Querer consolar a los demás no es empatía

Hoy qImatge relacionadauiero compartir contigo algo que sucedió en un grupo de práctica de CNV que facilito porque me pareció muy enriquecedor. Durante la sesión uno de los asistentes compartió con el grupo su tristeza por una situación que vivió como un fracaso. Al oír su testimonio, otro miembro del grupo, le dijo lo siguiente:

– Ya sé que lo que voy a decirte no es empatía, pero lo que cuentas me parece que no es un fracaso sino que en realidad me parece un auténtico éxito, porque ….”

Cuando acabó le pregunté:

– Si crees que lo que acabas de hacer no es ser empático y a pesar de saberlo, lo has hecho,… me pregunto qué necesidad tuya estaba viva cuando en vez de dar empatía has tratado de animar y consolar a la otra persona. 
– Quería contribuir a su bienestar
– ¿Te parece que le preguntamos a esa persona si eso que has hecho le ha servido para contribuir a su bienestar?

Entonces la otra persona contestó que el hecho de consolarla no le había gustado porque no se había sentido escuchada ni comprendida. Efectivamente, minimizar o tratar de animar a alguien, puede resultar frustrante para la persona que lo recibe. ¿No te ha ocurrido que explicas algo que te ha sentado mal y la otra persona te dice que te animes o que no tiene importancia? A mi no sólo no me gusta, sino que a veces incluso me molesta, porque pienso consolando o minimizando en cierta forma me está diciendo que lo que estoy sintiendo no es legítimo…

Más tarde, esta misma persona manifestó que tratar de consolar era un patrón de conducta hacia los demás que no podía evitar. Reconocer un patrón de comportamiento requiere mucha conciencia y es el primer paso para que lo podamos cambiar. Así que nos dispusimos a indagar sobre ello.

– Es bueno darse cuenta que tratar de consolar a alguien no es una actitud empática, porque estás tratando de imponer o cambiar un estado anímico a la otra persona. Detrás de este comportamiento tuyo hay una necesidad muy poderosa que trata de ser satisfecha y que no encuentra otro camino que hacer que el otro deje de sentirse triste a cualquier precio triste...

Entonces le pregunté:

– ¿Qué necesidad tuya estás tratando de satisfacer cuando quieres que la otra persona deje de estar triste a toda costa?
– Cuando alguien está triste me siento muy incómoda. Casi no puedo soportarlo.
– Así que consolar al otro responde a tu necesidad de tranquilidad, ¿no?
– Sí
– Parece como si el sentimiento de tristeza fuera muy difícil para ti. ¿Es así?
– Sí
– Entonces tratar que el otro no se sienta triste es una estrategia para satisfacer tu necesidad de tranquilidad
– Sí…

Vaya ejercicio de honestidad personal, no te parece? Y aquí está el aprendizaje. Todos tenemos algún sentimiento que no nos permitimos o que nos resulta más difícil sentir. En este caso era la tristeza. Saberlo es algo muy importante porque cuando lo reconocemos en el otro es probable que tengamos una tendencia a que el otro no la sienta. Aquí conviene ser honesto y darnos cuenta que en realidad queremos que el otro no esté triste sobretodo para nuestro propio bienestar y tanto para el del otro. Lo que nos ocurre es que no sabemos manejarnos muy bien con ese sentimiento y pensamos que al otro le ocurrirá lo mismo, pero no tiene porqué ser así.

Y si consolamos al otro no le estamos dando empatía, y sin empatía, el otro no puede sanarse a través de nuestra presencia empática. Así que la próxima vez que tengas unas ganas irrefrenables de consolar a alguien, pregúntate si el que está necesitando empatía eres tú y luego decide si quieres cuidar de ti, o olvidarte de ti mismo por un momento para acompañar a la otra persona con su sentir, sin quererlo cambiar, sólo dando al otro tu presencia empática. Eso a mi me parece un auténtico regalo.

¡Buen viaje!

Cuatro maneras de escuchar mensajes difíciles

Resultat d'imatges de escucharEn la entrada de hoy me gustaría compartir contigo una situación en la que nos encontramos muchas veces, que es la de recibir un mensaje que nos resulta difícil de escuchar. En este artículo espero poder ofrecerte alternativas más allá de las conocidas, ¿te parece acompañarme?

Las 4 maneras de escuchar un mensaje difícil

Lo primero que tendríamos que ver es que es escuchar un mensaje difícil. Lo primero que podríamos decir es que un mensaje puede ser difícil de escuchar para mí y en cambio para ti no lo sea. Esto es quizás la primera cosa que podríamos tener en cuenta. Entiendo que un mensaje difícil es aquel que no me gusta escuchar. Pongamos un ejemplo, Supón que alguien me dice lo siguiente “Eres un desconsiderado por no avisarme que ibas a ir a aquella fiesta“. Me molesta escuchar eso porque siempre aviso y esta vez me despisté y no lo hice.

Voy a utilizar este ejemplo para describir las cuatro maneras, según la CNV, para responder a este tipo de comentarios.

1.- Culpar a los otros

Este tipo de comentarios son recibidos como un ataque, así que el primer impulso es responder con otro ataque culpando a la otra persona. Podría ser algo como lo siguiente: “Mira quien ha ido a hablar, la que se va sin despedirse ni decir nada a nadie…” ¿Te suena? 😉

2.- Culparse a uno mismo

El ataque recibido, en vez de producir una explosión, lo que puede hacer es una implosión, es decir culparse uno mismo por lo ocurrido. Así que podría ser algo así como “Es verdad, tiene razón, soy un desconsiderado y tendría que haber avisado”. Como ves, el ataque ahora se dirige hacia uno mismo. Ya no sé qué es peor. Veamos alguna alternativa más para salir de este círculo tan dañino.

3.- Expresión honesta de nuestras necesidades y sentimientos

Esto ya suena un poco más diferente a los que estamos acostumbrados, ¿verdad? De lo que se trata es de darse cuenta que el comentario me está afectando y escucharnos y tenernos en cuenta antes de hacer ninguna cosa. Se trata de parar y hacernos las siguientes preguntas ¿qué estoy sintiendo ahora mismo? ¿Qué necesidades y valores universales son importantes para mi en esta situación y me están faltando? Quizás estoy enfadado porque pienso que siempre la he tenido en cuenta y para una vez que me despisto, me tira la caballería encima…

Después de darme cuenta de ello podría decirle lo siguiente: “Oye, cuando me dices esto, me siento entre enfadado y frustrado porque me gustaría que valoraras las muchas veces que te he tenido en cuenta porque eres una persona importante para mí“. Supongo que ya ves que esta respuesta ya se sale de lo que acostumbramos a hacer. Pero incluso podemos hacer una salto más.

4.- Escuchar las necesidades y sentimientos de la otra persona: ofrecer empatía

Para llegar a este estadio creo que es necesario haber pasado por el paso 3, aunque no lo hayamos verbalizado. De lo que se trata es de tratar a la otra persona de la misma forma que hemos hecho con nosotros mismos, es decir, darle empatía tratando de imaginar que sentimientos y necesidades tenía esa persona en el momento que me dijo lo que me dijo. Así que ahora se trata de olvidarse de uno mismo y centrarse en la otra persona. Por eso te digo que para llegar al paso 4 antes conviene haber pasado por el 3. Pongámoslo en acción.

Vamos a ver, cuando esa persona me dijo que era un desconsiderado, ¿qué podría estar sintiendo? Y sobretodo, ¿qué necesidades y valores que son importantes para ella no estaban presentes? Seguramente estaba enfadada, lo puedo reconocer por el tono con el que me lo dijo. Supongo que para ella era muy importante asistir a esa fiesta,… No sé cual debe ser el motivo. Puede ser que fuera alguien que le interesa mucho, o simplemente quería pasarlo tan bien como nosotros. Supongo que también debe ser importante formar parte del grupo. Así que le podría estar faltando compañía, pertenencia al grupo, ser tenida en cuenta y valorada como un miembro valioso. Ahora ya imagino cuales podrían ser las necesidades que le están faltando cuando me hizo ese comentario. Bueno, aunque todo esto son sólo suposiciones mías. Lo importante es saber qué pasa a esa persona así que se lo podría preguntar. Diría algo como lo siguiente:

– Cuando me dices esto, supongo que estás enfadada porque para ti es muy importante que te consideremos como una persona importante y valiosa del grupo. ¿Es así?

Si acertamos, perfecto, pero si no, podemos volver a preguntar, porque lo importante no es acertar sino nuestra actitud de interés por sus sentimientos y necesidades. Es muy probable que después de eso, esa persona se haya tranquilizado porque ya ha sido escuchada y entendida, que es lo que todos los seres humanos necesitamos cuando estamos enfadados.

Una vez esa persona ya ha sido escuchada, sí que estaría más dispuesta a escucharnos, así que podríamos intervenir nosotros para decirle cómo nos hemos sentido cuando nos hablado de esa forma, siempre en términos de necesidades y sentimientos. Así la conversación podría haber sido algo así:

– Sí es lo que dices. Estaba enfadada porque pensaba que me estabais dejando de lado.
– Ya veo. Quieres estar con todo el grupo, disfrutar juntos y que te veamos como valiosa para el grupo.
– Sí, eso.
– ¿Te va bien si te explico ahora qué me ha pasado cuando me has dicho eso?
– Vale
– Pues lo que me ha pasado es que me he sentido primero enfadado y luego triste porque me gustaría que pudieras ver lo valiosa que eres para mi y cómo te he tenido en cuenta en otras ocasiones. También triste porque no me di cuenta de lo importante que era para ti esta fiesta. Me olvidé de avisarte y me entristece que este despiste ta haya dolido tanto.
– Bueno, lo importante es que lo hayamos aclarado. Además me ha gustado mucho oírte decir que soy importante para ti.
– Pues claro !
– Pues no hay problema, todos nos despistamos alguna vez. Dame un abrazo !

Conclusiones

En este artículo hemos visto juntos las cuatro maneras de responder a mensajes difíciles. Las dos primeras se basan el modelo del ataque defensa. Las dos segundas se basan en que, todo comportamiento es un intento de satisfacer necesidades y valores universales, aunque en ocasiones la estrategia que se utiliza sea trágica. La capacidad de traducir comportamientos a necesidades y sentimientos nos permite conectar con nosotros mismos y con los demás y romper las dinámicas del ataque, defensa que tanto dolor y malos entendidos causan. ¿Qué posibilidades nos abre el todo esto?

¡Buen viaje!

P.D. Ahora tienes la posibilidad de aprender poniendo en práctica los 4 pasos de la CNV, la expresión honesta y la escucha empática, asistiendo a mis talleres. Estaré encantado si vienes para practicar esta forma de comunicarte contigo y con los demás. Consulta la sección de eventos.

Cambiar de perspectiva no es lo mismo que hacer concesiones

Resultat d'imatges de perspectivaHay ocasiones en las que, en una discusión, una de las partes decide hacer una concesión para evitar un conflicto. A corto plazo puede ser una buena solución. Sin embargo, el conflicto en realidad no se ha resuelto sino que se ha aplazado. La parte que cede y hace una concesión puede generar resentimiento hacia la otra parte. Si esto se convierte en un patrón que se repite en el tiempo, el resentimiento se acumula y puede pasar que una circunstancia aparentemente insignificante desate un gran conflicto. Es aquello de “traga sapos y vomita dragones“.

Así que mi propuesta de hoy para ti es que, en vez de hacer concesiones, lo que hagamos es un cambio de perspectiva que no tiene el inconveniente de generar resentimiento y respuestas explosivas y permite generar soluciones eficaces. Si quieres saber cual es la diferencia y como se puede hacer te recomiendo que continúes leyendo este artículo. ¿Me acompañas?

Continuar leyendo

Me siento juzgado, ¿es eso un sentimiento?

Muchas veces oigo expresiones como “me siento juzgado” o “me siento rechazado” y me pregunto, ¿es eso un sentimiento? Si no lo es, se le parece mucho. En todo caso ¿qué importancia podría tener que eso no sea sentimiento? Si quieres encontrar respuestas a estas preguntas te invito a que leas este artículo, ¿me acompañas?

Continuar leyendo

Interrumpir para contribuir a la vida

Resultat d'imatges de interrumpirHoy quisiera hablarte sobre cuando y cómo interrumpir a una persona cuando una conversación pierde vida y se convierte en algo insatisfactorio. Porque, ¿a ti no te ha pasado alguna vez estar en una conversación con alguien en la que, por no interrumpir, te conviertes en una papelera de palabras? Así que lo que te propongo que miremos juntos cómo podríamos mirar esto desde la perspectiva de la CNV (Comunicación Noviolenta), ¿te apetece?

Las conversaciones faltas de vida

Efectivamente, hay momentos en que las conversaciones dejan de ser vivas, perdemos interés y por no interrumpir nos quedamos en una actitud pasiva, diciendo que sí con la cabeza pero sin escuchar verdaderamente a nuestro interlocutor. Si esta situación no es para ti un problema entonces este artículo no te va aportar nada. Ahora bien, en esta situación quizás te gustaría interrumpir, no para tener un espacio para hablar tú, sino para reavivar la llama de la conversación que parece que se ha consumido. En este caso, este artículo puede aportarte algo útil. ¿Me acompañas?

Continuar leyendo

¿Te cuesta expresar gratitud? ¿Y recibirla? la diferencia entre cumplidos y agradecimientos

Resultat d'imatges de agradecimientoCon este artículo quiero darte la bienvenida a mi blog después del paréntesis del mes de agosto, que es mi período vacacional. Este año ha sido el primero desde que empecé el blog en noviembre del 2011 que no he mantenido mi costumbre de publicar un artículo cada semana. Espero que seas comprensivo conmigo. En mi blog estan a tu disposición los 253 artículos publicados hasta ahora.

Ya tenía ganas de volver a conectar contigo, y quisiera hacerlo para hablarte sobre las dificultades que podemos tener para expresar la gratitud hacia los demás i/o para recibir un agradecimiento que alguien nos hace. ¿Te apetece acompañarme?

Continuar leyendo

“Todo lo que nos irrita de los demás puede conducirnos a la comprensión de nosotros mismos” C. Jung

Hoy empiezo con esta cita de Carl J. Jung porque me parece una manera excelente de introducir el concepto de Necesidades según la Comunicación Noviolenta (CNV) y el papel central que juegan en la comprensión del ser humano. Pero mi propuesta no es una viaje teórico sobre la naturaleza humana sino que voy a tratar de explicarte qué sentido tiene para mi esta cita de Jung. ¿Me acompañas?

Continuar leyendo

Las consecuencias de culpabilizar a los demás de nuestros sentimientos

En muchas ocasiones oigo decir cosas similares a “él me ha hecho sentir mal” o “Me has hecho llorar“… Estos son ejemplos que demuestran de qué forma hacemos responsables a los demás nuestros sentimientos. La lógica que hay detrás de esto es algo parecido a lo siguiente: La otra persona hace algo, yo me siento mal (aunque no sea muy consciente de ello), así que la otra persona es culpable que yo me sienta mal.

Hoy quisiera hablar de esto porque esta forma de pensar tiene grandes inconvenientes y me gustaría aportarte una alternativa a la ya conocida de culpabilizar a los otros o a ti mismo, por sentirte como te sientes. Lo que se trata de estar o no en lo cierto, sino de ampliar tu campo de posibilidades para que tú elijas qué hacer ¿te apetece?

Continuar leyendo

Eres un inútil, 2ª parte. El enfoque de la CNV

En la entrada anterior vimos juntos lo que ocurría cuando alguien nos decía algo parecido a “Eres un inútil“, nos sentíamos molestos por ello y queríamos disponer de alguna respuesta diferente a las ya conocidas. La primera que repasamos fue la de responder al “ataque” con un contraataque, como por ejemplo “Pues mira que tu !“. La segunda que vimos fue, atacarse a uno mismo, por ejemplo decir “Sí, es verdad, soy un desastre, todo lo hago mal“. La tercera que vimos fue la de huir, es decir, irse sin decir nada.

Lo que planteamos en el último post fue, ¿hay alguna otra forma de responder que no sea, atacar, contra atacar o huir? ¿Hay alguna manera de responder que suponga que yo sea tenido en cuenta sin que ello suponga responder de alguna de estas formas? Yo creo que sí y si me acompañas lo veremos juntos tal y como te prometí en mi último post.

Continuar leyendo

¡Eres un inútil!

Es posible que alguien te haya dicho alguna vez “eres un inútil“. Habrá casos que eso no te haya molestado, aunque yo estoy interesado en aquellos casos en los cuales eso sí que te ha afectado.

¿Recuerdas algún caso en concreto? ¿Esta situación te ha bloqueado de alguna manera o ha provocado una escalada de violencia verbal que no te ha llevado a ningún sitio? ¿Te gustaría ver alguna alternativa que te permita ser más flexible y eficaz para otras veces que ese repita? Si tu respuesta es afirmativa entonces te podría resultar de utilidad acompañarme en este artículo, ¿Te apetece?

Continuar leyendo