¿Porqué se nos arrugan los dedos bajo el agua? Distinguir entre porqué y para qué.

 

El otro día apareció en la prensa una notícia que me llamó la atención por su curiosidad. El título del artículo era exactamente. ¿Porqué se nos arrugan los dedos en el agua? Y os preguntaréis, ¿qué tiene que ver esta curiosidad científica con este blog? Pues que este artículo me ha recordado la importancia de distinguir entre el  porqué y el para qué.

El artículo nos explica que al principio, se creía que se nos arrugaban los dedos porque el paso del agua por la capa externa de la piel lo provocaba, mientras que ahora se sabe que la causa es otra: es una constricción de los vasos sanguíneos. Precisamente este descubrimiento ha hecho que los científicos se hayan planteado el para qué de ese comportamiento de  estímulo y reacción. En este marco, hacen conjeturas respecto a la necesidad que pretendía satisfacer ese comportamiento. ¿Veis la diferencia?

Continuar leyendo

Cuando hacer lo equivocado es lo correcto

El título de este artículo puede sonar provocativo. Permitirme que explique que es lo que quiero decir con esto. Hay ocasiones en que, al afrontar la resolución de un problema, observamos que la solución lógica y correcta no funciona y, en el peor de los casos, empeora las cosas. Las soluciones que se basan en relaciones causa efecto que nos han resultado eficaces en otras ocasiones, dejan de ser eficaces. Esto ocurre en los problemas que tienen que ver con lo complejo. Y lo humano es complejo. Pongamos ejemplos que permitan explicar mejor el tipo de problemas a los que me refiero.

Problema 1. Quiero que me quieran.

¿Hay alguien que no quiere que le quieran? Yo creo que es un problema bastante común. Y por la misma razón creo que algunos de nosotros habremos aplicado la_lógica_más_lógica_de_todas_las_lógicas para resolverlo. Si quiero que me quieran más no tengo más que pedirlo y si no funciona exigirlo. Lógico, ¿no? Supongo que alguno de vosotros ya habrá experimentado que, lejos de funcionar, provoca el efecto contrario.

Continuar leyendo

Cómo hacer peticiones. Diferencia entre petición y exigencia.

En muchos de mis artículos he hablado sobre cómo utilizar los sentimientos como una señal para saber si hay una necesidad no cubierta, en cuyo caso hablamos de sentimientos desagradables, y cuando están cubiertas, como sentimientos agradables. Y una vez identificada esa necesidad podemos hacer alguna petición hacia nosotros mismos o hacia los demás. El artículo de hoy va precisamente de cómo hacer peticiones hacia los demás que sean lo más eficaces posibles.

Lo primero que tenemos que distinguir es entre una petición y una exigencia. La primera implica que debemos estar abiertos a la posibilidad de recibir un no. Es lo primero que debemos preguntarnos porque, si no es así, disfrazaremos una exigencia de petición y entonces es un acto manipulativo.

Por ejemplo, si quiero que mi hija ordene su habitación puedo exigirlo disfrazándolo de petición diciendo.

Continuar leyendo

¿Cómo puedo convertir el odio en algo valioso?

La Ira por Ane VanillaCreo que todos en algún momento hemos sentido odio hacia algo o alguien. Aunque sólo haya sido momentáneo habremos percibido lo intenso de esa emoción y cómo puede llegar a invadir nuestros pensamientos. Antes de hablar sobre ello veamos cómo define wikipedia el odio:

El odio es una emoción de profunda antipatía, rencor, disgusto, aversión, enemistad o repulsión hacia una persona, cosa, o fenómeno, así como el deseo de evitar, limitar o destruir el objeto odiado. El odio se describe con frecuencia como lo contrario del amor o la amistad; otros, como Elie Wiesel, consideran al odio como lo opuesto al amor.

Como ya he explicado en otro artículo (¿Podemos cambiar nuestras emociones?) todas las emociones, incluidas el odio, son legítimas. Es más, no se pueden ni se deben controlar. Ahora bien, lo que tampoco puede ocurrir es que el odio te controle a ti. Lo que se puede hacer con las emociones es aceptarlas, y gestionarlas. ¿De qué forma?

Continuar leyendo

Actuar desde la tolerancia o desde la aceptación. ¿Cuál es la diferencia?

En algún otro artículo (Tolerar vs Aceptar) ya he explicado que no es lo mismo aceptar que tolerar. Las definiciones de ambos términos ya nos lo muestran:

Aceptar: Recibir voluntariamente o sin oposición lo que se da, ofrece o encarga.

Tolerar: Permitir algo que no se tiene por lícito, sin aprobarlo expresamente.

En la aceptación no hay oposición o resistencia. Sin embargo el término tolerar conlleva la idea de permitir algo que no se considera correcto. Por lo tanto hay un juico y se considera que algo o alguien está equivocado y a pesar de ello, se permite.

Ante una persona o comportamiento que no nos gusta tendemos como mucho a tolerar y en contadas ocasiones, lo aceptamos. Seguramente es porque asociamos aceptación con la aprobación de la conducta que nos repugna. Y éste es precisamente el error, porque se puede aceptar sin que ello signifique que estemos de acuerdo.

Por otra parte, si estamos de acuerdo que siempre es más fácil tolerar que aceptar ¿Qué es lo que gano aceptando en contraposición a la simple tolerancia?

Continuar leyendo

Gestión de conflictos.

conflictUna de las habilidades más importantes es saber gestionar conflictos. Si pensáis en el último mes, ¿sois capaces de encontrar algún momento de conflicto?  Es casi seguro que sí. ¿Y en la última semana? Es bastante probable que también. Lo que quiero decir con esto es que el conflicto es algo habitual en nuestras vidas.  Sin embargo, es muy extraño que alguien nos haya explicado alguna cosa sobre algo tan habitual y que tanto nos inquieta. El objetivo de este artículo es proporcionar alguna información que os pueda ser útil para aprender a afrontar y a gestionar los conflictos.

Continuar leyendo

Relación de artículos publicados hasta ahora.

Han pasado ya casi cinco meses desde que inicié la andadura de este blog, en el mes de octubre del 2011. Ya son unos cuantos los artículos que he escrito y he creído oportuno que esta entrada sea una relación de los artículos escritos hasta el momento.

He pensado que seria bueno hacer un pequeño alto en el camino y volver la vista atrás para ver la senda recorrida para que, a vista de pájaro, podáis tener un pequeño mapa de lo que hemos caminado hasta el momento. El recorrido no va a seguir la línea del tiempo sino que voy a agrupar los artículos por temáticas. Si hacéis clic en el título del artículo iréis directamente a la entrada correspondiente. Continuar leyendo

Saber decir no.

 

En muchas ocasiones me he encontrado con personas que me dicen que les cuesta decir “no” a peticiones de la gente, es decir que quieren decir “no” pero acaban diciendo “sí”. ¿A quién no le ha pasado esto alguna vez? Por ejemplo,  te invitan a algo que no te apetece para nada y acabas yendo. O los compañeros de trabajo te piden algo y como no sabes decirles que no, acabas cargado con un montón de trabajo que no sabes cómo manejar,…Seguro que a vosotros se os ocurren cosas de vuestra vida diaria.

Ante esto, la pregunta que se me ocurre es ¿Qué nos pasa por la cabeza cuando nos ocurre esto? Posibles respuestas a esta pregunta podrían ser: ¿qué pensarán de mi si digo que no? ¿Pensarán que no sé hacerlo? ¿Pensaran que no quiero hacerlo y se enfadarán conmigo?, ¿Creerán que soy una persona antipática y poco servicial?”

El problema es que nos hacemos este tipo de preguntas casi sin darnos cuenta y lo que nos ocurre es que nos damos cuenta que hemos aceptado algo que no deseábamos hacer demasiado tarde. ¿Desde dónde actuamos cuando nos pasa esto, desde una actitud positiva como podría ser la  voluntad de servicio o en realidad lo hacemos desde el miedo ( a que nos rechacen, a que no nos quieran, ….)?

Para qué lo hacemos

Continuar leyendo

Estímulo y reacción.

(Tiempo de lectura aproximado 3 min.)  Las hidras son seres primitivos muy sencillos. Su funcionamiento se rige por el principio del estímulo y respuesta. Si están seguras se despliegan. Si detectan peligro se contraen. El binomio estímulo respuesta es indisociable. La pregunta que me hago es ¿Nuestro comportamiento como seres humanos se podría asemejar al de las hidras? Yo creo que sí y os voy a poner un ejemplo. Continuar leyendo

Gestión de conflictos interpersonales

Conflictos Interpersonales

El conflicto se puede definir como una situación de tensión u hostilidad producida por un desacuerdo entre dos o más personas. Como se pude observar, en la definición aparecen palabras como “tensión”, “hostilidad” o “desacuerdo”, ninguna de ellas con una connotación muy positiva. Sin embargo el conflicto es un hecho natural inevitable y habitual. ¿Quién de vosotros no ha tenido un conflicto, de mayor o menor intensidad en la última semana o en los últimos días?

Continuar leyendo