San Jorge y el dragón llamado Miedo

El miércoles pasado, 23 de abril fue el día de San Jorge, e inspirado en la vida de este santo he escrito un cuento sobre el miedo. Espero que te guste. Ya me dices…

———————————————————————-

La fama de San Jorge se había extendido por todo el mundo gracias a su habilidad para matar dragones y no era extraño que tuviera encargos por todo el mundo de gente que tenía este tipo de problemas. Así fue como un día le llamaron de un pueblo que estaba aterrorizado por un dragón. Ellos decían que era el más terrible que se podía encontrar.

Cuando San Jorge oía esto pensaba que la gente siempre piensa que su dragón es el más grande y terrible de todos los dragones que puedan existir. Sin embargo su experiencia le decía que un dragón, es un dragón y punto. La cuestión es que decidió entrevistarse con las autoridades del pueblo. El alcalde le dijo:

– Nos enfrentamos a un dragón de dimensiones descomunales. Toda la población está completamente aterrorizada. Sus gritos y rugidos son suficientes para dejarnos la sangre helada.

San Jorge y el dragón. Rubens

– ¿Cómo se llama vuestro dragón? – Preguntó San Jorge

(Permíteme una pequeña interrupción en el relato porque quizás esta pregunta te pueda parecer extraña o inútil, sobre todo si no estás familiarizado con el mundo de los dragones. Te comento, todos los dragones tienen nombre y sin él perderían todo su poder. Con esta aclaración podemos volver a la historia)

– Nuestro dragón se llama MIEDO. – le dijo el alcalde

Al mencionar ese nombre San Jorge sintió una presión en el estómago y se le erizó la piel. Se había enfrentado a muchos dragones pero nunca le había sentido antes esa sensación. Qué extraño…

– Decidme por donde vive y lo iré a buscar.

– Vive al otro lado de esas montañas, por donde se pone el sol.

– De acuerdo, mañana iré.

Durante el resto del día preparó sus armaduras y material de guerra, alimentó bien a su caballo y lo dejó descansar.

– A ver que nos encontramos mañana– dijo mientras cepillaba las crines de su caballo.

Al día siguiente se dirigió a las montañas que escondían al dragón. No tardó mucho en encontrarlo. Lo que se encontró superaba todas sus expectativas. Era un dragón de dimensiones increíbles. Tenía una piel llena de gruesas escamas que le daban un aspecto invencible. Su sola visión le paralizó. Sólo pensaba en alejarse de semejante peligro, así que se apartó para pensar con un poco más de calma.

Entonces se acordó de Merlín y pensó que iría a hablar con él para exponerle el asunto. En otras ocasiones ya lo había hecho y siempre le había resultado de ayuda. Fue a palacio y le expuso todo el asunto. Merlín se quedó un rato pensando, en silencio. Aspiró su pipa y de su boca salió un humo que dibujó en el aire unas formas sugerentes. Al final le dijo lo siguiente.

– Tienes que dejarte matar por el dragón.

San Jorge se quedó atónito.

– Cómo puedes decirme semejante cosa. ¿Me estás diciendo que me deje matar por el dragón? ¿Lo he entendido bien?

– Lo has entendido perfectamente. Te has de dejar matar por el dragón. Repitió Merlín y continuó de la siguiente forma.

– La vida es una rueda que no para nunca: para que haya un nuevo principio debe haber un final. Así que tienes que morir tal como eres ahora para que otro San Jorge, más fuerte vuelva a nacer y pueda enfrentarse a este dragón llamado MIEDO. Yo no conozco otro camino. Y ahora me tendrás que disculpar, pero otros asuntos reclaman mi atención. Que tengas buen viaje.

San Jorge montó su caballo y inició el camino de vuelta completamente desconcertado por las palabras de Merlín. Durante el viaje estuvo dándole vueltas al asunto hasta que al final, decidió que cuando llegara, decidiría qué iba a hacer. El camino se hizo más corto de lo que hubiera deseado. Cuando llegó a la guarida del dragón, lo encontró dormido y pensó.

– No tengo ni idea de cómo matarlo así que, lo que voy a hacer es lo que me dijo Merlín porque yo soy San Jorge y mi misión es acabar con los dragones, sea como sea.

Entonces empezó a gritar y hacer ruido golpeando la espada contra su armadura hasta que lo despertó. Entonces el dragón empezó a caminar hacia él. Sus miradas se cruzaron y se quedó helado. Era enorme aunque eso no le impedía moverse con la elegancia de los movimientos de un felino. Se fue acercando lentamente. Parecía que disfrutara con su sufrimiento. De vez en cuando lanzaba por su boca una llamarada y el calor y el hedor a azufre llegaban a él de una forma insoportable.

