Maestro, cada vez que subo me dices que va a hacer un invierno más frío. ¿Me podrías decir porqué?
– Es muy sencillo. Le contestó el gurú.

– Para saber si va a hacer frío, miro la pradera y cada vez veo que acumuláis más leña. Así que, lo que pienso es que va a hacer mucho frío.

……

Dejando el chiste aparte, lo cierto es que muchas veces, los gurús aciertan en sus predicciones porque la gente cree que va a suceder lo que pronostican y actúan en consecuencia. Así que, el acierto del gurú respecto a lo que va a pasar en el futuro, se debe en parte precisamente a eso: a que al hacer una predicción que se supone es fiable, está creando el futuro que predice.

Mi propuesta es aprovechar esta habilidad que tienen los grandes gurús para aplicarla sobre nosotros. ¿De qué manera? Pues prediciendo vuestro propio futuro.

Haced una predicción “de gurú” sobre algo que os gustaría que pasara, ya sea en el ámbito personal como en el profesional. Si lo dice un gurú experto habrá que tomarla seriamente, ¿no?

¿Qué podríamos perder si nos preparamos y actuamos con la certeza que eso va a suceder? ¿Qué podríamos ganar si el futuro que “predecimos” se convirtiera en realidad? ¿Nos atrevemos a ser la mejor versión de nosotros mismos? ¿Nos atrevemos a tener nuestra mejor versión de nuestras empresas? Ya sé que eso puede dar vértigo, e incluso miedo,  pero vale la pena, ¿no?

Con tu mejor futuro en mente pon en acción planes para hacerlo posible, y ten cuidado, porque muchas veces, las predicciones hechas por un gurú, se cumplen.

¡Buen viaje!

Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar formas de comunicarse para que las relaciones sean eficaces, satisfactorias, saludables y sostenibles.

Sobre nosotros Francesc Bonada

Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar formas de comunicarse para que las relaciones sean eficaces, satisfactorias, saludables y sostenibles.

Un comentario

  1. ¿Cómo me veo dentro de 5 años? ¿Qué he de hacer para que ello se cumpla si es lo que deseo? 🙂

    La verdad es una tierra sin caminos. JIDDU KRISHNAMURTI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *