¿La vida es sueño? Mi peonza virtual “Inception”

Hoy me apetece hablarte sobre lo que es realidad y lo que es sueño y nos parece realidad. Este es un tema muy recurrente y tenemos referencias en el pensamiento hindú, la mística persa, la moral budista, la tradición judeocristiana y la filosofía griega. Por ejemplo, Platón nos hablaba que el hombre vive en un mundo de sueños cautivo en una caverna. Calderón de la Barca nos decía que “la vida es sueño y los sueños, sueños son”. Pero no te asustes, no pretendo hacer un estudio filosófico sobre este tema, sino simplemente acercarme de una forma lo más práctica posible a este tema que me inquieta en cierta forma porque, ¿y si resulta que estamos viviendo en un sueño y no lo sabemos? ¿Quieres acompañarme en este pequeño viaje?

Continuar leyendo

Increíble, pero falso

Imatge relacionadaEn este artículo quisiera compartir contigo alguna reflexión sobre una película que acabo de ver y que me ha llamado mucho la atención. Se trara de “Incríble pero falso” (The Invention of Lying). Os doy la sinopsis sacada directamente de filmaffinity:

“En un mundo donde no existe la mentira, ni siquiera como concepto, donde todos dicen siempre la verdad sin pensar en las consecuencias, Mark Bellison (Ricky Gervais), un perdedor nato, desarrolla inesperadamente la capacidad de mentir y pronto se da cuenta de que la falta de sinceridad tiene grandes ventajas. En ese tipo de sociedad, Mark no tiene problemas para prosperar y hacer fortuna inventándose historias que todo el mundo cree a pies juntillas.”

La idea de la película me parece que parte de una idea muy original y que en muchas ocasiones me ha hecho reír o sonreír, aunque a mi me parece que se desaprovecha esta idea tan original. Pero el objetivo de este artículo no es hacer una crítica de la película sino compartir contigo algunas de las cosas que me ha hecho pensar esta película.

La primera y primordial es que una cosa es mentir y otra cosa es decir todo lo que te pasa por la cabeza sin filtrarlo ni pensar en las consecuencias que puede tener. Esto me recuerda la distinción entre ser sincero y ser un sincericida. Aquí te invito a que veas un pequeño ejemplo de la película que ilustra lo que es para mi un sincericida actuando en un mundo en el que sólo saben comportarse de esta forma.

(Para saber más sobre esta distinción te invito a que leas mi artículo “Sinceros y sincericidas, ¿sabes la diferencia? )

La segunda cosa que me ha llamado la atención de esta película es que las personas de este mundo imaginario, aparte de no saber mentir, no saben la distinción entre hechos y opiniones, lo cual les lleva a situaciones realmente divertidas. Voy a tratar de explicarme mejor.

En la película el protagonista descubre que puede decir mentiras de una forma intencionada y se da cuenta de las ventajas que pude sacar en un mundo en el que el resto de las personas no saben mentir. Este curioso mundo se basa en la siguiente idea: si no sé mentir entonces soy siempre sincero, y si soy siempre sincero siempre digo la verdad. Así que cualquier cosa que diga alguien se asume como verdad, porque nunca se miente. Así que el protagonista que vive en este mundo tan curioso, se da cuenta que puede contar mentiras, o cosas que sabe que no son ciertas, y que de ello puede sacar un beneficio.

Ahora bien, ¿no hay algo que te chirría en este razonamiento que acabo de hacer? Vamos a ver, que yo sea completamente sincero no significa que yo diga la VERDAD y lo escribo con mayúsculas expresamente. Por ejemplo, supón que digo que ayer no nos vimos, pero lo cierto es que sí que nos vimos, lo que ocurre es que no lo recuerdo. Aunque estoy siendo completamente sincero, no estoy diciendo la VERDAD. ¿Ves la diferencia? En la película las personas no tienen clara la diferencia entre verdad y sinceridad lo que convierte a los sineceros en sincericidas.

Finalmente quisiera acabar conectando todo esto con el poder de las creencias. Efectivamente, si yo creo que puedo hacer algo, se desplegaran todas mis potencialidades para hacer posible esa realidad. Pero también funciona en el sentido contrario, es decir, que si yo creo que no soy capaz de hacer algo, se potenciarán todas aquellos aspectos que me impiden hacer esa cosa. Las creencias tienen este poder, que se convierten en profecías que se auto cumplen. ¿Porqué relaciono todo esto con la película?

El poder de las creencias se basa en el hecho que se confunde una idea o una opinión sobre algo, en un hecho y por lo tanto una realidad. Los hechos pueden ser ciertos o falsos mientras que las ideas y opiniones NUNCA son ni ciertos ni falsos, sólo pueden estar bien o mal fundamentados. Conviene recordar que un juicio bien fundamentado no lo convierte en verdad, ni uno mal fundamentado en falso. Los juicios/opiniones y los hechos juegan en ligas diferentes y confundir una cosa con otra nos puede llevar a situaciones tan grotescas como las de la película.

En este sentido las creencias son ideas sobre mi y sobre los demás que confundo con hechos y por lo tanto actúo conforme a ellas porque “creo” que son VERDAD. Por esto quisiera acabar este artículo señalando la importancia de darse cuenta que cualquier idea u opinión que tenemos de nosotros mimos o sobre los demás no son hechos y por lo tanto no son ni verdad no mentira. Lo que ocurre es que muchas veces hay opiniones e ideas que interiorizamos de tal forma que las confundimos con hechos. Es las convierte en creencias pero no son la verdad, la realidad.

inception-spinning-topEs como en la película Origen (Inception). Mientras estan en el sueño las personas piensan que es la realidad y llega un momento en que una cosa y la otra se confunden. Para saber si está viviendo un sueño o la realidad el protagonista utiliza una peonza que hace girar. Si nunca se para es que vive en un sueño.

Así que te invito a que hagas girar tu peonza. Observa aquellas ideas que tienes sobre ti que crees que son ciertas. Para empezar, te propongo que empieces por alguna que te limita o que es muy negativa: “soy perezosa” o “soy descuidado” … no sé. Cosas que piensas sobre ti y que crees que son ciertas. Ahora bien, ¿podría ser que eso, más que una realidad, sea un sueño que parece real? ¿Podría ser que lo que piensas sobre ti sea una de esos casos de profecías que se autocumplen? ¿Qué posibilidades te abriría dudar sobre esto que estás creyendo? Gira la peonza. Quizás te des cuenta que estabas viviendo en un sueño. El primer paso para cambiar tu realidad es despertar de ese sueño.

¡Buen viaje !

¡Eres un inútil!

Es posible que alguien te haya dicho alguna vez “eres un inútil“. Habrá casos que eso no te haya molestado, aunque yo estoy interesado en aquellos casos en los cuales eso sí que te ha afectado.

¿Recuerdas algún caso en concreto? ¿Esta situación te ha bloqueado de alguna manera o ha provocado una escalada de violencia verbal que no te ha llevado a ningún sitio? ¿Te gustaría ver alguna alternativa que te permita ser más flexible y eficaz para otras veces que ese repita? Si tu respuesta es afirmativa entonces te podría resultar de utilidad acompañarme en este artículo, ¿Te apetece?

Continuar leyendo

¿Me puedes decir hola?

Hoy quiero empezar contándote algo que me ha pasado hace poco. Estaba esperando el ascensor en el hall del edificio donde trabajo. Eran aproximadamente las ocho de la mañana. Pulso el botón para que baje el ascensor y me quedo esperando. Mientras espero viene una persona que se queda esperando a mi lado. Le miro para establecer contacto visual y saludar, pero lo otra persona no lo hace y se pone a mirar su móvil.

Al cabo de unos segundos las puertas del ascensor se abren. La otra persona entra en el ascensor y luego lo hago yo. Cada uno marca su piso: yo al sexto, la otra persona al segundo. Vuelvo a mirarle para ver si puedo contactar visualmente con él, pero se queda mirando hacia las puertas del ascensor. Se cierran y esa persona se queda en la misma posición, con la mirada puesta hacia un lugar en el infinito, como si su mirada fuera capaz de traspasar las puertas metálicas y las paredes. Llegamos al segundo. Se abren las puertas y no se gira hacia mi ni dice nada. Simplemente sale.

Yo continuo mi “viaje” hasta el sexto piso. Al salir al rellano me doy cuenta que estoy enfadado, lo cual me sorprende. Lo que ha ocurrido, si lo miras desde el punto de vista de los hechos, no parece ofensivo. No ha habido ninguna cara agresiva, ningún insulto, … nada.  Simplemente no me ha dicho nada ni al entrar ni al salir.

Sin embargo me doy cuenta que tengo un montón de juicios y pensamientos sobre esa persona que acaba de subir conmigo en el ascensor. Por ejemplo, pienso cosas como “Qué antipático que es. No es capaz de mirar a las personas que estamos compartiendo un lugar tan pequeño como un ascensor. Qué desconsiderado hacia los demás. Parece que no le importen para nada las personas….”

Me enfado porque pienso que los demás, en este caso, la otra persona, debería actuar de una forma diferente a como lo está haciendo. Debería saludar y decir hola. Antes de continuar, me gustaría que viéramos juntos algunas cosas.

Lo que hacen los demás tiene una influencia sobre mis sentimientos, pero no es su causa.

Lo primero que me gustaría que veamos juntos es que otra persona persona puede vivir esto que me ha ocurrido, de una forma completamente diferente a la mía. Sin ir más lejos, es posible que tú, en una circunstancia similar, no te enfades. Lo que quiero decir con esto es que, lo que hacen las personas es un factor que influye en mis emociones pero no es su causa. Si fuera así, siempre que ocurren los hechos que te acabo de relatar, me enfadaría yo, tú y todas las personas del mundo mundial, y esto no es así ¿verdad? Por ejemplo, yo puedo recordar otras ocasiones en las que ha ocurrido lo mismo pero no me he enfadado. Si fuera la causa, siempre que ocurre esto, todas las personas del mundo nos enfadaríamos, pero no es así.

La causa de mi enfado es un pensamiento

Me gustaría que vieras conmigo que, lo que hace que me enfade es mi forma de pensar acerca de lo que ha pasado. Mira, por un lado pienso que esa persona esta siendo desconsiderada conmigo al no mirarme ni saludarme. Me estoy diciendo que me falta al respeto. Pero lo que realmente hace que me enfade es que la forma como se comporta considero que es “incorrecta”, es decir, que se “debería” comportar de una forma diferente a como lo ha hecho.

Fíjate que lo que me ocurre es que me convierto en un juez que dicta lo que es un comportamiento correcto del que no lo es. Así, lo inadecuado merece ser castigado. Me revelo contra lo que es y me digo que eso no debería ser así. ¿lo ves?

Todos los juicios tienen un buen motivo

Lo que yo pienso sobre las circunstancias y mis juicios sobre los demás y sobre mí mismo siempre tienen como causa raíz una o varias necesidades y valores universales. Al menos así lo postula la CNV (Comunicación Noviolenta) y todavía no he podido encontrar ningún caso en que esto no sea así. Permíteme que lo aplique a mi ejemplo.

Cuando me estoy diciendo “Qué antipático que es. No es capaz de mirar a las personas que estamos compartiendo un lugar tan pequeño como un ascensor. Qué desconsiderado hacia los demás. Parece que no le importen para nada las personas….” la causa raíz es que hay necesidades/valores universales como la consideración, ver y ser visto por los demás, la conexión y el contacto con los seres humanos, … que son muy, muy importantes para mi y que me están faltando en este momento.

Si estas necesidades no fueran valiosas no tendría estos juicios sobre esta persona y tampoco estaría enfadado en absoluto. De hecho me daría absolutamente igual. ¿Ves lo que quiero decir con que todos los juicios tienen un buen motivo? Siempre hay algún valor o necesidad universal que me está faltando que está en la raíz de mis juicios sobre los demás.

¿Qué hago yo con todo esto?

Comprender que mis juicios hacia la persona del ascensor tienen su raíz en necesidades tan bellas como la consideración, ver y ser visto por los demás, la conexión y el contacto con los seres humanos, me ayuda a conectar con lo que es esencial para mi. Desde este lugar ya no siento rabia ni quiero que los demás se comporten de una forma determinada. Ni siquiera su comportamiento me parece incorrecto a pesar que no sea de mi agrado. De hecho, ahora empiezo a pensar que en la raíz del comportamiento de la otra persona debe haber también unos buenos motivos.

Me encantaría que me hubiera saludado, porque para mí son muy importantes todos estos valores que hemos visto, pero ahora ya no quiero obligar a nadie a que se comporte de una forma determinada. Sabiendo ahora lo que sé, la próxima vez que me pase lo mismo, quizás pueda conectar con estos valores tan importantes y quizás le diga algo como “Buenos días”. A ver qué pasa. Ya te lo contaré.

¡Buen viaje!

El lado oscuro de “tener la razón”

Hoy quisiera explicarte una anécdota que me ha pasado hace poco y que tiene que ver con la experiencia de tener la razón. Es la siguiente: mi hija menor, juega a fútbol y me encanta ir a ver los partidos. En el último partido hubo una jugada en la que el equipo contrario hizo una falta cuando nuestro equipo estaba en un contraataque, lo cual frenó la posibilidad de meter gol. Pero lo peor fue que el árbitro dejó pasar la jugada y no pitó ninguna falta.

– ¡Árbrito falta, ha sido falta! grité indignado y después continué compartiendo mi indignación con los otros padres por semejante injusticia… hasta que unos de los padres dijo.
– Pues a mi me ha parecido que nuestra jugadora ha hecho una falta en ataque.
– ¿Así que te ha parecido que ha hecho falta nuestro equipo?
– Sí, yo lo he visto así.

Ese comentario me hizo volver de golpe de un lugar en el que se estaba la mar de bien: es el lugar de los que tenemos la razón. Sin embargo, este lugar está lleno de peligros. Permíteme que te explique porqué digo esto.

Continuar leyendo

Las vacaciones y vivir el presente

20140927_083828_Unnamed RdEstimado lector, estoy ya de vacaciones y mi ritmo de escritura va a bajar hasta mi regreso: es momento de descansar. Quiero aprovechar estos días para bajar el ritmo y saborear cada pequeño momento. Así que este es mi propósito para este periodo de descanso: vivir cada momento presente como el único posible, sea el que sea. Porque cuando juzgo que lo que pienso, o lo que siento no me gusta, huyo de eso que es y entonces dejo de estar en contacto con lo que es está siendo la vida misma.

Así que, para sentirme más en contacto con la vida, sólo por unos días, quiero probar a abandonar la idea de buscar la paz, porque si quiero buscar la paz y no estoy en paz, entonces pensaré que no es lo que debería estar sintiendo y eso es volver al lugar donde no quiero estar. Sólo por unos días quiero ser más consciente de lo que estoy viviendo en cada momento y quedarme ahí, un ratito más, antes de hacer nada para cambiarlo. Sólo por unos días, quiero ser más consciente, para ver que pasa… y te lo explico a la vuelta, ¿vale?

Para acabar, creo que esta vez voy a ser yo quien voy a pedirte una cosa para mi: me gustaría que me desees…

¡Buen viaje!

Mirar más allá de las etiquetas

Hoy quiero hablarte de algo que alguna vez ya hemos visto: se trata de las etiquetas. Entiendo por etiquetas todo aquello que pienso y opino sobre una persona. Quiero a volver a hablarte de ello porque es una asunto que yo creo que tiene mucha importancia en nuestras relaciones personales. A continuación te explico porqué pienso así.

Algo sobre las etiquetas

Las etiquetas que yo tengo sobre las personas son juicios que se basan en mis experiencias pasadas con esa persona. Ya hemos visto juntos en alguna otra entrada que una cosa son los hechos y otra cosa diferentes son los juicios y opiniones (¿Sabemos diferenciar juicios de opiniones?) y que estos últimos no son nunca ni verdaderos ni falsos, sino que las opiniones que tenemos sobre las personas sólo pueden estar bien o mal fundamentados.

Aunque una opinión esté bien fundamentada, es decir, que tiene una base sólida de hechos que lo sostienen, seguirá siendo una opinión y no por ello pasará a ser una afirmación cierta. Por la misma razón, un opinión por ser generalizada no pasará a ser una certeza, y se quedará en eso, en opinión generalizada.

Esto es muy importante tenerlo en cuenta porque cuando uno se olvida de este matiz importante entonces los juicios y opinbiones se convierten en certezas y verdades absolutas. Cuando entro en este terreno entonces ya nada es opinable y la etiqueta o juicio queda congelada como algo cierto.

Continuar leyendo

Desconectar el parloteo mental para conectar con la vida.

smartphones¿Te haz fijado cómo el móvil puede captar y absorber toda nuestra atención? Te invito a que durante una jornada observes las personas que tienes a tu alrededor y de qué forma interactúan con el móvil. Te puedes fijar en aquellos momentos en los que no hay nada que hacer, como cuando se está viajando en transporte público, o se está haciendo cola para alguna cosa. También puedes observar aquellos momentos en los que sí que hay algo que hacer, como por ejemplo, comiendo con alguien en un restaurante, tomando una copa en un bar o en una reunión de trabajo.

Puedes observar qué ocurre cuando paseas por las calles de una ciudad. A mi me ha ocurrido que voy paseando y en ocasiones tengo que pararme o cambiar mi trayectoria si quiero evitar chocar con una persona absorta mirando su pantalla del móvil. Sin ir más lejos el otro día casi choco con una persona en la calle y esta vez era yo el que iba consultando una conversación de whatsup.

A mi me llama mucho la atención cómo enseguida surge el impulso a tomar el móvil y cómo se hace casi insoportable. ¿Tendré un mensaje de e-mail urgente? ¿Me han enviado un whatsup? ¿Qué música podría estar escuchando ahora? ¿Porqué no jugar al Candy Crush? La oferta de distracción que nos ofrece el smart phone conectado a internet es inmenso.

Ahora bien, ¿cual es el efecto de estar permanentemente pendientes de nuestro móvil? Pues que la atención sólo puede estar en un lugar y si está en la pantalla no lo está en el todo los demás. ¿Y qué es todo lo demás? Pues ni más ni menos que la vida. Efectivamente, fuera de nuestra pantalla de nuestro móvil la vida late independientemente que nosotros le prestemos atención o no. Mientras estamos conectados a la pantalla del móvil nos desconectamos de lo que ocurre ahí fuera, en definitiva nos desconectamos de la vida real. El siguiente vídeo explica esto mismo:

Sin embargo hoy quiero utilizar este efecto de estar conectado continuamente al móvil para hablarte de otra cosa que también me desconecta de la vida como si de un smartphone se tratara: me refiero a mis pensamientos. Permíteme que me explique un poco mejor.

En el vídeo hemos visto cómo el poner la atención en el móvil distrae de todo lo que pasa alrededor, en definitiva, me desconecta de la vida. Te cuento esto porque, cuando me quedo pensando sobre las cosas, dándole vueltas y más vueltas, se produce el mismo efecto que cuando me quedo absorto mirando el móvil y pierdo el contacto con lo que está pasando en el mundo. Bueno, exactamente de vista no, porque yo puedo seguir mirando lo que pasa en el exterior, pero estoy tan absorto en mis pensamientos que miro tan superficialmente que no veo. (enlace a la entrada : Miro pero no veo)

Por ejemplo, puedo pasar delante de un amanecer magnífico mientras voy de camino al trabajo pero si mi mente está dándole vueltas a la próxima reunión y está pensando cómo va a ser la jornada, voy a ser incapaz de verla. Estará delante mío pero mi parloteo mental me impedirá ver lo que hay más allá de mis pensamientos. Este es el efecto que tiene mi parloteo mental: me desconecta de la vida. (Enlace a la entrada: Observar sin juzgar, ¿es eso posible?)

Cómo reconectar con la vida

Bueno, hay multitud de métodos y disciplinas para volver a conectar con uno mismo y con la vida: meditación, mindfulness, … Yo quiero ser menos ambicioso y de momento, mi reto será sólo darme cuenta que estoy metido en mi parloteo mental y por lo tanto, que estoy desconectado de lo que pasa ahí fuera, es decir, de la vida. ¿Quieres probar tú y me cuentas?

¡Buen viaje!

P.D. Si quieres aquí tienes alguna entrada más que podría serte de utilidad:

 

Te miro, pero no te veo.

El otro día viajaba en autobús y cerca de donde yo estaba sentado había una familia con niños pequeños que me llamó la atención porque sólo iban acompañados de su padre, que era ciego. La cuestión es que iban hablando animadamente hasta que llegó el momento de apearse. Entonces el padre avisó a sus hijos que ya tocaba bajar. No sé cómo lo supo, sin embargo no fue eso lo que más llamó mi atención. Lo que verdaderamente me sorprendió fué lo que les dijo antes de bajar : ¡Cuidado con el escalón ! ¿Te lo puedes creer? Un invidente avisando de la existencia de un escalón a sus hijos que veían perfectamente.

Esto me recuerda que el otro día escuché una conferencia de Joan Garriga titulada “El buen amor en pareja”. En un momento dado, explicó que había leído un libro en el que se narraba la historia de una persona ciega que contrataba a alguien para que le acompañara y le explicase las cosas que iba viendo. Lo que pasaba es que, el ciego era una persona era muy exigente: no tenía suficiente con que le dijera cosas como: “Ahora está pasando un coche” si no que le pedía toda clase de detalles, como por ejemplo, cómo era la calle, si había mucho o poco tránsito, cómo era el coche, a qué velocidad pasaba, cuantas personas iban dentro de él,… Esto le suponía tener que poner toda su atención en lo que veía para poder explicárselo con todo lujo de detalles a su cliente. Entonces Joan Garriga dijo una frase que me encantó:

“… y entonces el que no era ciego aprendió a ver”

Efectivamente, la mayor parte del tiempo, miro pero no veo. Paso superficialmente por las cosas que pasan delante de mis ojos sin prestarles verdadera atención. Yo me pregunto ¿Qué es lo que me impide ver cuando miro? Supongo que alguna vez te ha pasado que vas caminando por la calle y miras, pero no ves que los arboles están brotando, porque es primavera. Quizás te hayas cruzado con un niño y no hayas visto su cara sonriente mientras pasea con su fantástcio patinete. Es posible que no hayas visto esa pareja de ancianos, agarraditos, dándose apoyo y sostén mientras pasean por la calle. O quizás no hayas visto cómo sale el sol entre los edificios de tu ciudad, mientras vas de camino a tu trabajo. Miramos pero no vemos. ¿Porqué? Me encantaría que me dieras tu respuesta. Yo te doy la mía.

Continuar leyendo

Tormentas imaginadas

Imagina la siguiente situación. Salgo de un local y está cayendo una tormenta tan fuerte que ni con paraguas me atrevo a salir. Me pongo ansioso porque tengo una cita en otro lugar y no quiero llegar tarde. Entonces miro al cielo esperanzado de ver algún indicio de que la tormenta va a amainar, pero no, y me invade un pensamiento pesimista: “nunca va a parar de llover“.

Entonces me quedo ahí, esperando, con la sensación que estoy atrapado. Entonces ocurre algo inesperado: la tormenta amaina y puedo salir. Entonces me pregunto cómo es que no he tenido más confianza en que iba a parar, cuando es eso lo que siempre me acaba ocurriendo. Es como si tuviera una tendencia a pensar que cuando está oscuro y cae una tormenta, se va a prolongar para siempre. En cambio los hechos son testaduros y mi experiencia me dice que siempre acaba por amainar. Como dice el refrán

No hay mal que cien años dure

¿A ti nunca te ha pasado algo parecido? Te lo digo porque a menudo tengo esa misma sensación cuando me asaltan pensamientos negativos (5 pasos para romper el círculo vicioso de los pensamientos y sentimientos desagradables) que son como una tormenta, pero que vive en mi mente. Al igual que me ocurre con las tormentas naturales, también pienso que nunca acabarán. Así que, a mi me iría bien que alguien me recordara que igual que empiezan, acaban. No hay excepción. Saber eso me daría tranquilidad.

Entonces, ¿porque no hacer lo mismo con mis tormentas mentales? ¿Porqué no dejo que descarguen y se vayan? Si quisiera hacer esto ¿Cómo se haría?

Continuar leyendo