Estaba aterrado, pensando cómo iba a ser su final. Sólo tenía ganas de salir corriendo y salvar su vida. Sin embargo se quedó quieto, sintiendo en su cuerpo las sensaciones que le producían esos pensamientos. Entonces hubo un momento en que dejó de pensar y sólo sentía, nada más. Mientras, el dragón avanzaba inexorable, hacia él.

Ya estaba delante suyo y entonces, abrió su enorme boca que mostraba unas filas de dientes perfectamente alineados, afilados y brillantes, listos para devorarle. Cerró los ojos y pudo sentir como nacía la oscuridad mientras el dragón cerraba su boca sobre él y esperó…

… pero sorprendentemente no pasó nada. Entonces abrió los ojos y el dragón se había desvanecido. Bueno, en realidad, se había reducido a la mínima expresión y correteaba entre las patas de su caballo, con un aspecto que recordaba el pasado terrorífico que había tenido aunque ahora fuera inofensivo. Por un momento pensó en acabar con él definitivamente, pero una extraña sensación de compasión, compresión y amor invadió su cuerpo y no lo hizo. Cuanto más lo miraba, más se reconocía en él. Matarlo significaría matar algo de si mismo y así que decidió acogerlo para escucharlo y entenderlo. También pensó en Merlín y decidió ir a verlo enseguida para explicarle lo que le había sucedido. Cuando al día siguiente llegó a palacio le estaba esperando.

– Te veo diferente, así que estoy seguro que te dejaste devorar por el dragón, ¿no es así?

– Sí, ¿cómo sabías que iba a sobrevivir?

– Mira, el dragón era real, pero su tamaño y su ferocidad, era una ilusión que se alimentaba de la energía de tu MIEDO. Cuanto más miedo tenías, más grande y terrible se hacía. Eso hacía que le tuvieras más miedo lo cual le daba más energía para crecer y así sucesivamente. Habías entrado en un círculo vicioso muy difícil de romper. De nada hubiera servido que te hubiera dicho que el dragón no era real porque para ti lo era, y eso es lo que importa cuando tienes que afrontarlo. Merlín continuó.

– La única manera que conozco de romper ese círculo vicioso es que dejes sentir en ti la sensación cuando evocas el MIEDO, sin juzgarla, sin tan siquiera tratar de nombrarla. Se trata que la puedas observar de tal forma que tu y el miedo seáis la misma cosa. En ese momento ya no hay la necesidad de llamar eso de ninguna forma. Se trata de dejar que sea lo que ya es. ¿Entiendes lo que te estoy diciendo? – Entonces continuó.

-El dragón sólo puede vivir a través de ti porque en realidad tú y el dragón sois la misma cosa. Si puedes permanecer mirando de frente eso, sintiéndolo profundamente con absoluta presencia, entonces podrás cortar la energía con la que se alimenta. En cambio, si al observar y sentir esa sensación tratas de escaparte, vuelves a pensar en ella y la reconoces y dices, mira, tengo MIEDO, entonces vuelve a recobrar energía y el dragón vuelve a crecer. Es una forma muy sutil de estar con lo que es.

– Creo que ahora entiendo lo que me ha ocurrido. Me doy cuenta que mientras esperaba a ser devorado he tenido la sensación que el dragón cambiaba de tamaño, y unas veces se hacía más pequeño mientras que otras veces se hacía más terrible. Ahora que entiendo y veo porqué me ocurría eso creo que voy a entrenar mi capacidad de observar y sentir sin juzgar ni etiquetar. Ahora entiendo eso de me dijiste de “dejarte morir para volver a nacer”.

Sólo cuando me rindo y me dejo sentir la sensación del MIEDO, sólo cuando puedo estar presente con ella sin más, sólo en ese momento en que acepto lo que es y “muero” es cuando vuelvo a la vida transformado. Morir para renacer renovado y fortalecido. Aceptar lo inaceptable para comprender lo incomprensible. No es fácil pero sé que es posible. De nuevo gracias Merlín, por abrirme este nuevo camino.

Francesc Bonada

 

Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar formas de comunicarse para que las relaciones sean eficaces, satisfactorias, saludables y sostenibles.

Sobre nosotros Francesc Bonada

Acompaño a personas y organizaciones a desarrollar formas de comunicarse para que las relaciones sean eficaces, satisfactorias, saludables y sostenibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *