Increíble, pero falso

Imatge relacionadaEn este artículo quisiera compartir contigo alguna reflexión sobre una película que acabo de ver y que me ha llamado mucho la atención. Se trara de “Incríble pero falso” (The Invention of Lying). Os doy la sinopsis sacada directamente de filmaffinity:

“En un mundo donde no existe la mentira, ni siquiera como concepto, donde todos dicen siempre la verdad sin pensar en las consecuencias, Mark Bellison (Ricky Gervais), un perdedor nato, desarrolla inesperadamente la capacidad de mentir y pronto se da cuenta de que la falta de sinceridad tiene grandes ventajas. En ese tipo de sociedad, Mark no tiene problemas para prosperar y hacer fortuna inventándose historias que todo el mundo cree a pies juntillas.”

La idea de la película me parece que parte de una idea muy original y que en muchas ocasiones me ha hecho reír o sonreír, aunque a mi me parece que se desaprovecha esta idea tan original. Pero el objetivo de este artículo no es hacer una crítica de la película sino compartir contigo algunas de las cosas que me ha hecho pensar esta película.

La primera y primordial es que una cosa es mentir y otra cosa es decir todo lo que te pasa por la cabeza sin filtrarlo ni pensar en las consecuencias que puede tener. Esto me recuerda la distinción entre ser sincero y ser un sincericida. Aquí te invito a que veas un pequeño ejemplo de la película que ilustra lo que es para mi un sincericida actuando en un mundo en el que sólo saben comportarse de esta forma.

(Para saber más sobre esta distinción te invito a que leas mi artículo “Sinceros y sincericidas, ¿sabes la diferencia? )

La segunda cosa que me ha llamado la atención de esta película es que las personas de este mundo imaginario, aparte de no saber mentir, no saben la distinción entre hechos y opiniones, lo cual les lleva a situaciones realmente divertidas. Voy a tratar de explicarme mejor.

En la película el protagonista descubre que puede decir mentiras de una forma intencionada y se da cuenta de las ventajas que pude sacar en un mundo en el que el resto de las personas no saben mentir. Este curioso mundo se basa en la siguiente idea: si no sé mentir entonces soy siempre sincero, y si soy siempre sincero siempre digo la verdad. Así que cualquier cosa que diga alguien se asume como verdad, porque nunca se miente. Así que el protagonista que vive en este mundo tan curioso, se da cuenta que puede contar mentiras, o cosas que sabe que no son ciertas, y que de ello puede sacar un beneficio.

Ahora bien, ¿no hay algo que te chirría en este razonamiento que acabo de hacer? Vamos a ver, que yo sea completamente sincero no significa que yo diga la VERDAD y lo escribo con mayúsculas expresamente. Por ejemplo, supón que digo que ayer no nos vimos, pero lo cierto es que sí que nos vimos, lo que ocurre es que no lo recuerdo. Aunque estoy siendo completamente sincero, no estoy diciendo la VERDAD. ¿Ves la diferencia? En la película las personas no tienen clara la diferencia entre verdad y sinceridad lo que convierte a los sineceros en sincericidas.

Finalmente quisiera acabar conectando todo esto con el poder de las creencias. Efectivamente, si yo creo que puedo hacer algo, se desplegaran todas mis potencialidades para hacer posible esa realidad. Pero también funciona en el sentido contrario, es decir, que si yo creo que no soy capaz de hacer algo, se potenciarán todas aquellos aspectos que me impiden hacer esa cosa. Las creencias tienen este poder, que se convierten en profecías que se auto cumplen. ¿Porqué relaciono todo esto con la película?

El poder de las creencias se basa en el hecho que se confunde una idea o una opinión sobre algo, en un hecho y por lo tanto una realidad. Los hechos pueden ser ciertos o falsos mientras que las ideas y opiniones NUNCA son ni ciertos ni falsos, sólo pueden estar bien o mal fundamentados. Conviene recordar que un juicio bien fundamentado no lo convierte en verdad, ni uno mal fundamentado en falso. Los juicios/opiniones y los hechos juegan en ligas diferentes y confundir una cosa con otra nos puede llevar a situaciones tan grotescas como las de la película.

En este sentido las creencias son ideas sobre mi y sobre los demás que confundo con hechos y por lo tanto actúo conforme a ellas porque “creo” que son VERDAD. Por esto quisiera acabar este artículo señalando la importancia de darse cuenta que cualquier idea u opinión que tenemos de nosotros mimos o sobre los demás no son hechos y por lo tanto no son ni verdad no mentira. Lo que ocurre es que muchas veces hay opiniones e ideas que interiorizamos de tal forma que las confundimos con hechos. Es las convierte en creencias pero no son la verdad, la realidad.

inception-spinning-topEs como en la película Origen (Inception). Mientras estan en el sueño las personas piensan que es la realidad y llega un momento en que una cosa y la otra se confunden. Para saber si está viviendo un sueño o la realidad el protagonista utiliza una peonza que hace girar. Si nunca se para es que vive en un sueño.

Así que te invito a que hagas girar tu peonza. Observa aquellas ideas que tienes sobre ti que crees que son ciertas. Para empezar, te propongo que empieces por alguna que te limita o que es muy negativa: “soy perezosa” o “soy descuidado” … no sé. Cosas que piensas sobre ti y que crees que son ciertas. Ahora bien, ¿podría ser que eso, más que una realidad, sea un sueño que parece real? ¿Podría ser que lo que piensas sobre ti sea una de esos casos de profecías que se autocumplen? ¿Qué posibilidades te abriría dudar sobre esto que estás creyendo? Gira la peonza. Quizás te des cuenta que estabas viviendo en un sueño. El primer paso para cambiar tu realidad es despertar de ese sueño.

¡Buen viaje !

Un deseo personal…

Amanecer en Barcelona (F.Bonada)

Hoy quiero compartir contigo un deseo personal y una determinación: vivir cada momento como el único posible. Quiero estar en contacto con lo que es y dejar de lado lo que debería ser. Quizás te preguntes, ¿a qué viene ahora esto? Pues resulta que quiero vivir la vida despierto, sintiéndome vivo, y eso significa vivir para lo agradable y también para lo desagradable.

Porque cuando pienso que lo que estoy sintiendo no me gusta, entonces quiero huir de eso, o bien trato de anestesiar esa sensación y la anestesia me duerme para todo, para lo bueno y lo malo. No es selectiva. Y también porque si no sé estar con lo que no me gusta, tampoco sabré estar plenamente cuando me ocurre algo que me gusta. La cuestión es, ¿cómo hacer para vivir la vida despierto?

Pues, por ejemplo, quiero probar de abandonar la idea de perseguir sólo la paz, porque en la paz está embebida la no paz. En cambio, en la aceptación incondicional de lo que es, no hay lucha, no hay conflicto, no hay separación entre yo y el mundo. Hay disfrute pero no hay apego. Hay dolor, pero nunca sufrimiento. Simplemente las cosas son, y ya está. ¿Cómo puedo llamar eso? Si lo llamo de alguna forma ya estoy etiquetando, juzgando y por lo tanto volviendo al paradigma del cual quería huir. Así que quizás sea mejor quedarse ahí, en ese sutil y frágil estado de atención y aceptación amorosa hacia lo que es. Quiero que mis acciones surjan desde ese lugar.

En este camino quiero decirte que la CNV me ayuda a conectar con lo que está vivo en mi y en los demás, en cada momento. Así que cuando aplico la CNV hacia mi, lo que estoy haciendo en realidad es un acto de amor profundo y de aceptación incondicional hacia mi mismo y hacia lo que está siendo. ¡Qué bien me sienta sentir eso y qué beneficios supone para todos los seres que me rodean! En este momento la CNV es mucho más que una simple herramienta de comunicación …

Para acabar, creo que esta vez te voy a pedir una cosa: me gustaría que en este proceso me desees…

¡Buen viaje!

La diferencia entre Independencia e Interdependencia

Resultat d'imatges de castellers¿Cuál es la diferencia entre independencia e interdependencia? La diferencia puede parecer sutil aunque saberla podría tener impacto, sobretodo si lo aplicamos a la forma con la que nos relacionamos con las personas. Así que, mi propuesta de hoy es explicarte cómo veo esta distinción para que lo puedas aplicar a la forma con la que te relacionas con las personas y con el mundo en general. ¿Me acompañas?

Continuar leyendo

La intuición empática frente a las conjeturas intelectuales

Resultat d'imatges de conjeturaHoy quisiera hablarte de la diferencia entre tener una intuición empática de lo que es tener conjeturas intelectuales, situándolo en el marco de una conversación. Concretamente, me refiero a ese diálogo interno que se produce cuando estás escuchando a otra persona.

Para explicarte esta distinción creo que lo mejor será hacerlo a través de un ejemplo. Supón que vienes un día a verme y me dices que quieres explicarme una cosa que te inquieta y empiezas a hablarme, y yo me quedo en silencio. En tu conversación me explicas algo que me dispara en siguiente pensamiento:

  • “Ah mira, lo que yo creo que le está pasando es que quiere una cosa pero lo que expresa es otra cosa diferente. Quizás me está tratando de ocultar algo o se está auto engañando.”

Esto podría ser el ejemplo de una conjetura intelectual en el sentido que es algo que yo pienso que podría pasarte desde una perspectiva intelectual, mental. Analizo, comparo con mis patrones y modelos mentales y hago un diagnóstico de lo que podría estar pasándote.

Ahora que estamos de acuerdo respecto a lo entiendo como una conjetura intelectual te explicaré qué es para mi la intuición empática. Se parece a la anterior en el sentido que la intuición empática también indica que es algo presuntivo, es decir, que no tengo certeza sobre eso. Sin embargo, esa intuición se emite no desde algo intelectual sino desde la empatía, desde el corazón. Desde luego es una forma de hablar metafórica, no literal pero a mi me parece útil para entender mejor la diferencia.

Te propongo utilizar el mismo ejemplo que antes para ver mejor esa diferencia. Recuerda que vienes a verme para explicarme algo que te inquieta. Tendría una intuición empática si pensara de la siguiente forma.

  • “Vale. Me doy cuenta que cuando pienso que quizás estás tratando de ocultar algo entonces me siento inquieto porque necesito claridad y es algo que yo valoro y necesito. También me parece intuir incomodidad en tu expresión, quizás porque también esté necesitando claridad u honestidad, aunque no tengo ninguna certeza sobre eso. La única manera de saber es preguntártelo, así que es lo que voy a hacer ahora mismo.”

Si te fijas, la diferencia con respecto a la conjetura intelectual es que mi intuición (y no certeza) viene de lo que yo creo que tu podrías estar sintiendo y necesitando. Como hago referencia a necesidades y sentimientos, metafóricamente digo que viene del corazón, para distinguirlo de las conjeturas intelectuales que digo que vienen de la cabeza.

Ahora, quizás te esté preguntando: vale, ¿porqué te empeñas en hacer esta distinción? ¿Porqué es tan importante?

El impacto de este distinción en la calidad de la conexión que tenemos con las personas

Creo que la respuesta me la podrías dar tu mism@. ¿Te sentirías igual si te dijera la conjetura intelectual del ejemplo, que si te lo expresara en forma de intuición empática? Supongo que no. Quizás en la primera podrías pensar que te estoy juzgando. Si tenemos mucha confianza y conexión quizás se podría superar la desconexión y separación que provoca ese juicio, e incluso quizás podría ayudarte a ver que quizás te estás auto engañando. O no, porque sólo es una conjetura, no una certeza. Y también podría pasar, que la confianza y conexión de ese momento se rompiera porque la conjetura intelectual implica que te estoy juzgando. Y cuando a alguien le juzgan se puede sentir atacado por lo que es posible que se ponga a la defensiva.

En cambio, en la intuición empática no hay juicio sino que hay un intento de conectar con la otra persona a través de lo que podría estar sintiendo y necesitando. Incluso, aunque no acierte con el sentimiento y la necesidad, podría hacer otra intuición empática para tratar otra vez de conectar contigo, no desde lo intelectual, y más desde “el corazón”. ¿Qué tipo que conexión tu prefieres? Y sobretodo, ¿qué es lo que más te ayudaría para aclarar qué es lo que te está pasando?

Bajo el paradigma de la intuición empática hay la creencia y la fe que no hay que intervenir para cambiar ni arreglar al otro, sino que se trata de tener la confianza que la otra persona es capaz de encontrar claridad y dar el espacio para que eso sea posible a través de la empatía. Y alegrarte cuando eres testigo una y otra vez que eso pasa.

Conclusiones

Con esto no quisiera decir que hacer intuiciones es mejor que conjeturas, simplemente porque muchas veces los pensamientos surgen sin que se puedan evitar. No te estoy hablando de reprimir o controlar pensamientos. Lo que sí que está en nuestras manos es poner conciencia y darnos cuenta cuando estamos haciendo conjeturas intelectuales y cómo trasnformarlas en intuiciones empáticas si queremos conectar de forma profunda con la otra persona.

Así que esta es mi propuesta de hoy para ti. Que tengas …

¡Buen viaje!

¿Me puedes decir hola?

Hoy quiero empezar contándote algo que me ha pasado hace poco. Estaba esperando el ascensor en el hall del edificio donde trabajo. Eran aproximadamente las ocho de la mañana. Pulso el botón para que baje el ascensor y me quedo esperando. Mientras espero viene una persona que se queda esperando a mi lado. Le miro para establecer contacto visual y saludar, pero lo otra persona no lo hace y se pone a mirar su móvil.

Al cabo de unos segundos las puertas del ascensor se abren. La otra persona entra en el ascensor y luego lo hago yo. Cada uno marca su piso: yo al sexto, la otra persona al segundo. Vuelvo a mirarle para ver si puedo contactar visualmente con él, pero se queda mirando hacia las puertas del ascensor. Se cierran y esa persona se queda en la misma posición, con la mirada puesta hacia un lugar en el infinito, como si su mirada fuera capaz de traspasar las puertas metálicas y las paredes. Llegamos al segundo. Se abren las puertas y no se gira hacia mi ni dice nada. Simplemente sale.

Yo continuo mi “viaje” hasta el sexto piso. Al salir al rellano me doy cuenta que estoy enfadado, lo cual me sorprende. Lo que ha ocurrido, si lo miras desde el punto de vista de los hechos, no parece ofensivo. No ha habido ninguna cara agresiva, ningún insulto, … nada.  Simplemente no me ha dicho nada ni al entrar ni al salir.

Sin embargo me doy cuenta que tengo un montón de juicios y pensamientos sobre esa persona que acaba de subir conmigo en el ascensor. Por ejemplo, pienso cosas como “Qué antipático que es. No es capaz de mirar a las personas que estamos compartiendo un lugar tan pequeño como un ascensor. Qué desconsiderado hacia los demás. Parece que no le importen para nada las personas….”

Me enfado porque pienso que los demás, en este caso, la otra persona, debería actuar de una forma diferente a como lo está haciendo. Debería saludar y decir hola. Antes de continuar, me gustaría que viéramos juntos algunas cosas.

Lo que hacen los demás tiene una influencia sobre mis sentimientos, pero no es su causa.

Lo primero que me gustaría que veamos juntos es que otra persona persona puede vivir esto que me ha ocurrido, de una forma completamente diferente a la mía. Sin ir más lejos, es posible que tú, en una circunstancia similar, no te enfades. Lo que quiero decir con esto es que, lo que hacen las personas es un factor que influye en mis emociones pero no es su causa. Si fuera así, siempre que ocurren los hechos que te acabo de relatar, me enfadaría yo, tú y todas las personas del mundo mundial, y esto no es así ¿verdad? Por ejemplo, yo puedo recordar otras ocasiones en las que ha ocurrido lo mismo pero no me he enfadado. Si fuera la causa, siempre que ocurre esto, todas las personas del mundo nos enfadaríamos, pero no es así.

La causa de mi enfado es un pensamiento

Me gustaría que vieras conmigo que, lo que hace que me enfade es mi forma de pensar acerca de lo que ha pasado. Mira, por un lado pienso que esa persona esta siendo desconsiderada conmigo al no mirarme ni saludarme. Me estoy diciendo que me falta al respeto. Pero lo que realmente hace que me enfade es que la forma como se comporta considero que es “incorrecta”, es decir, que se “debería” comportar de una forma diferente a como lo ha hecho.

Fíjate que lo que me ocurre es que me convierto en un juez que dicta lo que es un comportamiento correcto del que no lo es. Así, lo inadecuado merece ser castigado. Me revelo contra lo que es y me digo que eso no debería ser así. ¿lo ves?

Todos los juicios tienen un buen motivo

Lo que yo pienso sobre las circunstancias y mis juicios sobre los demás y sobre mí mismo siempre tienen como causa raíz una o varias necesidades y valores universales. Al menos así lo postula la CNV (Comunicación Noviolenta) y todavía no he podido encontrar ningún caso en que esto no sea así. Permíteme que lo aplique a mi ejemplo.

Cuando me estoy diciendo “Qué antipático que es. No es capaz de mirar a las personas que estamos compartiendo un lugar tan pequeño como un ascensor. Qué desconsiderado hacia los demás. Parece que no le importen para nada las personas….” la causa raíz es que hay necesidades/valores universales como la consideración, ver y ser visto por los demás, la conexión y el contacto con los seres humanos, … que son muy, muy importantes para mi y que me están faltando en este momento.

Si estas necesidades no fueran valiosas no tendría estos juicios sobre esta persona y tampoco estaría enfadado en absoluto. De hecho me daría absolutamente igual. ¿Ves lo que quiero decir con que todos los juicios tienen un buen motivo? Siempre hay algún valor o necesidad universal que me está faltando que está en la raíz de mis juicios sobre los demás.

¿Qué hago yo con todo esto?

Comprender que mis juicios hacia la persona del ascensor tienen su raíz en necesidades tan bellas como la consideración, ver y ser visto por los demás, la conexión y el contacto con los seres humanos, me ayuda a conectar con lo que es esencial para mi. Desde este lugar ya no siento rabia ni quiero que los demás se comporten de una forma determinada. Ni siquiera su comportamiento me parece incorrecto a pesar que no sea de mi agrado. De hecho, ahora empiezo a pensar que en la raíz del comportamiento de la otra persona debe haber también unos buenos motivos.

Me encantaría que me hubiera saludado, porque para mí son muy importantes todos estos valores que hemos visto, pero ahora ya no quiero obligar a nadie a que se comporte de una forma determinada. Sabiendo ahora lo que sé, la próxima vez que me pase lo mismo, quizás pueda conectar con estos valores tan importantes y quizás le diga algo como “Buenos días”. A ver qué pasa. Ya te lo contaré.

¡Buen viaje!

El lado oscuro de “tener la razón”

Hoy quisiera explicarte una anécdota que me ha pasado hace poco y que tiene que ver con la experiencia de tener la razón. Es la siguiente: mi hija menor, juega a fútbol y me encanta ir a ver los partidos. En el último partido hubo una jugada en la que el equipo contrario hizo una falta cuando nuestro equipo estaba en un contraataque, lo cual frenó la posibilidad de meter gol. Pero lo peor fue que el árbitro dejó pasar la jugada y no pitó ninguna falta.

– ¡Árbrito falta, ha sido falta! grité indignado y después continué compartiendo mi indignación con los otros padres por semejante injusticia… hasta que unos de los padres dijo.
– Pues a mi me ha parecido que nuestra jugadora ha hecho una falta en ataque.
– ¿Así que te ha parecido que ha hecho falta nuestro equipo?
– Sí, yo lo he visto así.

Ese comentario me hizo volver de golpe de un lugar en el que se estaba la mar de bien: es el lugar de los que tenemos la razón. Sin embargo, este lugar está lleno de peligros. Permíteme que te explique porqué digo esto.

Continuar leyendo

Dar y recibir feedback

Dar y recibir feedback es una parte esencial tanto en mundo de las empresas como en el personal. Las personas interactúan con nosotros y eso no impacta. Unas veces esa influencia es positiva, nos enriquece y por lo tanto nos gustaría que eso efecto se incrementara. Sin embargo, otras veces esa interacción disminuye nuestro bienestar, por lo que preferiríamos reducir o eliminar ese efecto negativo. Así que la necesidad de explicar a los demás que nos ocurre y darles feedback se convierte en un elemento esencial para cuidar de nuestro bienestar.

En relación a esto y antes de continuar con el tema de feedback, me parece importante señalar que los demás son sólo un estímulo de lo que me pasa pero no son su causa. Lo que quiero decir con esto es que, ante un mismo estímulo las personas podemos responder de forma totalmente diferente. Sino piensa en alguna situación en la cual, una acción tuya haya sido vivida por las personas de tu entorno de forma muy diferente. Si lo que hacemos fuera la causa de lo que sienten los demás, todo el mundo reaccionaria de la misma forma ante el mismo estímulo y la experiencia nos demuestra que no es así. Es más, incluso nosotros mismos podemos sentir cosas diferentes ante el mismo estímulo dependiendo del momento vital en el que estemos o de nuestro estado físico o emocional. Así que lo que hacen los demás influyen en mis sentimientos pero no los determinan.

Entonces, si esto es así, significa que los demás dejan de ser los culpables cuando hacen algo que disminuye mi bienestar. Asumir eso supone entrar en un nuevo mundo en el que ya no hay culpables y dejan de estar justificadas las amenazas y los castigos que pretenden forzar a los demás para que “depongan su actitud”. En este nuevo mundo ya no hay buenos ni malos, víctimas ni verdugos y yo dejo de tener TODA la razón.

Pero entonces se me abre una pregunta, ¿qué hago con lo que siento cuando los demás hacen alguna cosa que disminuye mi bienestar si ya no son ni los causantes ni los responsables? Si no hay nadie a quien echar la culpa de cómo me siento, ¿qué hago para cuidar de mi bienestar? Porque darme cuenta de esto no hace que el mundo sea mejor para mi…

Mi respuesta es que, lo que me gustaría es que los demás cambiasen su forma de comportarse, pero sólo si lo hacen de forma voluntaria porque quieren contribuir a mi bienestar y eso es más probable que lo hagan si pido desde lo que yo necesito admitiendo que soy vulnerable en vez de exigir a los demás cómo deben de comportarse para que yo me sienta bien. Porque cuando exijo, los demás sólo tienen dos alternativas: o se someten o se rebelan y yo no quiero ninguna de las dos cosas. No quiero que cambien su forma de actuar por miedo a mis amenazas, porque los castigue o porque los manipule haciéndoles sentir culpables de cómo yo me siento. Ese es un juego en el que a la larga todos perdemos.

Darme cuenta de que cuando interactúo con los demás soy vulnerable y tengo necesidades y valores que quiero respetar y cuidar me ayuda a darme cuenta que mi bienestar está en mis manos. Así que, siempre puedo pedir desde lo que necesito y si los demás no quieren contribuir desde el corazón a mi bienestar siempre puedo encontrar otras alternativas y estrategias, porque ya sé cuales son las necesidades y los valores universales que son valiosas para mi en ese momento.

Darme cuenta de esto me da a mi y a los demás apertura de posibilidades y también algo que yo valoro muuuucho: libertad.

¡Buen viaje!

El milagro de lo cotidiano

Hoy quiero empezar compartiendo contigo un texto de Alejandro Jodorowsky. Dice lo siguiente:

Lo milagros son comparable a la piedras: están en todos los sitios, ofreciendo su belleza y casi nadie lo valora. Vivimos en una realidad donde abundan los prodigios, pero sólo los ven los que han desarrollado su percepción. Sin esta sensibilidad, todo se vuelve banal, al acontecimiento maravilloso lo llamamos casualidad, avanzamos por el mundo sin esta clave de gratitud.

Cuando pasa la cosa extraordinaria, lo vemos como un fenómeno natural del que, como si fuéramos parásitos, hacemos usufructo sin dar nada a cambio. Pero el milagro exige un intercambio: he de hacer fructificar que me has dado para los otros. Si no estamos unidos, no captamos el portento. Los milagros no los hace ni los provoca nadie; se descubren.

Cuando el que se creía ciego se saca las gafas oscuras, ve la luz. Esta oscuridad es la prisión racional.

Así que, después de leer este texto que me resulta tan inspirador, quisiera proponerte algo. Párate un momento y toma tres respiraciones profundas, de esas que te permiten sentir cómo el aire llena los pulmones y cómo se vacían lentamente. Cuando lo hayas hecho vuelve.

¿Como estás ahora?

Ahora me gustaría que buscaras en tí ese niño que fuiste hace muchos años, que pensabas olvidado pero que todavía vive en tí. Date el tiempo que necesites para encontrarlo y reconocerlo.

Recuerda cómo era mirar el mundo con esa mirada que se maravilla por cosas que hoy te parecen insignificantes,… ¿te acuerdas?

¿Cómo es esa sensación de curiosidad infinita en tu cuerpo?

Ahora, con esa sensación todavía viva, mira a tu alrededor…

Hay lo mismo que antes pero no ves lo mismo, ¿verdad? Quizás ahora percibas un detalle que antes era insignificante, pero ahora no lo es en absoluto.

Quizás te preguntes cómo no te habías dado cuenta antes de eso, si estaba delante de tus ojos. Pero ahora miras y ves con otros ojos, con otra mirada y el mundo que aparece es diferente…

… y como dice Jodorowsky…

Cuando el que se creía ciego se saca las gafas oscuras, ve la luz.

¡Buen viaje!

Un relato sobre la permanente insatisfacción

Mi propuesta de hoy para ti es un pequeño relato. Es una conversación entre una persona que vivía en la insatisfacción permanente y fue a visitar a un amigo suyo que en otras ocasiones le había ayudado a resolver un problema. La conversación que tuvieron fue algo parecido a esto.

Captura

– Me fijo objetivos y retos, y cuando los consigo me siento muy feliz.
– Eso suena bien.
– Ya, pero eso me dura muy poco y entonces me siento insatisfecha. Entonces me tengo que fijar nuevos objetivos. Los consigo y vuelvo a estar feliz.
– ¿Porqué es eso un problema para ti?
– La insatisfacción permanente me ayuda a mantenerme en movimiento y eso me hace sentir viva. También me ayuda a progresar, a ser mejor persona. Pero, ¿Cuando podré descansar? ¿Esta carrera tiene un final?
– Parece que estás triste porque te gustaría descansar..
– Sí
– Y también me parece que te encantaría saber que cuando vas a acabar de ponerte retos. Supongo que eso te daría cierta esperanza y descanso.
– Sí
– La insatisfacción me ha ayudado a llegar a donde estoy. Ha sido muy valiosa para mi vida, pero estoy muy cansada y me gustaría poder descansar.
– Así que parece que estás en un dilema. Por un lado, la insatisfacción permanente te conecta con la vida, con la sensación de progreso y eso es muy importante para ti.
– Por otra parte parece como si la permanente insatisfacción te estuviera obligando a moverte a pesar que tú estás cansada y cuando alguien te obliga a hacer algo, o te rebelas contra eso y luchas en contra eso, o te sometes a ella y por lo tanto creas resentimiento.
– Sí. Es un fuerza motora para mi vida, aunque a veces es demasiado “motora” y no me deja descansar.
– Ya veo cual es tu dilema.
– Por cierto, ¿sabes la diferencia entre rumbo y destino?
– No sé muy bien que quieres decir.
– Vamos a ver. Imagina que yo estoy en Barcelona y quiero llegar a Zaragoza.
– Vale
– Zaragoza está en dirección Oeste con respecto a Barcelona.
– Sí
– Así que si quiero llegar a Zaragoza, puedo tomar una brújula, y tomando carretera siguiendo la dirección Oeste, podría llegar a Zaragoza.
– Bueno, más o menos
– Lo que quiero decir es que el rumbo para llegar a Zaragoza es el Rumbo Oeste.
– Vale
– Pero no es lo mismo Zaragoza que el Oeste.
– No claro, vaya tontería.
– Si me confundo y pienso que el Oeste es el destino, ¿qué me puede pasar?
– Que te pases de largo.
– Exacto, y que no llegue a Zaragoza. Bueno, quizás, si persevero y doy la vuelta al globo terráqueo, vuelva a pasar por Zaragoza.
– Sí
– Pero si me olvido que el destino es Zaragoza y no el Oeste, me volveré a pasar de largo.
– No sé porqué que explicas esto…
– Te lo explico por lo siguiente. Me da la impresión que lo que te mueve es la permanente insatisfacción. Entonces, ¿Hacia dónde te mueves?
– Quiero dejar de sentir la insatisfacción
– ¿En positivo cómo sería?
– No sé,…. me muevo hacia la satisfacción.
– Claro, la satisfacción que te la da la conexión con la vida y la sensación de progreso personal.
– Sí, para mi es muy valioso el progreso personal. Saber que estoy en ese camino me da satisfacción.
– Entonces imagina que ese es tu rumbo.
¿Cómo?
– Sí, tú te mueves en la dirección de progreso personal.
– Vale
– Si tu rumbo es el progreso personal, ¿Cual es tu destino?
-…no sé …
– Siguiendo este símil, ¿cuales podrían haber sido tus destinos en la vida?
– …
– No sé,… quizás, … cada reto, cada objetivo alcanzado es como si fuera un destino.
– Claro. Cada vez que alcanzas un objetivo sientes satisfacción porque estás en la dirección del progreso personal. Pero una vez que has llegado a tu destino, es decir, que has conseguido tu reto, enseguida vuelves a sentir insatisfacción…
– Exacto !
– Quizás es que confundes rumbo con destino.
– ¿Otra vez? No entiendo
– Recuerda que mi destino era Zaragoza, y que mi rumbo era Oeste. Nunca podré llegar al oeste, porque el oeste es una dirección, no un destino. Sólo puedo llegar a un lugar no a un rumbo.
– ¿Me estás diciendo que nunca podré llegar al al progreso personal?
– Nunca. Cuando te crees que has llegado, vuelve a alejarse. Es como un espejismo porque persigues un rumbo, una dirección y eso es inalcanzable.
– Eso es una muy mala noticia.
– Pero también tengo muy buenas noticias.
– ¿Como?
– Imagina que saliendo de Barcelona has llegado a Zaragoza. Entonces puedes volver a fijarte un destino que esté en dirección oeste y dirígite hacia allí. Date cuenta que mientras mantengas ese rumbo, cada paso que des, cada ciudad y pueblo que pises, estará en el rumbo oeste. Así que nunca puedes llegar, y a la vez siempre estás allí porque cada paso es el que hace el rumbo.  Es como si buscaras la satisfacción que te da el progreso personal mirando hacia el horizonte infinito, cuando para encontrarlo sólo tienes que mirar debajo de tus zapatos, en el aquí y el ahora.
– Entonces, para encontrar la satisfacción, ¿no hace falta fijarse objetivos?
– No quería decir eso. Fíjate un objetivo que esté en la dirección del desarrollo personal, que es lo que parece que te satisface, pero una vez hecho eso, la satisfacción plena la encontraras en cada paso,… si eres capaz de ser consciente de ello.
– Ya veo, Entonces podré sentarme a descansar cuando me apetezca y correr cuando tengas gana, disfrutando del camino en cada paso.
– Exacto. Pero si te desvías de tu rumbo, es decir, te fijas un objetivo que no busca el desarrollo personal, entonces ya no te funcionará. Así que tan importante es el rumbo con el destino. Lo importante es no confundir una cosa con la otra.
– Me parece que ya lo entiendo. Hasto pronto

FIN

y… ¡Buen Viaje!

Es imposible que te falten al respeto

Vale, ya sé que esta frase es una provocación. Efectivamente cuando alguien me insulta o emite un juicio sobre mi utilizando palabras que considero poco respetuosas entonces me están faltando al respeto. Cuando eso ocurre es muy normal que reaccione con otro ataque o me quede a la defensiva sin saber qué decir y maldiciendo en secreto a mi interlocutor. Cuando pienso que me atacan, puedo entrar fácilmente en el modo ataque/huida, un lugar de pocos recursos que me lleva a reaccionar y no a elegir una respuesta desde la libertad de acción. Me gustaría no caer en la provocación que supone reaccionar al insulto contraatacando y a la vez me hacerme valer. ¿Cómo se consigue eso?

Esta pregunta conecta con el título del artículo. Porque, si fuera imposible que los demás te faltaran al respeto, ¿cómo sería tu respuesta cuando alguien te insultara o te dijera algo que se supone es una falta de respeto? ¿Cómo te podrías hacer valer cuando es imposible que, aunque te insulten, eso no suponga una falta de respeto hacia ti?

Antes de continuar, hay un pequeño relato que me gustaría compartir contigo. Dice algo así:

(cuento zen)

Una vez vivió un gran guerrero, que aunque era bastante viejo aún podía derrotar a cualquier contrincante. Su reputación se extendía a lo largo y ancho del país, y ese prestigio hacía que tuviera siempre a su lado muchos aprendices.

Un día, un joven guerrero llegó a la aldea del guerrero, determinado a ser el primer hombre en derrotar al gran maestro. Junto con su fuerza, tenía una increíble habilidad para descubrir y explotar cualquier debilidad de su adversario. Nunca nadie había durado en un combate con él más allá del primer movimiento. Provocaba a su oponente y su respuesta era fulminante.

Muy en contra del consejo de sus preocupados aprendices, el viejo maestro aceptó el desafío del joven guerrero. Cuando los dos estuvieron preparados para la lucha, el joven guerrero comenzó a lanzarle insultos, sin embargo el maestro permanecía inmóvil. Probó de tirarle barro, le escupió a la cara, pero el maestro no respondió. Durante horas lo maldijo y lo insultó gravemente, pero el maestro simplemente permanecía parado, aparentemente tranquilo, sin responder a las provocaciones del joven guerrero.

Finalmente, incapaz de conseguir que el maestro entrara en el combate, el joven guerrero se marchó diciéndole que era un cobarde por no querer luchar contra él. Sus discípulos, algo decepcionados porque no había luchado contra el joven guerrero, se reunieron alrededor del maestro y le preguntaron:
“¿Cómo pudo usted aguantar tal indignidad? ¿cómo permitió que le faltara al respeto de esa forma?”.
El maestro respondió:
“Si alguien viene a darles un regalo y ustedes no lo reciben , ¿a quién pertenece el regalo?”.
“Si alguien les insulta y ustedes no acogen esos insultos, ¿ a quién pertenecen esos insultos ?”.

Fin

¿Cómo se podría conseguir una actitud similar a la del maestro Zen? Permíteme que te de mi respuesta a eso.

Podríamos decir que cuando alguien insulta o falta al respeto a otra persona tiene una voluntad de lastimar u ofender. Un insulto es un juicio u opinión sobre otra persona que tiene una carga de agresividad. En esto último es donde creo que está la clave del asunto: que el insulto es un juicio u opinión, y los juicios y las opiniones nunca pueden ser ni ciertos ni falsos.

Si eres un lector habitual de mi blog, recordarás que ya hemos visto algunas veces la diferencia entre juicio y observación. Los primeros no pueden ser nunca ciertos o falsos porque sólo los hechos pueden clasificarse de esa forma. Un juicio sólo puede estar bien o mal fundamentado, pero incluso un juicio compartido por muchas personas y bien fundamentado, nunca podrá considerarse una verdad o algo cierto.

Tener presente esta distinción es fundamental porque si alguien te insulta y lo tomas como un hecho cuando sólo es un juicio, lo que estás haciendo es aceptarlo como una verdad y no como una opinión. Entonces el insulto consigue el objetivo de hacer daño porque afecta a tu identidad, algo que siempre queremos proteger. Esto me recuerda lo que dice el maestro zen con respecto a cómo tomar el regalo que te ofrecen.

Teniendo en cuenta que el insulto está en la categoría de las opiniones y no en la de las verdades, siempre puedes decidir tomar en consideración esa opinión, quizás porque consideres que puedes aprender alguna cosa. También puedes decidir que esa opionión no te es útil y rechazarla. En este sentido es como un regalo: lo abres, decides si te es útil y entonces te lo quedas o bien al abrirlo te das cuentas que no te va servir de nada y lo rechazas. El otro no te obliga a que te quedes su regalo, sólo tu decides si te lo quedas o lo devuelves.

Ahora quisiera volver al título del artículo, “Es imposible que me falten al respeto”. ¿Ves ahora lo que quería decir? Si tu tienes presente esto que hemos hablado, es imposible que nadie te falte al respeto sin tu permiso. El darse cuenta que el juicio o el comentario irrespetuoso está en el terreno de las opiniones y no en el de las certezas te da la libertad de aceptarlo o rechazarlo. Darse cuenta de esto y tenerlo presente puede ser muy poderoso porque te da libertad, ¿no crees?

Para acabar decirte que verlo de esta forma no te convertirá en un ser inmune a los insultos. Las opiniones de los demás, aunque son sólo opiniones, aunque hablan del que las emite, también puede ayudarte a descubrir cosas en ti y esos hallazgos pueden ser fuente de goce o de tristeza. Sin embargo, ser conscientes que habitamos en el terreno de las opiniones nos previene de sentir ira, y por lo tanto de la necesidad de castigar, de atacar o defenderse y eso nos da espacio para hacer uso de nuestra libertad personal.

¡Buen viaje!