Evitar los deberías-

Evita los «deberías» en otros y en ti mismo

Marshall Rosenberg

Hoy acabo de leer una noticia que dice lo siguiente “Cuando relajarse también causa estrés: Qué es el stresslaxing,…” pues sí, algo que utilizamos para relajarnos, se vuelve en nuestra contra porque lo convertimos en una auto exigencia.

En #ComunicacionNoViolenta decimos que cuando exigimos a los demás, o se rebelan o se someten. El problema es que, si consigues lo que quieres, pierdes en términos de relación porque alguien sometido guarda resentimiento hacia ti. Una relación de sólo exigencias no es sostenible.

El cambio que nos propone la CNV es convertir las exigencias en peticiones, porque si pides y te dan, ganas doblemente. Obtienes lo que quieres y cuidas la relación. ¿Y si no te lo dan? Pide, pero antes indaga sobre tus necesidades y anhelos. Conociendo qué necesitas, puedes buscar otra persona u otra estrategia para conseguir satisfacer lo que anhelas y además, la relación no queda afectada al no exigir. ¿Qué te parece? Apliquémoslo con una autoexigencia.

Supón que estás en una prueba importante y te dices “tienes que relajarte, ¡ya !”. Vale, te das cuenta que es una exigencia y que así no lo vas a conseguir. En vez de una exigencia, probemos con una petición.

1ª ¿Qué estoy necesitando en este momento? Parece que tranquilidad. ¿porqué? Porque así haré una buena prueba. Así que, además de tranquilidad quiero eficacia. Vaya!, acabo de descubrir que no sólo necesito tranquilidad, sino que sobre todo necesito eficacia (hacer bien la prueba)

2.- ¿Qué me puedo pedir ahora mismo para tratar de satisfacer estas necesidades?  Quedarme unos minutos meditando satisface la necesidad de relajación, pero no la de eficiencia que es la prioritaria en este momento. Así que lo que podría pedirme es concentrarme en la prueba y comprometerme a buscar un espacio de tranquilidad para practicar meditación, escuchar música o dar un paseo.

También pudiera ser que la necesidad de relajación fuera más intensa que la de eficacia. En este caso, quizás podría parar un minuto, hacer algún ejercicio de relajación, y luego continuar con la prueba. ¿Lo ves? La clave es escuchar lo que necesitamos y pedir sin exigirnos. ¿No crees que es una forma de atender lo que necesitamos sin maltratarnos?

¡Buen viaje!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× ¿Cómo puedo ayudarte?
A %d blogueros les gusta esto: